Reina Valera (1995)

Výběr jazyka rozhraní:     

Velikost písma:   12345678910

Display settings Display settings

Výběr jazyka rozhraní:                    

Velikost písma:   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Informace o Studijní on-line bibli (SOB) (CZ)

   Aplikace, kterou právě používáte, je biblický program Studijní on-line bible (dále jen SOB) verze 2. Jedná se prozatím o testovací verzi, která je oproti původní verzi postavena na HTML5, využívá JavaScriptovou knihovnu JQuery a framework Bootstrap. Nová verze přináší v některých ohledech zjednodušení, v některých ohledech je tomu naopak. Hlavní výhodou by měla být možnost využívání knihovny JQuery pro novou verzi tooltipů (ze kterých je nově možné kopírovat jejich obsah, případně kliknout na aktivní odkazy na nich). V nové verzi by zobrazení překladů i vyhledávek mělo vypadat "profesionálněji", k dispozici by měly být navíc např. informace o modulech apod. Přehrávač namluvených překladů je nyní postaven na technologii HTML5, tzn., že již ke svému provozu nepotřebuje podporu Flash playeru (který již oficiálně např. pro platformu Android není k dispozici, a u kterého se počítá s postupným všeobecným útlumem).

© 2011-2100
 

 

Information about the "Online Bible Study" (SOB) (EN)

   Application you're using is a biblical program Online Bible Study (SOB), version Nr. 2. This is yet a testing release, which is (compared to the previous version) based on HTML5, uses JQuery JavaScript library and Bootstrap framework. The new version brings in some aspects simplifications. The major advantage should be the possibility of using JQuery for the new version tooltips (from which it is now possible to copy their content, or click on active hyperlinks). In the new version are also available informations about the modules and the like. The player of the narrated translations is now HTML5 powered (he does not need Flash player). I hope, that the new features will be gradually added.

 

 

 

Kontakt

(kontaktné informácie - contact info - Kontaktinformationen - контактная информация - informacje kontaktowe - información de contacto - πληροφορίες επικοινωνίας)

 

Diviš Libor
URL: www.obohu.cz
E-mail: infoobohu.cz
Skype: libordivis

 

 

 

Reina Valera (1995)

... no information about this module ...

 

Guestbook



 

 



Joe   (4.3.2021 - 17:49)
E-mail: joe.jace.mail.de
Hallo und vielen Dank für die hilfreiche Suchfunktion bei den hebräischen Bibeln – ich benutze sie seit Jahren zur Überprüfung der masoretischen Zählungen von Wortpaaren. Ein Schreibfehler am Ende von Josua 11,16 (Elberfelder 1905) "und das ebirge Israel und seine Niederung", es müsste heißen "und das Gebirge Israel und seine Niederung". Grüße aus Zittau / Sachsen

Danke. Natürlich hast du recht - ich habe es bereits behoben.    Libor

Josef   (4.2.2021 - 15:51)
E-mail: pepas74seznam.cz
Tak tohle mě velmi potěšilo. Je to dobře ovladatelné na rozdíl od jiných zdrojů. Děkuji moc! :)

Lukáš   (24.11.2020 - 10:02)
E-mail: lukasnemecek536gmail.com
Chyba v textu Kat. lit. překlad. Zjevení 11, 10. protože tito dva poroci jim způsobili hodně trápení.

Zdeněk Staněk   (22.8.2020 - 14:36)
E-mail: zdenek.stanekwhitepaper.bluefile.cz
Chybí 'ě': http://obohu.cz/csp.php?k=2Te&kap=3&v=4

Vskutku. Již jsem to opravil.    Libor

Ani Gallert   (4.7.2018 - 16:24)
E-mail: cactus.gomeragmail.com
Vielen, vielen Dank für diese Seite (und dass wir sie kostenfrei nutzen können)! Sie ist sehr gut gemacht und eröffnet beim Bibelstudium völlig neue Einblicke! Eine dringende Frage habe ich zur Adolf Ernst Knoch Bibel - die Begriffe, die kursiv und hell in den Versen dargestellt sind - bedeuteten diese, die Worte wurden von Knoch hinzugefügt, weil im Original nicht mehr erhalten? Oder wie ist das zu verstehen? Vielen Dank und Gottes Segen, Ani

Hallo, Ani. Kursiv und hell - das sind die Worte, die nicht im Originaltext sind, aber sie sind wichtig für das richtige Verständnis. Sie können es im VERGLEICHS-MODUS gut sehen. Schauen Sie sich zum Beispiel das Münchener Neues Testament an...     Libor

Andreas Boldt   (27.2.2018 - 05:41)
E-mail: andyp1gmx.net
Ich habe diese Seite gefunden um einfach Bibel online zu benutzen in verschiedenen Sprachen - ich bin überzeugt das Gott sein Wort bewahrt hat in allen Sprachen. Und weiß bis zum Ende hin wird sein Wort leuchten. "Denn mein Wort wird nicht leer zu mir zurückkehren..." - Gottes Segen für die segensreiche Arbeit die ihr tut. Leider kann ich kein Tscheschisch aber habe auch Bekannte in der Slowakei und bin Euch sehr verbunden im Sinne des Protestantismus. Ich benutze die Bibel jeden Tag. Andreas Boldt

Ich danke Ihnen, Andreas. Diese Anwendung ist viel mehr als nur eine Online-Bibel. Versuchen Sie bitte herauszufinden, welche Optionen und Funktionen SOB anbietet... (Anleitung) Libor

Juraj Kaličiak   (5.2.2018 - 11:06)
E-mail: juro.kaliciakgmail.com
Nech Vám pán odplatí Jeho spôsobom, toto je nejlepšia verzia práce s Božím slovom. Vyhladávanie, režim porovnávania sú skvelé. Pracujem s touto stránkou už celé roky a cítim povinnosť povzbudiť autorov, že je toto určite požehnaná práca. Veľa to používam aj na mobile, ako rýchlu online bibliu. Oceňujem odvahu vydania prekladu Jozefa Roháčka v edícii Dušana Seberíniho s doslovným prekladom Božieho mena. Výborná je možnosť porovnania s gréckymi originál textami so strongovými číslami. Buďte požehnaní bratia. Juraj

Vďaka Juraj. Je príjemné počuť, že tento biblický program používate už dlhší čas, a že ste s ním spokojný. Snažím sa SOB stále vylepšovať. Nie sú žiadni autori - je iba jeden amatér, ktorý chce (okrem bežných funkcií biblických programov) najmä sprístupniť originálny text biblie pre všetkých - aj bez znalosti biblických jazykov. Libor

John Builer   (30.1.2018 - 07:07)
E-mail: Johnbuilercontbay.com
Ganz, ganz grosse Klasse, diese Seite, besser, als alles andere!!! Vielen Dank!!! Bitte machen Sie so weiter!!! Danke! Regards, John Builer

Danke, ich schätze es wirklich ...

Zdeněk Staněk   (27.12.2017 - 15:34)
E-mail: zdenek.stanekwhitepaper.bluefile.cz
WLC 5M 6:4 v prvním slově chybí souhláska ajin a v posledním slově dálet. Díval jsem se do jiných zpracování textu WLC a tam jsou.

OK. Upravil jsem text podle textu Tanachu.

Vladimir Bartoš   (23.11.2017 - 23:15)
E-mail: bartos.vlemail.cz
Tyto stránky jsem objevil náhodou, když jsem hledal on line čtení Bible. Jsem úplně nadšený z toho, jaké jsou zde možností a chci za to poděkovat!!

Jsem rád, že Vás tento on-line biblický program tolik zaujal. Věřím, že se to ještě zlepší, když si prostudujete návod, případně novinky na Facebooku :-)

Libor Diviš   (14.10.2016 - 08:02)
Vítejte v knize hostů. Sem můžete vkládat své komentáře k nové verzi SOB (Studijní on-line bible). Jen bych Vás chtěl poprosit, abyste si předtím prostudovali návod k tomuto biblickému programu.

Welcome. Here you can write your comments relating to this new version of the online biblical program SOB (Online Bible Study) - your assessment, proposals, error notices etc.

 

 

   

Reina Valera (1995)


'Jehová'
Total number of matched verses: 5816
Ps (631); Jer (624); Deut (439); Ezek (400); Isa (399); Num (350); Exod (349); 2Chr (310); Lev (281); 1Sam (240); 2Kgs (228); 1Kgs (214); Josh (170); Gen (149); 1Chr (145); Judg (137); 2Sam (128); Zech (102); Pro (88); Amos (72); Hos (40); Mal (39); Mic (35); Lam (32); Ezra (27); Zeph (27); Joel (26); Hag (24); Job (23); Jonah (21); Neh (16); Ruth (15); Hab (11); Nah (10); Dan (8); Obad (6);

Gen 2:4:Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra[3] cuando fueron creados. [4] Cuando Jehová Dios[5] hizo la tierra y los cielos,
Gen 2:5:aún no había ninguna planta del campo sobre la tierra ni había nacido ninguna hierba del campo, porque Jehová Dios todavía no había hecho llover sobre la tierra ni había hombre para que labrara la tierra,
Gen 2:7:Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra,[7] sopló en su nariz aliento de vida[8] y fue el hombre un ser viviente.[9]
Gen 2:8:Jehová Dios plantó un huerto en Edén,[10] al oriente, y puso allí al hombre que había formado.
Gen 2:9:E hizo Jehová Dios nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; también el árbol de vida[11] en medio del huerto, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.[12]
Gen 2:15:Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara.[14]
Gen 2:16:Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: "De todo árbol del huerto podrás comer;
Gen 2:18:Después dijo Jehová Dios: "No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él".
Gen 2:19:Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viera cómo las había de llamar; y el nombre que Adán dio a los seres vivientes, ese es su nombre.
Gen 2:21:Entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar.
Gen 2:22:De la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.
Gen 3:1:La serpiente[1] era más astuta[2] que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, y dijo a la mujer: --¿Conque Dios os ha dicho: "No comáis de ningún árbol del huerto"?
Gen 3:8:Luego oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.
Gen 3:9:Pero Jehová Dios llamó al hombre, y le preguntó: --¿Dónde estás?[5]
Gen 3:13:Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: --¿Qué es lo que has hecho? Ella respondió: --La serpiente me engañó,[6] y comí.
Gen 3:14:Y Jehová Dios dijo a la serpiente: --Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre te arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida.
Gen 3:21:Y Jehová Dios hizo para el hombre y su mujer túnicas de pieles, y los vistió.[12]
Gen 3:22:Luego dijo Jehová Dios: "El hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, tome también del árbol de la vida,[13] coma y viva para siempre".
Gen 3:23:Y lo sacó Jehová del huerto de Edén, para que labrara la tierra de la que fue tomado.
Gen 4:1:[1] Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: "Por voluntad de Jehová he adquirido un varón".[2]
Gen 4:3:Pasado un tiempo, Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.
Gen 4:4:Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de la grasa de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;
Gen 4:6:Entonces Jehová dijo a Caín: --¿Por qué te has enojado y por qué ha decaído tu semblante?
Gen 4:9:Entonces Jehová preguntó a Caín: --¿Dónde está Abel, tu hermano?[10] Y él respondió: --No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?
Gen 4:10:Jehová le dijo: --¿Qué has hecho?[11] La voz de la sangre[12] de tu hermano clama a mí desde la tierra.[13]
Gen 4:13:Entonces Caín respondió a Jehová: --Grande es mi culpa para ser soportada.[14]
Gen 4:15:Le respondió Jehová: --Ciertamente cualquiera que mate a Caín, siete veces[15] será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matara cualquiera que lo encontrase.[16]
Gen 4:16:Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod,[17] al oriente de Edén.
Gen 4:26:Y a Set también le nació un hijo, al que puso por nombre Enós.[25] Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.[26]
Gen 5:29:y le puso por nombre Noé, pues dijo: "Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos en la tierra que Jehová maldijo".[13]
Gen 6:3:Entonces dijo Jehová: "No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre,[2] porque ciertamente él es carne; pero vivirá ciento veinte años".
Gen 6:5:Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos de su corazón solo era de continuo el mal;
Gen 6:6:y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.
Gen 6:7:Por eso dijo Jehová: "Borraré de la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, pues me arrepiento de haberlos hecho".
Gen 6:8:Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.[3]
Gen 7:1:[1] Dijo luego Jehová a Noé: "Entra tú y toda tu familia en el arca, porque solo a ti he visto justo delante de mí en esta generación.
Gen 7:5:E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová.
Gen 7:16:Los que entraron eran macho y hembra de cada especie, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta.
Gen 8:20:Luego edificó Noé un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia,[8] ofreció holocausto[9] en el altar.
Gen 8:21:Al percibir Jehová olor grato,[10] dijo en su corazón: "No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre,[11] porque el corazón del hombre se inclina al mal[12] desde su juventud; ni volveré a destruir todo ser viviente, como he hecho.[13]
Gen 9:26:Y añadió: "¡Bendiga Jehová, mi Dios, a Sem y sea Canaán su siervo!
Gen 10:9:Este fue vigoroso cazador delante de Jehová, por lo cual se dice: "Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová".[10]
Gen 11:5:Jehová descendió para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.
Gen 11:6:Y dijo Jehová: "El pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; han comenzado la obra y nada los hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.
Gen 11:8:Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.
Gen 11:9:Por eso se la llamó Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.[6]
Gen 12:1:Jehová había dicho a Abram:[1] "Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.[2]
Gen 12:4:Se fue Abram, como Jehová le dijo,[6] y con él marchó Lot. Tenía Abram setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán.
Gen 12:7:Y se apareció Jehová a Abram, y le dijo: "A tu descendencia[8] daré esta tierra". Y edificó allí un altar a Jehová, quien se le había aparecido.
Gen 12:8:De allí pasó a un monte al oriente de Bet-el,[9] y plantó su tienda entre Bet-el al occidente y Hai al oriente; edificó en ese lugar un altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová.
Gen 12:17:Pero Jehová hirió al faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai, mujer de Abram.
Gen 13:4:al lugar del altar que antes había edificado; e invocó allí Abram el nombre de Jehová.
Gen 13:10:Alzó Lot sus ojos y vio toda la llanura del Jordán, toda ella era de riego, como el huerto de Jehová,[2] como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que Jehová destruyera Sodoma y Gomorra.[3]
Gen 13:13:Pero los habitantes de Sodoma eran malos y cometían horribles pecados contra Jehová.
Gen 13:14:Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: "Alza ahora tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira al norte y al sur, al oriente y al occidente.
Gen 13:18:Así pues, Abram levantó su tienda, se fue y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón,[5] donde edificó un altar a Jehová.
Gen 14:22:Respondió Abram al rey de Sodoma: --He jurado a Jehová, Dios altísimo, creador de los cielos y de la tierra,
Gen 15:1:Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: --No temas, Abram, yo soy tu escudo,[1] y tu recompensa será muy grande.
Gen 15:2:Respondió Abram: --Señor Jehová, ¿qué me darás, si no me has dado hijos y el mayordomo de mi casa es ese Eliezer, el damasceno?
Gen 15:4:Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: --No te heredará este, sino que un hijo tuyo será el que te herede.
Gen 15:6:Abram creyó a Jehová y le fue contado por justicia.[4]
Gen 15:7:Jehová le dijo: --Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos para darte a heredar esta tierra.
Gen 15:8:Abram respondió: --Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar?
Gen 15:9:Jehová le dijo: --Tráeme una becerra de tres años, una cabra de tres años y un carnero de tres años; y una tórtola y un palomino.[5]
Gen 15:13:Entonces Jehová le dijo: --Ten por cierto que tu descendencia habitará en tierra ajena, será esclava allí y será oprimida cuatrocientos años.[7]
Gen 15:18:Aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: --A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el Éufrates:[11]
Gen 16:2:Dijo Sarai a Abram: --Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva, y quizá tendré hijos de ella. Atendió Abram el ruego de Sarai.[1]
Gen 16:5:Entonces Sarai dijo a Abram: --¡Mi agravio sea sobre ti! Yo te di a mi sierva por mujer, pero al verse encinta me mira con desprecio. ¡Juzgue Jehová entre tú y yo!
Gen 16:7:La halló el Ángel de Jehová[3] junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente que está en el camino de Shur.[4]
Gen 16:9:Le dijo el Ángel de Jehová: --Vuélvete a tu señora y ponte sumisa bajo su mano.
Gen 16:10:Le dijo también el Ángel de Jehová: --Multiplicaré tanto tu descendencia, que por ser tanta no podrá ser contada.
Gen 16:11:Y añadió el Ángel de Jehová: --Has concebido y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Ismael[5] porque Jehová ha oído tu aflicción.
Gen 16:13:Entonces dio Agar a Jehová, que hablaba con ella, el nombre de: "Tú eres el Dios que me ve", porque dijo: "¿Acaso no he visto aquí al que me ve?"[7]
Gen 17:1:Abram tenía noventa y nueve años de edad cuando se le apareció Jehová y le dijo: --Yo soy el Dios Todopoderoso.[1] Anda delante de mí y sé perfecto.
Gen 18:1:Jehová se le apareció a Abraham en el encinar de Mamre,[1] estando él sentado a la puerta de su tienda, a la hora de más calor.
Gen 18:13:Entonces Jehová dijo a Abraham: --¿Por qué se ha reído Sara diciendo: "Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja"?
Gen 18:17:Jehová dijo: "¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,
Gen 18:19:pues yo sé que mandará a sus hijos, y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él".
Gen 18:20:Entonces Jehová le dijo: --Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra aumenta más y más y su pecado se ha agravado en extremo,[9]
Gen 18:22:Se apartaron de allí los varones y fueron hacia Sodoma; pero Abraham permaneció delante de Jehová.
Gen 18:26:Entonces respondió Jehová: --Si encuentro en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.
Gen 18:28:Quizá falten de cincuenta justos cinco: ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Jehová respondió: --No la destruiré, si encuentro allí cuarenta y cinco.
Gen 18:29:Volvió a hablarle Abraham: --Quizá se encuentren allí cuarenta. --No lo haré, por amor a los cuarenta --dijo Jehová.
Gen 18:30:Abraham volvió a suplicar: --No se enoje ahora mi Señor si le digo: quizá se encuentren allí treinta. --No lo haré si encuentro allí treinta --respondió Jehová.
Gen 18:32:Volvió Abraham a decir: --No se enoje ahora mi Señor; solo hablaré esta vez: quizá se encuentren allí diez. --No la destruiré --respondió Jehová--, por amor a los diez.
Gen 18:33:Luego que acabó de hablar a Abraham, Jehová se fue y Abraham volvió a su lugar.
Gen 19:13:porque vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor contra la gente de esta ciudad ha subido de punto delante de Jehová. Por tanto, Jehová nos ha enviado a destruirla.
Gen 19:14:Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: --¡Levantaos, salid de este lugar, porque Jehová va a destruir esta ciudad! Pero sus yernos pensaron que bromeaba.
Gen 19:16:Como él se demoraba, los varones los asieron de la mano, a él, a su mujer y a sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.[7]
Gen 19:24:Entonces Jehová hizo llover desde los cielos azufre y fuego[9] sobre Sodoma y sobre Gomorra;
Gen 19:27:Subió Abraham por la mañana al lugar donde había estado delante de Jehová.
Gen 20:18:porque Jehová, a causa de Sara, mujer de Abraham, había cerrado completamente toda matriz de la casa de Abimelec.
Gen 21:1:Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como le había prometido.
Gen 21:33:Plantó Abraham un tamarisco en Beerseba, e invocó allí el nombre de Jehová, Dios eterno.
Gen 22:11:Entonces el ángel de Jehová[5] lo llamó desde el cielo: --¡Abraham, Abraham! Él respondió: --Aquí estoy.[6]
Gen 22:14:Y llamó Abraham a aquel lugar "Jehová proveerá". Por tanto se dice hoy: "En el monte de Jehová será provisto".
Gen 22:15:Llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo,
Gen 22:16:y le dijo: --Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado a tu hijo, tu único hijo,
Gen 24:1:[1] Ya Abraham era viejo, bien avanzado en años; y Jehová había bendecido en todo a Abraham.
Gen 24:3:y júrame por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra,[3] que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito,
Gen 24:7:Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela,[5] y que me habló y me juró, diciendo: "A tu descendencia[6] daré esta tierra", él enviará su ángel[7] delante de ti, para que tú traigas de allá mujer para mi hijo.
Gen 24:12:Y dijo:[10] "Jehová, Dios de mi señor Abraham, haz, te ruego, que hoy tenga yo un buen encuentro, y ten misericordia de mi señor Abraham.
Gen 24:21:El hombre, maravillado, la contemplaba en silencio, pues quería saber si Jehová había prosperado su viaje, o no.
Gen 24:26:El hombre entonces se inclinó y adoró a Jehová,
Gen 24:27:y dijo: "Bendito sea Jehová, Dios de mi amo Abraham, que no apartó de mi amo su misericordia y su verdad, y que me ha guiado en el camino a casa de los hermanos de mi amo".
Gen 24:31:y le dijo: --Ven, bendito de Jehová, ¿por qué estás fuera? He preparado la casa, y el lugar para los camellos.
Gen 24:35:Jehová ha bendecido mucho a mi amo, y él se ha engrandecido; le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos.
Gen 24:40:Entonces él me respondió: "Jehová, en cuya presencia he andado, enviará contigo su ángel y prosperará tu camino; y tomarás para mi hijo mujer de mi familia y de la casa de mi padre.
Gen 24:42:"Llegué, pues, hoy a la fuente y dije: "Jehová, Dios de mi señor Abraham, si tú has de prosperar ahora el camino por el cual ando,
Gen 24:44:y ella me responda: Bebe tú, y también para tus camellos sacaré agua, sea esta la mujer que destinó Jehová para el hijo de mi señor".
Gen 24:48:Luego me incliné, adoré a Jehová y bendije a Jehová, Dios de mi señor Abraham, que me había guiado por un camino recto para tomar la hija del hermano de mi señor para su hijo.
Gen 24:50:Entonces Labán y Betuel respondieron diciendo: --De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte ni mal ni bien.
Gen 24:51:Ahí está Rebeca, delante de ti: tómala y vete, y sea mujer del hijo de tu señor, como lo ha dicho Jehová.
Gen 24:52:Cuando el criado de Abraham oyó estas palabras, se inclinó a tierra ante Jehová.
Gen 24:56:Él les dijo: --No me detengáis, ya que Jehová ha prosperado mi camino; despachadme para que regrese donde está mi señor.
Gen 25:21:Isaac oró a Jehová por su mujer, Rebeca, que era estéril; lo aceptó Jehová, y Rebeca concibió.[11]
Gen 25:22:Pero como los hijos luchaban dentro de ella,[12] Rebeca pensó: "Si es así, ¿para qué vivo yo?"[13] Y fue a consultar a Jehová;[14]
Gen 25:23:y Jehová le respondió: "Dos naciones hay en tu seno, dos pueblos divididos desde tus entrañas.[15] Un pueblo será más fuerteque el otro pueblo, y el mayor servirá al menor".[16]
Gen 26:2:Allí se le apareció Jehová, y le dijo: "No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.
Gen 26:12:Sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año el ciento por uno; y lo bendijo Jehová.
Gen 26:22:Se apartó de allí y abrió otro pozo, y ya no riñeron por él; le puso por nombre Rehobot,[8] y dijo: "Ahora Jehová nos ha prosperado y fructificaremos en la tierra".
Gen 26:24:Aquella noche se le apareció Jehová y le dijo: "Yo soy el Dios de tu padre Abraham. No temas, porque yo estoy contigo. Te bendeciré, y multiplicarétu descendencia por amor de Abraham, mi siervo".
Gen 26:25:Entonces edificó allí un altar e invocó el nombre de Jehová. Plantó allí su tienda, y abrieron allí un pozo los siervos de Isaac.
Gen 26:28:Ellos respondieron: --Hemos visto que Jehová está contigo, y dijimos: "Haya ahora juramento entre nosotros". Haremos contigo este pacto:[10]
Gen 26:29:Tú no nos harás ningún mal, pues nosotros no te hemos tocado; solamente te hemos hecho bien y te dejamos partir en paz. Tú eres ahora bendito de Jehová.
Gen 27:7:"Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma y te bendiga en presencia de Jehová antes que me muera".
Gen 27:20:Entonces Isaac dijo a su hijo: --¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Jacob respondió: --Porque Jehová, tu Dios, hizo que la encontrara delante de mí.
Gen 27:27:Jacob se acercó y lo besó. Olió Isaac el olor de sus vestidos, y lo bendijo, diciendo: "Mira, el olor de mi hijo, como el olor del campoque Jehová ha bendecido.
Gen 28:13:Jehová estaba en lo alto de ella y dijo: "Yo soy Jehová, el Dios de Abraham, tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.
Gen 28:16:Cuando Jacob despertó de su sueño, dijo: "Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía".
Gen 28:21:y si vuelvo en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios.
Gen 29:31:[8] Vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; en cambio Raquel era estéril.
Gen 29:32:Concibió Lea y dio a luz un hijo, y le puso por nombre Rubén, porque dijo: "Ha mirado Jehová mi aflicción: ahora me amará mi marido".
Gen 29:33:Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: "Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me ha dado también este". Y le puso por nombre Simeón.
Gen 29:35:Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: "Esta vez alabaré a Jehová"; por esto llamó su nombre Judá. Y dejó de dar a luz.[9]
Gen 30:24:y le puso por nombre José, diciendo: "Añádame Jehová otro hijo".[6]
Gen 30:27:Labán le respondió: --Halle yo ahora gracia en tus ojos, y quédate; he experimentado que Jehová me ha bendecido por tu causa.
Gen 30:30:porque poco tenías antes de mi venida, y ha crecido en gran número; Jehová te ha bendecido con mi llegada. Y ahora, ¿cuándo trabajaré también para mi propia casa?
Gen 31:3:Entonces Jehová dijo a Jacob: "Vuélvete a la tierra de tus padres, a tu parentela, y yo estaré contigo".
Gen 31:49:y también Mizpa,[13] por cuanto dijo: --Vigile Jehová entre tú y yo cuando nos apartemos el uno del otro.
Gen 32:9:Luego dijo Jacob: "Dios de mi padre Abraham y Dios de mi padre Isaac, Jehová, que me dijiste: "Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y yo te haré bien",
Gen 38:7:Pero Er, el primogénito de Judá, fue malo ante los ojos de Jehová, y Jehová le quitó la vida.
Gen 38:10:Como desagradó a Jehová lo que hacía,[4] a él también le quitó la vida.
Gen 39:2:Pero Jehová estaba con José,[3] quien llegó a ser un hombre próspero, y vivía en la casa del egipcio, su amo.
Gen 39:3:Vio su amo que Jehová estaba con él, que Jehová lo hacía prosperar en todas sus empresas.
Gen 39:5:Desde el momento en que le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, tanto en la casa como en el campo.
Gen 39:21:Pero Jehová estaba con José y extendió a él su misericordia, pues hizo que se ganara el favor del jefe de la cárcel.
Gen 39:23:No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.
Gen 49:18:Tu salvación he esperado, oh Jehová.
Exod 3:2:Allí se le apareció el Ángel de Jehová[2] en una llama de fuego, en medio de una zarza. Al fijarse, vio que la zarza ardía en fuego, pero la zarza no se consumía.
Exod 3:4:Cuando Jehová vio que él iba a mirar, lo llamó de en medio de la zarza: --¡Moisés, Moisés! --Aquí estoy --respondió él.
Exod 3:7:Dijo luego Jehová: --Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias.
Exod 3:13:Dijo Moisés a Dios: --Si voy a los hijos de Israel y les digo: "Jehová, el Dios de vuestros padres,[12] me ha enviado a vosotros", me preguntarán: "¿Cuál es su nombre?"[13] Entonces ¿qué les responderé?
Exod 3:15:Además, Dios dijo a Moisés: --Así dirás a los hijos de Israel: "Jehová,[16] el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros". Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.
Exod 3:16:Ve, reúne a los ancianos[17] de Israel y diles: "Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: En verdad os he visitado[18] y he visto lo que se os hace en Egipto.
Exod 3:18:Ellos oirán tu voz; tú irás con los ancianos de Israel al rey de Egipto y le dirás: "Jehová, el Dios de los hebreos, se nos ha manifestado; por tanto, nosotros iremos ahora tres días de camino por el desierto a ofrecer sacrificios a Jehová, nuestro Dios".
Exod 4:1:Entonces Moisés respondió y dijo: --Ellos no me creerán, ni oirán mi voz, pues dirán: "No se te ha aparecido Jehová".
Exod 4:2:--¿Qué es eso que tienes en tu mano? --le preguntó Jehová. --Una vara --le respondió Moisés.
Exod 4:3:--Échala al suelo --le dijo Jehová. Él la echó al suelo y se convirtió en una culebra; y Moisés huía de ella.
Exod 4:4:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Extiende tu mano y tómala por la cola. Él extendió su mano y la tomó, y volvió a ser vara en su mano.
Exod 4:5:--Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.
Exod 4:6:Le dijo además Jehová: --Mete ahora tu mano en el seno. Él metió la mano en su seno y, cuando la sacó, vio que su mano estaba leprosa como la nieve.
Exod 4:7:Le dijo Jehová: --Vuelve a meter la mano en tu seno. Él volvió a meter la mano en su seno, y al sacarla de nuevo del seno, vio que estaba como el resto de su carne.
Exod 4:10:Entonces dijo Moisés a Jehová: --¡Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes ni desde que tú hablas con tu siervo, porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.
Exod 4:11:Jehová le respondió: --¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo, Jehová?
Exod 4:14:Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: --¿No conozco yo a tu hermano Aarón, el levita,[1] y que él habla bien? Él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón.
Exod 4:19:Dijo también Jehová a Moisés en Madián: --Regresa a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte.[3]
Exod 4:21:Y Jehová le dijo: --Cuando hayas vuelto a Egipto, ocúpate de hacer delante del faraón todas las maravillas que he puesto en tus manos; pero yo endureceré su corazón,[4] de modo que no dejará ir al pueblo.
Exod 4:22:Entonces dirás al faraón: "Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.[5]
Exod 4:24:Aconteció que, en el camino, Jehová le salió al encuentro en una posada y quiso matarlo.
Exod 4:26:Luego Jehová lo dejó ir. Ella había dicho: "Esposo de sangre", a causa de la circuncisión.
Exod 4:27:Jehová dijo a Aarón: --Ve a recibir a Moisés al desierto. Él fue, lo encontró en el monte de Dios[7] y lo besó.
Exod 4:28:Entonces contó Moisés a Aarón todas las palabras que le enviaba Jehová, y todas las señales que le había dado.
Exod 4:30:Aarón les contó todas las cosas que Jehová había dicho a Moisés, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo.
Exod 4:31:El pueblo creyó, y al oir que Jehová había visitado a los hijos de Israel y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron.
Exod 5:1:Después Moisés y Aarón entraron a la presencia del faraón, y le dijeron: --Jehová, el Dios de Israel, dice así: "Deja ir a mi pueblo[1] para que me celebre una fiesta en el desierto".
Exod 5:2:Pero el faraón respondió: --¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel.
Exod 5:3:Ellos dijeron: --El Dios de los hebreos se nos ha manifestado; iremos, pues, ahora, tres días de camino por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová, nuestro Dios, para que no venga sobre nosotros con peste o con espada.
Exod 5:17:Él respondió: --Estáis ociosos, sí, ociosos, y por eso decís: "Vamos y ofrezcamos sacrificios a Jehová".
Exod 5:21:y les dijeron: --Que Jehová os examine y os juzgue, pues nos habéis hecho odiosos ante el faraón y sus siervos, y les habéis puesto la espada en la mano para que nos maten.
Exod 5:22:Entonces Moisés se volvió a Jehová y preguntó: --Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?,
Exod 6:1:Jehová respondió a Moisés: --Ahora verás lo que yo haré al faraón, porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra.
Exod 6:2:Habló Dios a Moisés y le dijo: --Yo soy Jehová.
Exod 6:3:Yo me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente,[1] pero con mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos.[2]
Exod 6:6:Por tanto, dirás a los hijos de Israel: "Yo soy Jehová. Yo os sacaré de debajo de las pesadas tareas de Egipto, os libraré de su servidumbre y os redimiré[4] con brazo extendido y con gran justicia.
Exod 6:7:Os tomaré como mi pueblo y seré vuestro Dios.[5] Así sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios, que os sacó de debajo de las pesadas tareas de Egipto.
Exod 6:8:Os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob. Yo os la daré por heredad. Yo soy Jehová".
Exod 6:10:Entonces Jehová dijo a Moisés:
Exod 6:12:Moisés respondió ante Jehová: --Los hijos de Israel no me escuchan, ¿cómo me escuchará el faraón, a mí, que soy torpe de labios?[6]
Exod 6:13:Entonces Jehová habló a Moisés y a Aarón, y les dio órdenes para los hijos de Israel y para el faraón, rey de Egipto, a fin de que sacaran a los hijos de Israel de la tierra de Egipto.
Exod 6:26:Estos son aquel Aarón y aquel Moisés, a los cuales Jehová dijo: "Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por grupos".
Exod 6:28:Cuando Jehová habló a Moisés en la tierra de Egipto,
Exod 6:29:le dijo: --Yo soy Jehová; di al faraón, rey de Egipto, todas las cosas que yo te digo a ti.
Exod 6:30:Moisés respondió ante Jehová: --Yo soy torpe de labios; ¿cómo, pues, me ha de oir el faraón?
Exod 7:1:Jehová dijo a Moisés: --Mira, yo te he constituido dios para el faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta.[1]
Exod 7:5:Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos.
Exod 7:6:Moisés y Aarón hicieron como Jehová les mandó; así lo hicieron.
Exod 7:8:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo:
Exod 7:10:Fueron, pues, Moisés y Aarón ante el faraón, e hicieron como lo había mandado Jehová. Y echó Aarón su vara delante del faraón y de sus siervos, y se convirtió en una culebra.
Exod 7:13:Sin embargo, el corazón del faraón se endureció, y no los escuchó, como lo había dicho Jehová.
Exod 7:14:[4] Entonces Jehová dijo a Moisés: --El corazón del faraón está endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo.
Exod 7:16:y le dirás: "Jehová, el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; pero hasta ahora no has querido oir.
Exod 7:17:Así ha dicho Jehová: En esto conocerás que yo soy Jehová: Voy a golpear con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre.[5]
Exod 7:19:Jehová dijo a Moisés: --Di a Aarón: "Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos, sobre sus estanques y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre y haya sangre por toda la región de Egipto, hasta en los vasos de madera y en los de piedra".
Exod 7:20:Moisés y Aarón hicieron como lo mandó Jehová. Alzando la vara, golpeó las aguas que había en el río, en presencia del faraón y de sus siervos, y todas las aguas que había en el río se convirtieron en sangre.[6]
Exod 7:22:Pero los hechiceros de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos, así que el corazón del faraón se endureció y no los escuchó, como lo había dicho Jehová.
Exod 7:25:Así pasaron siete días después que Jehová hirió el río.
Exod 8:1:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Entra a la presencia del faraón, y dile: "Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo para que me sirva,
Exod 8:5:Y Jehová dijo a Moisés: --Di a Aarón: "Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, y haz subir ranas sobre la tierra de Egipto".
Exod 8:8:Entonces el faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: --Orad a Jehová para que aparte las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehová.[2]
Exod 8:10:--Mañana --dijo él. Moisés respondió: --Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová, nuestro Dios.
Exod 8:12:Entonces salieron Moisés y Aarón de la presencia del faraón. Moisés clamó a Jehová tocante a las ranas que había mandado sobre el faraón.
Exod 8:13:E hizo Jehová conforme a la palabra de Moisés: murieron las ranas de las casas, de los cortijos y de los campos.
Exod 8:15:Pero al ver el faraón que le habían dado reposo, endureció su corazón y no los escuchó, tal como Jehová lo había dicho.
Exod 8:16:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Di a Aarón: "Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra, para que se convierta en piojos por todo el país de Egipto".
Exod 8:19:Entonces los hechiceros dijeron al faraón: --Es el dedo de Dios.[3] Pero el corazón del faraón se endureció, y no los escuchó, tal como Jehová lo había dicho.
Exod 8:20:Jehová dijo a Moisés: --Levántate de mañana y ponte delante del faraón, cuando él salga al río, y dile: "Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo para que me sirva,
Exod 8:22:Aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que no haya en ella ninguna clase de moscas, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra.
Exod 8:24:Jehová lo hizo así, y vino toda clase de moscas molestísimas sobre la casa del faraón, sobre las casas de sus siervos y sobre todo el país de Egipto; la tierra fue corrompida a causa de ellas.
Exod 8:26:Moisés respondió: --No conviene que hagamos así, porque ofreceríamos a Jehová, nuestro Dios, lo que es la abominación para los egipcios.[6] Si sacrificáramos lo que es abominación para los egipcios delante de ellos, ¿no nos apedrearían?
Exod 8:27:Iremos por el desierto, tres días de camino, y ofreceremos sacrificios a Jehová, nuestro Dios, como él nos diga.
Exod 8:28:Dijo el faraón: --Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a Jehová, vuestro Dios, en el desierto, con tal que no vayáis más lejos; orad por mí.
Exod 8:29:Y Moisés respondió: --Al salir yo de tu presencia, rogaré a Jehová que las diversas clases de moscas se alejen del faraón, de sus siervos y de su pueblo mañana; con tal de que el faraón no nos engañe más, impidiendo que el pueblo vaya a ofrecer sacrificios a Jehová.
Exod 8:30:Entonces Moisés salió de la presencia del faraón, y oró a Jehová.
Exod 8:31:Jehová hizo conforme a la palabra de Moisés y apartó todas aquellas moscas del faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin que quedara una.
Exod 9:1:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Entra a la presencia del faraón, y dile: "Jehová, el Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo para que me sirva,
Exod 9:3:la mano de Jehová caerá, con plaga gravísima, sobre el ganado que está en los campos: sobre caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas.
Exod 9:4:Pero Jehová hará distinción entre los ganados de Israel y los de Egipto, de modo que nada muera de todo lo que pertenece a los hijos de Israel".
Exod 9:5:Y Jehová fijó el plazo, diciendo: --Mañana hará Jehová esta cosa en la tierra.
Exod 9:6:Al día siguiente Jehová hizo aquello, y murió todo el ganado de Egipto; pero del ganado de los hijos de Israel no murió ni un animal.
Exod 9:8:Entonces Jehová dijo a Moisés y a Aarón: --Tomad puñados de ceniza de un horno, y la esparcirá Moisés hacia el cielo delante del faraón.
Exod 9:12:Pero Jehová endureció el corazón del faraón, y no los oyó, tal como Jehová lo había dicho a Moisés.
Exod 9:13:Luego Jehová dijo a Moisés: --Levántate de mañana, ponte delante del faraón y dile: "Jehová, el Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva,
Exod 9:20:De los siervos del faraón, el que tuvo temor de la palabra de Jehová recogió a sus criados y a su ganado en casa,
Exod 9:21:pero el que no puso en su corazón la palabra de Jehová, dejó a sus criados y a su ganado en el campo.
Exod 9:22:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Extiende tu mano hacia el cielo, para que caiga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, sobre las bestias y sobre toda la hierba del campo en el país de Egipto.
Exod 9:23:Moisés extendió su vara[3] hacia el cielo, y Jehová hizo tronar[4] y granizar; el fuego[5] se descargó sobre la tierra, y Jehová hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto.
Exod 9:27:Entonces el faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: --He pecado esta vez; Jehová es justo, y yo y mi pueblo impíos.
Exod 9:28:Orad a Jehová para que cesen los truenos de Dios y el granizo. Yo os dejaré ir; y no os detendréis más.
Exod 9:29:Moisés le respondió: --Tan pronto salga yo de la ciudad, extenderé mis manos a Jehová; los truenos cesarán y no habrá más granizo, para que sepas que de Jehová es la tierra.
Exod 9:30:Pero yo sé que ni tú ni tus siervos temeréis todavía la presencia de Jehová Dios.
Exod 9:33:Cuando Moisés salió de la presencia del faraón, fuera de la ciudad, extendió sus manos a Jehová, y cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia no cayó más sobre la tierra.
Exod 9:35:Se endureció el corazón del faraón, y no dejó ir a los hijos de Israel, tal como Jehová lo había dicho por medio de Moisés.
Exod 10:1:Jehová dijo a Moisés: --Entra a la presencia del faraón, porque yo he endurecido su corazón y el corazón de sus siervos, para mostrar entre ellos estas mis señales,
Exod 10:2:para que cuentes a tus hijos y a tus nietos las cosas que yo hice en Egipto y las señales que hice entre ellos, y así sepáis que yo soy Jehová.
Exod 10:3:Entonces fueron Moisés y Aarón ante el faraón, y le dijeron: --Jehová, el Dios de los hebreos, ha dicho así: "¿Hasta cuándo no querrás humillarte delante de mí? Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.
Exod 10:7:Entonces los siervos del faraón le dijeron: --¿Hasta cuándo será este hombre una amenaza para nosotros? Deja ir a estos hombres, para que sirvan a Jehová, su Dios. ¿Acaso no sabes todavía que Egipto está ya destruido?
Exod 10:8:Llamaron, pues, de nuevo a Moisés y Aarón ante el faraón, el cual les dijo: --Andad, servid a Jehová, vuestro Dios. ¿Quiénes son los que han de ir?
Exod 10:9:Moisés respondió: --Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas; con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir, porque es nuestra fiesta solemne para Jehová.
Exod 10:10:Él les dijo: --¡Así sea Jehová con vosotros! ¿Cómo os voy a dejar ir a vosotros y a vuestros niños? ¡Mirad cómo el mal está delante de vuestro rostro!
Exod 10:11:No será así; id ahora vosotros los hombres y servid a Jehová, pues esto es lo que vosotros pedisteis. Y los echaron de la presencia del faraón.
Exod 10:12:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto, para traer la langosta, a fin de que suba sobre el país de Egipto y consuma todo lo que el granizo dejó.
Exod 10:13:Extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un viento oriental sobre el país todo aquel día y toda aquella noche; y al venir la mañana, el viento oriental trajo la langosta.
Exod 10:16:Entonces el faraón se apresuró a llamar a Moisés y a Aarón, y dijo: --He pecado contra Jehová, vuestro Dios, y contra vosotros.
Exod 10:17:Pero os ruego ahora que perdonéis mi pecado solamente esta vez, y que oréis a Jehová, vuestro Dios, para que aparte de mí al menos esta plaga mortal.[3]
Exod 10:18:Salió Moisés de delante del faraón, y oró a Jehová.
Exod 10:19:Entonces Jehová trajo un fortísimo viento occidental que se llevó la langosta y la arrojó en el Mar Rojo; ni una langosta quedó en todo el país de Egipto.
Exod 10:20:Pero Jehová endureció el corazón del faraón, y este no dejó ir a los hijos de Israel.
Exod 10:21:Jehová dijo a Moisés: --Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tanto que cualquiera las palpe.
Exod 10:24:Entonces el faraón hizo llamar a Moisés, y dijo: --Id, servid a Jehová; que solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas. Vayan también vuestros niños con vosotros.
Exod 10:25:Moisés respondió: --Tú nos darás los animales para los sacrificios y holocaustos que ofreceremos a Jehová, nuestro Dios.[5]
Exod 10:26:Y nuestro ganado irá también con nosotros. No quedará ni una pezuña, porque de él hemos de tomar para servir a Jehová, nuestro Dios, y no sabemos con qué hemos de servir a Jehová hasta que lleguemos allá.
Exod 10:27:Pero Jehová endureció el corazón del faraón, y este no quiso dejarlos ir.
Exod 11:1:[1] Jehová dijo a Moisés: --Una plaga más traeré sobre el faraón y sobre Egipto, después de la cual él os dejará ir de aquí. De seguro que os echará de aquí definitivamente.
Exod 11:3:Jehová hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios. También Moisés era considerado un gran hombre en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos del faraón y a los ojos del pueblo.
Exod 11:4:Dijo, pues, Moisés: --Jehová ha dicho así: "Hacia la medianoche yo atravesaré el país de Egipto,
Exod 11:7:Pero contra todos los hijos de Israel, desde el hombre hasta la bestia, ni un perro moverá su lengua, para que sepáis que Jehová hace diferencia[3] entre los egipcios y los israelitas".[4]
Exod 11:9:Luego Jehová dijo a Moisés: --El faraón no os oirá, para que mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto.
Exod 11:10:Moisés y Aarón hicieron todos estos prodigios delante del faraón, pues Jehová había endurecido el corazón del faraón, y este no dejó salir a los hijos de Israel fuera de su país.
Exod 12:1:[1] Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, y les dijo:
Exod 12:11:Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová.[4]
Exod 12:12:Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová.
Exod 12:14:Este día os será memorable, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis.
Exod 12:23:pues Jehová pasará hiriendo a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová de largo por aquella puerta, y no dejará entrar al heridor[9] en vuestras casas para herir.
Exod 12:25:Cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, también guardaréis este rito.
Exod 12:27:vosotros responderéis: "Es la víctima de la Pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios y libró nuestras casas". Entonces el pueblo se inclinó y adoró.
Exod 12:28:Luego los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente tal como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón.
Exod 12:29:[10] Aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto,[11] desde el primogénito del faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales.
Exod 12:31:E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: --Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id a servir a Jehová, como habéis dicho.
Exod 12:36:Jehová hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, y estos les dieron cuanto pedían. Así despojaron a los egipcios.[12]
Exod 12:41:El mismo día en que se cumplían los cuatrocientos treinta años, todas las huestes de Jehová salieron de la tierra de Egipto.
Exod 12:42:Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel a lo largo de sus generaciones.
Exod 12:43:Jehová dijo a Moisés y a Aarón: "Esta es la ley para la Pascua: ningún extraño comerá de ella.
Exod 12:48:Si algún extranjero habita contigo y quiere celebrar la Pascua para Jehová, que le sea circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, pues será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella.
Exod 12:50:Así lo hicieron todos los hijos de Israel. Tal como mandó Jehová a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
Exod 12:51:Y en aquel mismo día sacó Jehová a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por grupos.
Exod 13:1:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Exod 13:3:Moisés dijo al pueblo: "Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte; por tanto, no comeréis cosa leudada.
Exod 13:5:Y cuando Jehová te haya metido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la cual juró a tus padres que te daría, tierra que destila leche y miel, harás esta celebración en este mes.
Exod 13:6:Siete días comerás pan sin leudar, pero el séptimo día será fiesta para Jehová.
Exod 13:8:En aquel día lo explicarás a tu hijo diciendo: "Se hace esto con motivo de lo que Jehová hizo conmigo cuando me sacó de Egipto".
Exod 13:9:Te será como una señal en la mano y como un memorial delante de tus ojos,[3] para que la ley de Jehová esté en tu boca, por cuanto con mano fuerte te sacó Jehová de Egipto.
Exod 13:11:"Cuando Jehová te haya llevado a la tierra del cananeo, como lo ha jurado a ti y a tus padres, y cuando te la haya dado,
Exod 13:12:dedicarás a Jehová a todo aquel que abre la matriz. Asimismo, todo primer nacido de tus animales, si es macho, será de Jehová.
Exod 13:14:Y cuando el día de mañana te pregunte tu hijo: "¿Qué es esto?", le dirás: "Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre;
Exod 13:15:y cuando se endureció el faraón para no dejarnos ir, Jehová hizo morir en la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia. Por esta causa yo sacrifico para Jehová todo primogénito macho, y redimo al primogénito de mis hijos.
Exod 13:16:Te será, pues, como una señal en la mano y como un memorial delante de tus ojos, por cuanto Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte".
Exod 13:21:Jehová iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche.
Exod 14:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Exod 14:4:Yo endureceré el corazón del faraón, para que los siga; entonces seré glorificado en el faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová". Ellos lo hicieron así.
Exod 14:8:Endureció Jehová el corazón[3] del faraón, rey de Egipto, el cual siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa.[4]
Exod 14:10:Cuando el faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos y vieron que los egipcios venían tras ellos, por lo que los hijos de Israel clamaron a Jehová llenos de temor,
Exod 14:13:Moisés respondió al pueblo: --No temáis; estad firmes y ved la salvación que Jehová os dará hoy,[6] porque los egipcios que hoy habéis visto, no los volveréis a ver nunca más.
Exod 14:14:Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
Exod 14:15:Entonces Jehová dijo a Moisés: --¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen.
Exod 14:18:Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando me glorifique en el faraón, en sus carros y en su gente de a caballo.
Exod 14:21:Moisés extendió su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirara por medio de un recio viento oriental que sopló toda aquella noche. Así se secó el mar y las aguas quedaron divididas.
Exod 14:24:Aconteció a la vigilia de la mañana,[9] que Jehová miró el campamento de los egipcios desde la columna de fuego y nube, y trastornó el campamento de los egipcios;
Exod 14:25:quitó además las ruedas de sus carros y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: --Huyamos ante Israel, porque Jehová pelea por ellos contra los egipcios.
Exod 14:26:Pero Jehová dijo a Moisés: --Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas se vuelvan contra los egipcios, sus carros y su caballería.
Exod 14:27:Moisés extendió su mano sobre el mar y, cuando amanecía, el mar se volvió con toda su fuerza; al huir, los egipcios se encontraban con el mar. Así derribó Jehová a los egipcios en medio del mar,
Exod 14:30:Así salvó Jehová aquel día a Israel de manos de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar.
Exod 14:31:Al ver Israel aquel gran hecho que Jehová ejecutó contra los egipcios, el pueblo temió a Jehová, y creyeron a Jehová y a Moisés, su siervo.[10]
Exod 15:1:[1] Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico a Jehová: "Cantaré yo a Jehová, porque se ha cubierto de gloria; ha echado en el mar al caballo y al jinete.
Exod 15:2:Jehová[2] es mi fortalezay mi cántico. Ha sido mi salvación.[3] Este es mi Dios, a quien yo alabaré; el Dios de mi padre,a quien yo enalteceré.
Exod 15:3:Jehová es un guerrero.[4] ¡Jehová es su nombre!
Exod 15:6:Tu diestra, Jehová,ha magnificado su poder. Tu diestra, Jehová,ha aplastado al enemigo.
Exod 15:11:¿Quién como tú, Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas,hacedor de prodigios?
Exod 15:16:¡Que caiga sobre ellos temblor y espanto! Ante la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra, hasta que haya pasado tu pueblo,oh Jehová, hasta que haya pasadoeste pueblo que tú rescataste.
Exod 15:17:Tú los introducirás y los plantarás en el monte de tu heredad,[10] en el lugar donde has preparado,oh Jehová, tu morada, en el santuario que tus manos,oh Jehová, han afirmado.
Exod 15:18:¡Jehová reinará eternamentey para siempre!"
Exod 15:19:Cuando el faraón entró cabalgando con sus carros y su gente de a caballo en el mar, Jehová hizo que las aguas del mar se volvieran contra ellos, mientras los hijos de Israel pasaron en seco por en medio del mar.
Exod 15:21:Y María repetía: "Cantad a Jehová, porque se ha cubierto de gloria; ha echado en el mar al caballoy al jinete".[12]
Exod 15:25:Entonces Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó.
Exod 15:26:Les dijo: "Si escuchas atentamente la voz de Jehová, tu Dios, y haces lo recto delante de sus ojos, das oído a sus mandamientos y guardas todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié sobre los egipcios traeré sobre ti, porque yo soy Jehová, tu sanador".[16]
Exod 16:3:Los hijos de Israel les decían: --Ojalá hubiéramos muerto a manos de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos ante las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos, pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.
Exod 16:4:Jehová dijo a Moisés: --Mira, yo os haré llover pan del cielo.[3] El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.
Exod 16:6:Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: --En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto,
Exod 16:7:y por la mañana veréis la gloria de Jehová,[5] porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; pues ¿qué somos nosotros para que murmuréis contra nosotros?
Exod 16:8:Y Moisés añadió: --Jehová os dará por la tarde carne para comer, y por la mañana pan hasta saciaros, porque Jehová ha oído lo que habéis murmurado contra él; pues ¿qué somos nosotros? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.
Exod 16:9:Luego dijo Moisés a Aarón: --Di a toda la congregación de los hijos de Israel: "Acercaos a la presencia de Jehová,[6] porque él ha oído vuestras murmuraciones".
Exod 16:10:Mientras Aarón hablaba a toda la congregación de los hijos de Israel, ellos miraron hacia el desierto, y vieron que la gloria de Jehová aparecía en la nube.
Exod 16:11:Y Jehová dijo a Moisés:
Exod 16:12:--Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel. Háblales y diles: "Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan. Así sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios".
Exod 16:15:Al verlo, los hijos de Israel se dijeron unos a otros: "¿Qué es esto?",[8] porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: --Es el pan que Jehová os da para comer.[9]
Exod 16:16:Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pueda comer, un gomer[10] por cabeza, conforme al número de personas en su familia; tomaréis cada uno para los que están en su tienda.
Exod 16:23:Él les dijo: --Esto es lo que ha dicho Jehová: "Mañana es sábado, el día de reposo[12] consagrado a Jehová; lo que tengáis que cocer, cocedlo hoy, y lo que tengáis que cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobre, guardadlo para mañana".
Exod 16:25:Entonces dijo Moisés: --Comedlo hoy, porque hoy es sábado dedicado a Jehová; hoy no hallaréis nada en el campo.
Exod 16:28:Y Jehová dijo a Moisés: --¿Hasta cuándo os negaréis a guardar mis mandamientos y mis leyes?
Exod 16:29:Mirad que Jehová os dio el sábado, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Quédese, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día.
Exod 16:32:Después dijo Moisés: --Esto es lo que Jehová ha mandado: "Llenad un gomer de él y guardadlo para vuestros descendientes, a fin de que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando yo os saqué de la tierra de Egipto".
Exod 16:33:A Aarón dijo Moisés: --Toma una vasija, pon en ella un gomer de maná y colócalo delante de Jehová,[14] a fin de que sea guardado para vuestros descendientes.
Exod 16:34:Aarón lo puso delante del Testimonio[15] para guardarlo, tal como Jehová lo mandó a Moisés.
Exod 17:1:Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin avanzando por jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidim, donde no había agua para que el pueblo bebiera.
Exod 17:2:Y disputó el pueblo con Moisés, diciéndole: --Danos agua para que bebamos. --¿Por qué disputáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová? --les respondió Moisés.
Exod 17:4:Entonces clamó Moisés a Jehová, y dijo: --¿Qué haré con este pueblo? ¡Poco falta para que me apedreen!
Exod 17:5:Jehová respondió a Moisés: --Pasa delante del pueblo y toma contigo algunos ancianos de Israel; toma también en tu mano la vara con que golpeaste el río,[1] y ve.
Exod 17:7:Y dio a aquel lugar el nombre de Masah[4] y Meriba,[5] por la rencilla[6] de los hijos de Israel y porque tentaron a Jehová al decir: "¿Está, pues, Jehová entre nosotros o no?"
Exod 17:14:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Escribe esto para que sea recordado en un libro, y di a Josué que borraré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo.[10]
Exod 17:15:Luego Moisés edificó un altar, al que puso por nombre Jehová-nisi,[11]
Exod 17:16:diciendo: "Por cuanto la mano de Amalec[12] se levantó contra el trono de Jehová, Jehová estará en guerra con Amalec de generación en generación".
Exod 18:1:Oyó Jetro, sacerdote de Madián, suegro de Moisés,[1] todas las cosas que Dios había hecho con Moisés y con Israel, su pueblo, y cómo Jehová había sacado a Israel de Egipto.
Exod 18:8:Moisés contó a su suegro todas las cosas que Jehová había hecho al faraón y a los egipcios por amor de Israel, todo el trabajo que habían pasado en el camino y cómo los había librado Jehová.
Exod 18:9:Se alegró Jetro de todo el bien que Jehová había hecho a Israel al haberlo librado de manos de los egipcios.
Exod 18:10:Y Jetro dijo: --Bendito sea Jehová, que os libró de manos de los egipcios y de manos del faraón. Él ha librado al pueblo de manos de los egipcios.
Exod 18:11:Ahora conozco que Jehová es más grande que todos los dioses, porque en lo que se ensoberbecieron prevaleció contra ellos.
Exod 19:3:y Moisés subió a encontrarse con Dios.[4] Jehová lo llamó desde el monte y le dijo: --Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel:
Exod 19:7:Entonces regresó Moisés, llamó a los ancianos del pueblo y expuso en su presencia todas estas palabras que Jehová le había mandado.
Exod 19:8:Todo el pueblo respondió a una diciendo: --Haremos[10] todo lo que Jehová ha dicho. Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo,
Exod 19:9:y Jehová le dijo: --Yo vendré a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y así te crean para siempre. Moisés refirió las palabras del pueblo a Jehová,
Exod 19:10:y Jehová le dijo: --Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana. Que laven sus vestidos
Exod 19:11:y estén preparados para el tercer día, porque al tercer día Jehová descenderá a la vista de todo el pueblo sobre el monte Sinaí.
Exod 19:18:Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en medio del fuego.[13] El humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía violentamente.
Exod 19:20:Descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte. Llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió.
Exod 19:21:Jehová dijo a Moisés: --Desciende y ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos.
Exod 19:22:Que también se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová, para que Jehová no haga entre ellos estrago.
Exod 19:23:Moisés dijo a Jehová: --El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado diciendo: "Señala límites al monte y santifícalo".
Exod 19:24:Pero Jehová le dijo: --Ve, desciende, y luego subirás junto con Aarón; pero que los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir adonde está Jehová, no sea que haga entre ellos estrago.
Exod 20:2:"Yo soy Jehová, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.[3]
Exod 20:5:No te inclinarás a ellas ni las honrarás,[5] porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso,[6] que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
Exod 20:7:"No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano,[9] porque no dará por inocente Jehová al que tome su nombre en vano.
Exod 20:10:pero el séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios; no hagas en él obra alguna,[11] tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas,
Exod 20:11:porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó.[12]
Exod 20:12:"Honra a tu padre y a tu madre,[13] para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová, tu Dios, te da.[14]
Exod 20:22:Jehová dijo a Moisés:[21] "Así dirás a los hijos de Israel: "Vosotros habéis visto que os he hablado desde el cielo.
Exod 22:11:juramento de Jehová mediará entre ambos de que no metió sus manos en los bienes de su prójimo: su dueño lo aceptará,[3] y el otro no pagará.
Exod 22:20:"El que ofrezca sacrificio a otros dioses en vez de ofrecérselo solamente a Jehová, será muerto.[8]
Exod 23:17:"Tres veces al año se presentará todo hombre delante de Jehová, el Señor.
Exod 23:19:"Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová, tu Dios.[12] "No guisarás el cabrito en la leche de su madre.[13]
Exod 23:25:Pero serviréis a Jehová, vuestro Dios, y él bendecirá tu pan y tus aguas. "Yo apartaré de ti toda enfermedad.
Exod 24:1:[1] Dijo Jehová a Moisés: --Sube ante Jehová, junto con Aarón, Nadab, Abiú y setenta de los ancianos de Israel;[2] y os inclinaréis de lejos.
Exod 24:2:Pero solo Moisés se acercará a Jehová; que ellos no se acerquen ni suba el pueblo con él.
Exod 24:3:Moisés fue y le contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes. Y todo el pueblo respondió a una voz: --Cumpliremos todas las palabras que Jehová ha dicho.[3]
Exod 24:4:Entonces Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar y doce columnas al pie del monte, una por cada tribu de Israel.[4]
Exod 24:5:Luego envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová.
Exod 24:7:Después tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: --Obedeceremos y haremos todas las cosas que Jehová ha dicho.
Exod 24:8:Entonces Moisés tomó la sangre, la roció sobre el pueblo y dijo: --Esta es la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas.[5]
Exod 24:12:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Sube a mí al monte y espera allá, y te daré tablas de piedra con la ley y los mandamientos que he escrito para enseñarles.
Exod 24:16:y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí. La nube lo cubrió por seis días, y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube.
Exod 24:17:La apariencia de la gloria de Jehová era, a los ojos de los hijos de Israel, como un fuego abrasador en la cumbre del monte.
Exod 25:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Exod 27:21:Aarón y sus hijos las pondrán en orden delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana en el Tabernáculo de reunión,[4] fuera del velo que está delante del Testimonio, como estatuto perpetuo para las generaciones de los hijos de Israel.
Exod 28:12:Y pondrás las dos piedras sobre las hombreras del efod, como piedras memoriales para los hijos de Israel. Así llevará Aarón sus nombres delante de Jehová sobre sus dos hombros como un memorial.
Exod 28:29:Así llevará Aarón los nombres de los hijos de Israel en el pectoral del juicio sobre su corazón, cuando entre en el santuario, como memorial perpetuo delante de Jehová.
Exod 28:30:Pondrás en el pectoral del juicio el Urim y el Tumim,[7] para que estén sobre el corazón de Aarón cuando entre delante de Jehová, y llevará siempre Aarón el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón en la presencia de Jehová.
Exod 28:35:Aarón lo llevará puesto cuando ministre; su sonido se oirá cuando él entre en el santuario delante de Jehová, y cuando salga, para que no muera.[8]
Exod 28:36:"Harás además una lámina de oro fino, y grabarás en ella como se graba en los sellos: "Santidad a Jehová".
Exod 28:38:Así estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas por los hijos de Israel en todas las cosas santas, en todas las santas ofrendas que hayan consagrado. Sobre su frente estará siempre, para que obtengan gracia delante de Jehová.
Exod 29:11:Luego matarás el becerro delante de Jehová, a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Exod 29:18:Después quemarás todo el carnero sobre el altar. Es holocausto de olor grato[6] para Jehová; es ofrenda quemada a Jehová.
Exod 29:23:También una torta grande de pan, una torta de pan de aceite y una hojaldre del canastillo de los panes sin levadura presentado a Jehová.
Exod 29:24:Lo pondrás todo en las manos de Aarón y en las manos de sus hijos, y lo mecerás como ofrenda mecida[9] delante de Jehová.
Exod 29:25:Después lo tomarás de sus manos y lo harás arder en el altar, junto con el holocausto, como olor grato delante de Jehová. Es ofrenda quemada a Jehová.
Exod 29:26:"Tomarás el pecho del carnero de las consagraciones, que es de Aarón, y lo mecerás como ofrenda mecida delante de Jehová. Esta será tu porción.
Exod 29:28:pues será para Aarón y para sus hijos, según estatuto perpetuo dado a los hijos de Israel, porque es ofrenda reservada. Será una ofrenda reservada por los hijos de Israel de sus sacrificios de paz, una porción de ellos reservada como ofrenda a Jehová.
Exod 29:41:A la caída de la tarde ofrecerás el otro cordero; harás conforme a la ofrenda de la mañana, y conforme a su libación, como olor grato de ofrenda quemada a Jehová.
Exod 29:42:Esto será el holocausto perpetuo que todas vuestras generaciones ofrecerán a la puerta del Tabernáculo de reunión, delante de Jehová, en el cual me reuniré con vosotros, para hablaros allí.
Exod 29:46:Así conocerán que yo soy Jehová, su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto para habitar en medio de ellos. Yo, Jehová, su Dios.[11]
Exod 30:8:Cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará también el incienso; y será rito perpetuo delante de Jehová para vuestras generaciones.
Exod 30:10:Aarón hará expiación una vez al año[2] sobre los cuernos del altar con la sangre del sacrificio, como expiación por el pecado; una vez al año hará expiación sobre él en vuestras sucesivas generaciones. Muy santo será a Jehová".
Exod 30:11:[3] Habló también Jehová a Moisés y le dijo:
Exod 30:12:"Cuando hagas un censo de los hijos de Israel conforme a su número, cada uno dará a Jehová el rescate de su persona al ser empadronado, para que no haya entre ellos mortandad a causa del censo.
Exod 30:13:Esto dará todo aquel que sea censado: medio siclo, conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte geras.[4] La mitad de un siclo será la ofrenda reservada a Jehová.
Exod 30:14:Todo el que sea censado, de veinte años para arriba, dará la ofrenda a Jehová.
Exod 30:15:Ni el rico dará más ni el pobre dará menos del medio siclo, cuando den la ofrenda a Jehová para hacer expiación por vuestras personas.
Exod 30:16:Tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones y lo darás para el servicio del Tabernáculo de reunión; y será como un memorial para los hijos de Israel delante de Jehová, para hacer expiación por vuestras personas".
Exod 30:17:[5] Continuó hablando Jehová a Moisés, y le dijo:
Exod 30:20:Cuando entren en el Tabernáculo de reunión, se lavarán con agua, para que no mueran, y cuando se acerquen al altar para ministrar y presentar la ofrenda quemada para Jehová,
Exod 30:22:Continuó hablando Jehová a Moisés, y le dijo:
Exod 30:34:Dijo además Jehová a Moisés: "Toma especias aromáticas, estacte[7] y uña aromática, gálbano aromático e incienso puro; todo en cantidades iguales,
Exod 30:37:Como este incienso que harás, no os haréis otro según su composición; te será cosa sagrada para Jehová.
Exod 31:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Exod 31:12:[2] Continuó hablando Jehová a Moisés, y le dijo:
Exod 31:13:"Tú hablarás a los hijos de Israel y les dirás: "En verdad vosotros guardaréis mis sábados, porque es una señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.
Exod 31:15:Seis días se trabajará, pero el día séptimo es día de descanso consagrado a Jehová. Cualquiera que trabaje en sábado, ciertamente morirá".
Exod 31:17:Para siempre será una señal entre mí y los hijos de Israel, porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y descansó".[3]
Exod 32:5:Cuando Aarón vio esto, edificó un altar delante del becerro y proclamó: --¡Mañana será un día de fiesta dedicado a Jehová![6]
Exod 32:7:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Anda, desciende, porque tu pueblo, el que sacaste de la tierra de Egipto, se ha corrompido.
Exod 32:9:Continuó diciendo Jehová a Moisés: --Yo he visto a este pueblo, que por cierto es un pueblo muy terco.[9]
Exod 32:11:Entonces Moisés oró en presencia de Jehová, su Dios, y dijo: --¿Por qué, Jehová, se encenderá tu furor contra tu pueblo, el que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte?
Exod 32:14:Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo habría de hacer a su pueblo.[12]
Exod 32:26:se puso a la puerta del campamento y dijo: --Quien esté de parte de Jehová, únase a mí. Y se unieron a él todos los hijos de Leví.
Exod 32:27:Él les dijo: --Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: "Que cada uno se ciña su espada, regrese al campamento y vaya de puerta en puerta matando cada uno a su hermano, a su amigo y a su pariente".
Exod 32:29:Entonces Moisés dijo: --Hoy os habéis consagrado[19] a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que él os dé hoy la bendición.
Exod 32:30:Aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: --Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a donde está Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado.
Exod 32:31:Entonces volvió Moisés ante Jehová y le dijo: --Puesto que este pueblo ha cometido un gran pecado al hacerse dioses de oro,
Exod 32:33:Jehová respondió a Moisés: --Al que peque contra mí, lo borraré yo de mi libro.
Exod 32:35:Y Jehová hirió al pueblo a causa del becerro que hizo Aarón.
Exod 33:1:[1] Jehová dijo a Moisés: --Anda, vete de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob diciendo: "A tu descendencia la daré".[2]
Exod 33:5:pues Jehová había dicho a Moisés: "Di a los hijos de Israel: "Vosotros sois un pueblo muy terco. Si yo subiera un momento en medio de ti, te consumiría. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer".
Exod 33:7:Moisés tomó el Tabernáculo y lo erigió lejos, fuera del campamento,[7] y lo llamó "Tabernáculo de reunión".[8] Y cualquiera que buscaba a Jehová,[9] salía al Tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento.
Exod 33:9:Cuando Moisés entraba en el Tabernáculo, la columna de nube[10] descendía y se ponía a la puerta del Tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés.
Exod 33:11:Jehová hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su compañero.[11] Luego Moisés volvía al campamento, pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del Tabernáculo.
Exod 33:12:Dijo Moisés a Jehová: --Mira, tú me dices: "Saca a este pueblo", pero no me has indicado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: "Yo te he conocido por tu nombre y has hallado también gracia a mis ojos".
Exod 33:14:Jehová le dijo: --Mi presencia te acompañará y te daré descanso.
Exod 33:17:--También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia a mis ojos y te he conocido por tu nombre --respondió Jehová a Moisés.
Exod 33:19:Jehová le respondió: --Yo haré pasar toda mi bondad delante de tu rostro y pronunciaré el nombre de Jehová delante de ti, pues tengo misericordia del que quiero tener misericordia, y soy clemente[13] con quien quiero ser clemente;
Exod 33:21:Luego dijo Jehová: --Aquí hay un lugar junto a mí. Tú estarás sobre la peña,[15]
Exod 34:1:Jehová dijo a Moisés: --Prepara dos tablas de piedra, como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.[1]
Exod 34:4:Moisés preparó dos tablas de piedra como las primeras, se levantó de mañana y subió al monte Sinaí, como le mandó Jehová, llevando en sus manos las dos tablas de piedra.
Exod 34:5:Descendió Jehová en la nube y permaneció allí junto a él; y él proclamó el nombre de Jehová.
Exod 34:6:Jehová pasó por delante de él y exclamó: --¡Jehová! ¡Jehová! Dios fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira y grande en misericordia y verdad,
Exod 34:10:Jehová le dijo: "Mira, voy a hacer un pacto delante de todo tu pueblo. Haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual tú estás la obra de Jehová, porque será cosa tremenda la que yo haré contigo.[5]
Exod 34:14:"No te inclinarás ante ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, es un Dios celoso.[7]
Exod 34:23:"Tres veces en el año se presentará todo hombre tuyo delante de Jehová, el Señor, Dios de Israel.
Exod 34:24:Yo arrojaré de tu presencia a las naciones y ensancharé tu territorio. Nadie codiciará tu tierra cuando subas tres veces al año a presentarte delante de Jehová, tu Dios.
Exod 34:26:"Llevarás las primicias de los primeros frutos de tu tierra a la casa de Jehová, tu Dios.[18] "No cocerás el cabrito en la leche de su madre".[19]
Exod 34:27:Jehová dijo a Moisés: "Escribe tú estas palabras, porque conforme a estas palabras he hecho un pacto contigo y con Israel".
Exod 34:28:Moisés estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan ni bebió agua. Y escribió[20] en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.
Exod 34:32:Luego se acercaron todos los hijos de Israel, a los cuales mandó todo lo que Jehová le había dicho en el monte Sinaí.
Exod 34:34:Cuando Moisés iba ante Jehová para hablar con él, se quitaba el velo hasta que salía. Al salir, comunicaba a los hijos de Israel lo que le era mandado.
Exod 35:1:[1] Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: "Estas son las cosas que Jehová ha mandado que se hagan:
Exod 35:2:Seis días se trabajará, pero el día séptimo os será santo, día de descanso para Jehová;[2] cualquiera que haga en él algún trabajo, morirá.
Exod 35:4:Así habló Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel: "Esto es lo que Jehová ha mandado:
Exod 35:5:Tomad de entre vosotros una ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová: oro, plata, bronce,
Exod 35:10:"Todo sabio de corazón de entre vosotros vendrá y hará todas las cosas que Jehová ha mandado:
Exod 35:21:Todo aquel a quien su corazón impulsó, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, trajo una ofrenda a Jehová para la obra del Tabernáculo de reunión, para toda su obra y para las sagradas vestiduras.
Exod 35:22:Vinieron tanto hombres como mujeres, todos de corazón generoso, y trajeron cadenas, zarcillos, anillos, brazaletes[3] y toda clase de joyas de oro; todos presentaban una ofrenda de oro a Jehová.
Exod 35:24:Todo el que ofrecía una ofrenda de plata o de bronce, traía a Jehová la ofrenda; y todo el que tenía madera de acacia, la traía para toda la obra del servicio.
Exod 35:29:De los hijos de Israel, tanto hombres como mujeres, todos los que tuvieron corazón generoso para traer algo a la obra que Jehová había mandado por medio de Moisés que hicieran, trajeron ofrenda voluntaria a Jehová.
Exod 35:30:Entonces Moisés dijo a los hijos de Israel: "Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri hijo de Hur, de la tribu de Judá,
Exod 36:1:"Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre de talento a quien Jehová haya dado sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová".
Exod 36:2:Moisés llamó a Bezaleel, a Aholiab y a todo hombre de talento en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella.
Exod 36:5:y fueron a decirle a Moisés: "El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga".
Exod 38:22:Bezaleel hijo de Uri hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés,
Exod 39:1:De azul, púrpura y carmesí hicieron las vestiduras del ministerio para el servicio en el santuario, y asimismo hicieron las vestiduras sagradas para Aarón, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:5:El cinto que sujetaba el efod formaba una sola pieza con él y era de lo mismo, de igual labor: era de oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:7:las puso sobre las hombreras del efod, como piedras memoriales para los hijos de Israel, según Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:21:Y ataron el pectoral por sus argollas a las argollas del efod con un cordón de azul, para que estuviera sobre el cinto del mismo efod y no se separara el pectoral del efod, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:26:una campanilla y una granada, otra campanilla y otra granada en las orillas del manto, que se usaba para ministrar, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:29:también el cinto de lino torcido, de azul, púrpura y carmesí, de obra de recamador, como Jehová lo mandó a Moisés.
Exod 39:30:Hicieron asimismo la lámina de la diadema santa de oro puro, y escribieron en ella como grabado de sello: "SANTIDAD A JEHOVÁ".
Exod 39:31:Y pusieron en ella un cordón de azul, para colocarla sobre la mitra, por arriba, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Exod 39:32:Así fue acabada toda la obra del Tabernáculo, del Tabernáculo de reunión; e hicieron los hijos de Israel como Jehová había mandado a Moisés; así lo hicieron.
Exod 39:42:Conforme a todas las cosas que Jehová había mandado a Moisés, así hicieron los hijos de Israel toda la obra.
Exod 39:43:Cuando Moisés vio toda la obra, y que la habían hecho como Jehová había mandado, los bendijo.
Exod 40:1:Luego Jehová habló a Moisés y le dijo:
Exod 40:16:Moisés hizo conforme a todo lo que Jehová le mandó. Así lo hizo.
Exod 40:19:Levantó la tienda sobre el Tabernáculo y puso la sobrecubierta encima del mismo, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:21:Luego metió el Arca en el Tabernáculo, puso el velo extendido y ocultó el Arca del testimonio, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:23:y sobre ella puso por orden los panes delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:25:y encendió las lámparas delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:27:y quemó sobre él incienso aromático, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:29:Y colocó el altar del holocausto a la entrada del Tabernáculo, del Tabernáculo de reunión, y sacrificó sobre él el holocausto y la ofrenda, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:32:Cuando entraban en el Tabernáculo de reunión, y cuando se acercaban al altar, se lavaban, como Jehová había mandado a Moisés.
Exod 40:34:Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová[1] llenó el Tabernáculo.
Exod 40:35:Moisés no podía entrar en el Tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba.
Exod 40:38:porque la nube de Jehová estaba de día sobre el Tabernáculo, y el fuego estaba de noche sobre él, a la vista de toda la casa de Israel. Así ocurría en todas sus jornadas.
Lev 1:1:[1] Llamó Jehová a Moisés y habló con él desde el Tabernáculo de reunión, diciendo:
Lev 1:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguno de entre vosotros presente una ofrenda[2] a Jehová, podrá hacerla de ganado vacuno u ovejuno.
Lev 1:3:"Si su ofrenda es un holocausto[3] vacuno, ofrecerá un macho sin defecto;[4] lo ofrecerá a la puerta del Tabernáculo de reunión, para que sea aceptado por Jehová.
Lev 1:5:Entonces degollará el becerro en la presencia de Jehová; los hijos de Aarón, los sacerdotes, ofrecerán la sangre[6] y la rociarán sobre los lados del altar, el cual está a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 1:9:Él lavará con agua los intestinos y las piernas, y el sacerdote lo quemará todo sobre el altar. Es un holocausto: ofrenda quemada de olor grato para Jehová.
Lev 1:11:Lo degollará al lado norte del altar, delante de Jehová, y los hijos de Aarón, los sacerdotes, rociarán su sangre en el altar, por todos sus lados.
Lev 1:13:Él lavará las entrañas y las piernas con agua, y el sacerdote lo ofrecerá todo y lo hará arder sobre el altar. Es un holocausto: ofrenda quemada de olor grato para Jehová.
Lev 1:14:"Si la ofrenda para Jehová es un holocausto de aves, presentará su ofrenda de tórtolas o de palominos.
Lev 1:17:La abrirá por sus alas, sin llegar a dividirla en dos, y el sacerdote la hará arder sobre el altar, sobre la leña que estará en el fuego. Es un holocausto: ofrenda quemada de olor grato para Jehová.
Lev 2:1:"Cuando alguna persona ofrezca una oblación[1] a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la que echará aceite y pondrá incienso.
Lev 2:2:La llevará luego a los hijos de Aarón, a los sacerdotes; de ello tomará el sacerdote un puñado de la flor de harina con aceite, junto con todo el incienso, y lo hará arder sobre el altar, como memorial.[2] Ofrenda quemada es, de olor grato a Jehová.
Lev 2:3:Lo que resta de la ofrenda, cosa santísima de las ofrendas que se queman para Jehová, será de Aarón y de sus hijos.
Lev 2:8:La ofrenda preparada con estas cosas se la llevarás a Jehová y la presentarás al sacerdote, el cual la llevará hasta el altar.
Lev 2:9:El sacerdote tomará de aquella ofrenda lo que sea para memorial y lo hará arder sobre el altar, como ofrenda quemada de olor grato a Jehová.
Lev 2:10:Y lo que resta de la ofrenda, cosa santísima de las ofrendas que se queman para Jehová, será de Aarón y de sus hijos.
Lev 2:11:"Ninguna ofrenda que presentéis a Jehová será preparada con levadura, pues ninguna cosa leudada, ni ninguna de miel, se ha de quemar como ofrenda para Jehová.
Lev 2:12:Como ofrenda de primicias las ofreceréis a Jehová, pero no subirán al altar como ofrenda de olor grato.[3]
Lev 2:14:"Si presentas a Jehová una ofrenda de primicias,[5] tostarás al fuego las espigas verdes y ofrecerás el grano desmenuzado como ofrenda de tus primicias.
Lev 2:16:Como memorial, el sacerdote hará arder parte del grano desmenuzado y del aceite, junto con todo el incienso. Es una ofrenda quemada para Jehová.
Lev 3:1:"Si su ofrenda es un sacrificio de paz,[1] y lo que ha de ofrecer es de ganado vacuno, ofrecerá delante de Jehová un macho y una hembra sin defecto.
Lev 3:3:"Luego ofrecerá del sacrificio de paz, como ofrenda quemada a Jehová, la grasa que cubre los intestinos, y toda la que está sobre las entrañas,
Lev 3:5:Los hijos de Aarón harán arder todo esto en el altar, sobre el holocausto que estará sobre la leña que habrá encima del fuego. Es una ofrenda de olor grato para Jehová.
Lev 3:6:"Pero si su ofrenda para el sacrificio de paz a Jehová es de ovejas, ofrecerá un macho y una hembra sin defecto.
Lev 3:7:Si presenta un cordero como su ofrenda, lo presentará delante de Jehová.
Lev 3:9:"Del sacrificio de paz presentará como ofrenda quemada a Jehová la grasa, la cola entera, que cortará desde la raíz del espinazo, la grasa que cubre todos los intestinos, y toda la que está sobre las entrañas.
Lev 3:11:El sacerdote hará arder todo esto sobre el altar. Es manjar de ofrenda quemada para Jehová.
Lev 3:12:"Si es una cabra su ofrenda, la presentará delante de Jehová.
Lev 3:14:"Después presentará de ella, como su ofrenda quemada a Jehová, la grasa que cubre los intestinos y toda la que está sobre las entrañas,
Lev 3:16:Luego el sacerdote hará arder todo esto sobre el altar. Es manjar de ofrenda de olor grato que se quema a Jehová. Toda la grasa es de Jehová.
Lev 4:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 4:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguna persona peque involuntariamente[2] contra alguno de los mandamientos de Jehová sobre cosas que no se han de hacer, y hace alguna de ellas:
Lev 4:3:"Si el que peca es el sacerdote ungido,[3] haciendo así culpable al pueblo,[4] ofrecerá a Jehová, por el pecado que ha cometido, un becerro sin defecto, como expiación.
Lev 4:4:Llevará el becerro a la puerta del Tabernáculo de reunión delante de Jehová, pondrá su mano sobre la cabeza[5] del becerro y lo degollará delante de Jehová.
Lev 4:6:Mojará el sacerdote su dedo en la sangre, y rociará con aquella sangre siete veces delante de Jehová frente al velo del santuario.
Lev 4:7:El sacerdote pondrá de esa sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático, que está en el Tabernáculo de reunión delante de Jehová, y echará el resto de la sangre del becerro al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 4:13:"Si ha sido toda la congregación de Israel la que ha errado involuntariamente, aunque la falta haya quedado oculta a los ojos del pueblo, son culpables de haber hecho algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer,
Lev 4:15:los ancianos de la congregación[7] pondrán sus manos sobre la cabeza del becerro delante de Jehová, y en presencia de Jehová degollarán aquel becerro.
Lev 4:17:el sacerdote mojará su dedo en la sangre, y con ella rociará siete veces delante de Jehová frente al velo.
Lev 4:18:De aquella sangre pondrá sobre los cuernos del altar que está delante de Jehová en el Tabernáculo de reunión, y derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 4:22:"Si el que peca involuntariamente es un jefe, cometiendo una falta contra alguno de todos los mandamientos de Jehová, su Dios, sobre cosas que no se han de hacer, es culpable.
Lev 4:24:"Pondrá su mano sobre la cabeza del macho cabrío y lo degollará en el lugar donde se deguella el holocausto, delante de Jehová. Es un sacrificio de expiación."
Lev 4:27:"Si alguna persona del pueblo peca involuntariamente, cometiendo una falta contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, es culpable.
Lev 4:31:Después le quitará toda su grasa, de la manera que le fue quitada la grasa al sacrificio de paz, y el sacerdote la hará arder sobre el altar en olor grato a Jehová. Así hará el sacerdote expiación por él, y será perdonado.
Lev 4:35:Le quitará toda su grasa, como le fue quitada la grasa al sacrificio de paz, y el sacerdote la hará arder en el altar sobre la ofrenda quemada a Jehová. Así hará el sacerdote expiación por el pecado que haya cometido, y será perdonado.
Lev 5:6:y para su expiación presentará a Jehová, como ofrenda de expiación por el pecado que cometió, una hembra de los rebaños, una cordera o una cabra. Así le hará el sacerdote expiación por su pecado.
Lev 5:7:"Y si no tiene lo suficiente para un cordero, presentará a Jehová, como expiación por el pecado que cometió, dos tórtolas o dos palominos, uno para la expiación y el otro para un holocausto.
Lev 5:12:La llevará entonces al sacerdote, el cual tomará de ella un puñado como memorial, y la hará arder en el altar sobre las ofrendas quemadas a Jehová. Es un sacrificio de expiación.
Lev 5:14:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 5:15:"Si alguna persona comete una falta y peca involuntariamente en las cosas santas de Jehová, presentará por su culpa a Jehová un carnero de los rebaños, sin defecto, valorado en siclos de plata, según el siclo del santuario, como ofrenda por el pecado.
Lev 5:17:"Finalmente, si una persona peca, o hace alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable y llevará su pecado.
Lev 5:19:Es una infracción, y ciertamente pecó contra Jehová".
Lev 6:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 6:2:"Si alguien peca y comete fraude contra Jehová, por haber negado a su prójimo lo encomendado o dejado en su mano, o bien por haber robado o despojado a su prójimo,
Lev 6:6:Para la expiación de su culpa llevará a Jehová un carnero sin defecto de los rebaños, conforme a tu estimación, y lo dará al sacerdote para la expiación.
Lev 6:7:El sacerdote hará expiación por él delante de Jehová, y obtendrá el perdón de cualquiera de aquellas cosas en que suele ofender".[1]
Lev 6:8:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 6:14:"Esta es la ley de la ofrenda:[3] La ofrecerán los hijos de Aarón delante de Jehová ante el altar.
Lev 6:15:Uno de ellos tomará un puñado de la flor de harina de la ofrenda, con su aceite y todo el incienso que está sobre la ofrenda, y lo hará arder sobre el altar como un memorial de olor grato a Jehová.
Lev 6:18:Todos los hombres entre los hijos de Aarón comerán de ella. Estatuto perpetuo será para vuestras generaciones en lo tocante a las ofrendas quemadas para Jehová. Toda cosa que las toque quedará santificada".
Lev 6:19:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 6:20:"Esta es la ofrenda que Aarón y sus hijos ofrecerán a Jehová el día que sean ungidos: la décima parte de un efa de flor de harina, la mitad por la mañana y la otra mitad por la tarde, como ofrenda perpetua.
Lev 6:21:En una sartén se preparará con aceite; frita la presentarás, y ofrecerás los pedazos cocidos como ofrenda de olor grato a Jehová.
Lev 6:22:Igual ofrenda hará el sacerdote que sea ungido en lugar de Aarón de entre sus hijos. Es estatuto perpetuo de Jehová: toda ella será quemada.
Lev 6:24:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 6:25:"Diles a Aarón y a sus hijos que esta es la ley del sacrificio expiatorio: En el lugar donde se deguella el holocausto, será degollada la ofrenda por el pecado[4] delante de Jehová. Es cosa santísima."
Lev 7:5:Luego el sacerdote lo hará arder sobre el altar como ofrenda quemada a Jehová. Es un sacrificio de expiación.
Lev 7:11:"Esta es la ley del sacrificio de paz[3] que se ofrecerá a Jehová:
Lev 7:14:De toda la ofrenda se tomará una parte como ofrenda reservada a Jehová, la cual será del sacerdote que haya rociado la sangre de los sacrificios de paz.
Lev 7:20:"La persona que, estando impura, coma la carne del sacrificio de paz, el cual es de Jehová, será eliminada de su pueblo.
Lev 7:21:"Además, la persona que toque alguna cosa inmunda, ya sea inmundicia de hombre, o animal inmundo o cualquier abominación inmunda, y coma la carne del sacrificio de paz, el cual es de Jehová, esa persona será eliminada de su pueblo".
Lev 7:22:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 7:25:"Cualquiera que coma grasa de animal del que se ofrece a Jehová ofrenda quemada, la persona que la coma será eliminada de su pueblo.
Lev 7:28:Habló más Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 7:29:"Di a los hijos de Israel: El que ofrezca un sacrificio de paz a Jehová, llevará la ofrenda del sacrificio de paz ante Jehová.
Lev 7:30:Con sus manos presentará las ofrendas que se han de quemar ante Jehová; ofrecerá la grasa con el pecho; el pecho para que sea mecido como sacrificio mecido delante de Jehová.
Lev 7:35:Esta es la porción de Aarón y la porción de sus hijos, de las ofrendas que se queman a Jehová, desde el día en que él los consagró para ser sacerdotes de Jehová;
Lev 7:36:esto mandó Jehová que los hijos de Israel les dieran, como estatuto perpetuo para sus generaciones, desde el día que él los ungió.
Lev 7:38:que Jehová dio a Moisés en el monte Sinaí, el día en que mandó a los hijos de Israel que presentaran sus ofrendas a Jehová en el desierto de Sinaí.
Lev 8:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 8:4:Hizo, pues, Moisés como Jehová le mandó, y se reunió la congregación a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 8:5:Y dijo Moisés a la comunidad: "Esto es lo que Jehová ha mandado hacer".
Lev 8:9:También puso la mitra sobre su cabeza, y encima de la mitra, en la frente, puso la lámina de oro, la diadema santa, como Jehová había mandado a Moisés.[3]
Lev 8:13:Después Moisés hizo acercarse a los hijos de Aarón, los vistió con las túnicas, los ciñó con cintos y les ajustó las tiaras, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.
Lev 8:17:Pero el becerro, su piel, su carne y su estiércol los quemó al fuego fuera del campamento, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.
Lev 8:21:Luego de lavar con agua los intestinos y las piernas, Moisés quemó todo el carnero sobre el altar, como un holocausto de olor grato, una ofrenda que se quema para Jehová, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.
Lev 8:26:Del canastillo de los panes sin levadura, que estaba delante de Jehová, tomó una torta sin levadura, y una torta de pan de aceite y una hojaldre, y las puso con la grasa y la pierna derecha.
Lev 8:27:Lo puso todo en manos de Aarón y en manos de sus hijos, e hizo mecerlo como ofrenda mecida delante de Jehová.
Lev 8:28:Moisés tomó de nuevo aquellas cosas de sus manos, y las hizo arder en el altar sobre el holocausto. Eran las consagraciones de olor grato, una ofrenda quemada a Jehová.
Lev 8:29:Moisés tomó entonces el pecho, y lo meció como ofrenda mecida delante de Jehová; aquella era la parte del carnero de las consagraciones que pertenecía a Moisés, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.
Lev 8:34:De la manera que hoy se ha hecho, mandó hacer Jehová para hacer expiación por vosotros.
Lev 8:35:A la puerta, pues, del Tabernáculo de reunión estaréis día y noche durante siete días, y guardaréis la ordenanza delante de Jehová, para que no muráis, pues así me ha sido mandado".
Lev 8:36:Aarón y sus hijos hicieron todas las cosas que mandó Jehová por medio de Moisés.
Lev 9:2:y dijo a Aarón: "Toma de la vacada un becerro para la expiación y un carnero para el holocausto, ambos sin defecto, y ofrécelos delante de Jehová.
Lev 9:4:Asimismo un buey y un carnero para el sacrificio de paz, los cuales inmolaréis delante de Jehová, y una ofrenda amasada con aceite, porque Jehová se manifestará hoy a vosotros".
Lev 9:5:Ellos llevaron delante del Tabernáculo de reunión lo que mandó Moisés; vino toda la congregación y se puso delante de Jehová.
Lev 9:6:Entonces Moisés dijo: "Esto es lo que mandó Jehová; hacedlo, y la gloria de Jehová se os manifestará".
Lev 9:7:Después dijo Moisés a Aarón: "Acércate al altar, ofrece tu sacrificio de expiación y tu holocausto, y haz la reconciliación por ti y por el pueblo; presenta también la ofrenda del pueblo, y haz la reconciliación por ellos, como ha mandado Jehová".[1]
Lev 9:10:Luego hizo arder sobre el altar la grasa, los riñones y la grasa del hígado de la víctima de la expiación, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Lev 9:21:pero los pechos, junto con la pierna derecha, los meció Aarón, como ofrenda mecida delante de Jehová, tal como Jehová lo había mandado a Moisés.[3]
Lev 9:23:Luego entraron Moisés y Aarón en el Tabernáculo de reunión. Cuando salieron, bendijeron al pueblo, y la gloria de Jehová se manifestó a todo el pueblo.
Lev 9:24:Salió fuego de la presencia de Jehová y consumió el holocausto con las grasas que estaban sobre el altar. Al ver esto, todos los del pueblo alabaron y se postraron sobre sus rostros.[5]
Lev 10:1:[1] Nadab y Abiú,[2] hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, pusieron en ellos fuego, le echaron incienso encima, y ofrecieron delante de Jehová un fuego extraño,[3] que él nunca les había mandado.[4]
Lev 10:2:Entonces salió de la presencia de Jehová un fuego[5] que los quemó, y murieron delante de Jehová.
Lev 10:3:Luego dijo Moisés a Aarón: "Esto es lo que Jehová afirmó cuando dijo: "En los que a mí se acercanme santificaré, y en presencia de todo el puebloseré glorificado". Y Aarón calló.
Lev 10:6:Entonces Moisés dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: "No descubráis vuestras cabezas ni rasguéis vuestros vestidos en señal de duelo, para que no muráis, ni se levante la ira sobre toda la congregación; pero vuestros hermanos, toda la casa de Israel, sí se lamentarán por el fuego que ha encendido Jehová.
Lev 10:7:No os alejéis de la puerta del Tabernáculo de reunión, porque moriréis, pues el aceite de la unción de Jehová está sobre vosotros". Y ellos hicieron conforme al dicho de Moisés.
Lev 10:8:Entonces Jehová habló a Aarón y le dijo:
Lev 10:11:y enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dado por medio de Moisés".
Lev 10:12:Moisés dijo a Aarón y a Eleazar e Itamar, los hijos que le habían quedado: "Tomad la ofrenda que queda de las ofrendas encendidas a Jehová, y comedla sin levadura junto al altar, porque es cosa muy santa.
Lev 10:13:La comeréis, pues, en lugar santo, porque esto es lo reservado a ti y a tus hijos de las ofrendas quemadas a Jehová,[6] pues así me ha sido mandado.
Lev 10:15:Con las ofrendas de las grasas que se han de quemar, traerán la pierna que se ha de reservar y el pecho que será mecido como ofrenda mecida delante de Jehová; serán para ti y tus hijos derecho perpetuo, como Jehová lo ha mandado".[7]
Lev 10:17:--¿Por qué no comisteis la expiación en lugar santo? Pues es muy santa,[8] y él os la dio para llevar el pecado de la comunidad, para que sean reconciliados delante de Jehová.
Lev 10:19:Aarón respondió a Moisés: --Mira, hoy han ofrecido su expiación y su holocausto delante de Jehová, pero a mí me han sucedido estas cosas. Si yo hubiera comido hoy del sacrificio de expiación, ¿sería esto grato a Jehová?
Lev 11:1:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Lev 11:44:Yo soy Jehová, vuestro Dios. Vosotros por tanto os santificaréis y seréis santos, porque yo soy santo.[2] Así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra.
Lev 11:45:Yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo".
Lev 12:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 12:7:El sacerdote los ofrecerá delante de Jehová y hará expiación por ella. Así quedará limpia del flujo de su sangre". Esta es la ley para la que da a luz un hijo o una hija.
Lev 13:1:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Lev 14:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 14:11:Y el sacerdote que lo purifica presentará delante de Jehová al que se ha de limpiar con aquellas cosas a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 14:12:El sacerdote tomará un cordero y lo ofrecerá por la culpa, con el log de aceite, y lo mecerá como ofrenda mecida delante de Jehová.
Lev 14:16:mojará su dedo derecho en el aceite que tiene en su mano izquierda, y esparcirá del aceite con su dedo siete veces delante de Jehová.
Lev 14:18:Lo que quede del aceite que tiene en su mano, lo pondrá sobre la cabeza del que se purifica. Así hará el sacerdote expiación por él delante de Jehová.
Lev 14:23:Al octavo día de su purificación traerá estas cosas al sacerdote, a la puerta del Tabernáculo de reunión, delante de Jehová.
Lev 14:24:El sacerdote tomará el cordero de la expiación por la culpa y el log de aceite, y los mecerá como ofrenda mecida delante de Jehová.
Lev 14:27:y con su dedo derecho rociará del aceite que tiene en su mano izquierda, siete veces delante de Jehová.
Lev 14:29:Y lo que sobre del aceite que el sacerdote tiene en su mano, lo pondrá sobre la cabeza del que se purifica, para reconciliarlo delante de Jehová.
Lev 14:31:uno como sacrificio de expiación por el pecado y el otro como holocausto, además de la ofrenda. Así hará el sacerdote expiación por el que se ha de purificar, delante de Jehová".
Lev 14:33:Habló también Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Lev 15:1:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Lev 15:14:Al octavo día, tomará dos tórtolas o dos palominos, vendrá delante de Jehová a la puerta del Tabernáculo de reunión y los dará al sacerdote.
Lev 15:15:El sacerdote ofrecerá uno como ofrenda por el pecado y el otro como holocausto. Así el sacerdote lo purificará de su flujo delante de Jehová.
Lev 15:30:El sacerdote los ofrecerá, uno como sacrificio por el pecado y el otro como holocausto. Así el sacerdote la purificará delante de Jehová del flujo de su impureza.
Lev 16:1:[1] Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, que murieron cuando se acercaron a la presencia de Jehová.[2]
Lev 16:2:Y Jehová dijo a Moisés: "Di a Aarón, tu hermano, que no entre en todo tiempo en el santuario detrás del velo,[3] delante del propiciatorio que está sobre el Arca,[4] para que no muera, pues yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.
Lev 16:7:Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del Tabernáculo de reunión.
Lev 16:8:Luego echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos, una suerte por Jehová y otra suerte por Azazel.[7]
Lev 16:9:Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual caiga la suerte por Jehová, y lo ofrecerá como expiación.
Lev 16:10:Pero el macho cabrío sobre el cual caiga la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él y enviarlo al desierto para Azazel.
Lev 16:12:Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar que está delante de Jehová, y dos puñados del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo.[8]
Lev 16:13:Pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el Testimonio, para que no muera.
Lev 16:18:saldrá hacia el altar que está delante de Jehová, y lo expiará: tomará de la sangre del becerro y de la sangre del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos alrededor del altar.[11]
Lev 16:30:porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová.[17]
Lev 16:34:"Esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel".[18] Y Moisés lo hizo como Jehová le mandó.
Lev 17:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 17:2:"Habla a Aarón, a sus hijos y a todos los hijos de Israel, y diles: Esto es lo que ha mandado Jehová:[2]
Lev 17:4:y no lo lleve a la puerta del Tabernáculo de reunión para presentarlo como ofrenda a Jehová delante del tabernáculo de Jehová, será culpado de la sangre derramada. Tal hombre derramó sangre y será por tanto eliminado de su pueblo,
Lev 17:5:a fin de que los hijos de Israel traigan sus sacrificios, los que sacrifican en medio del campo, que los traigan al sacerdote, ante Jehová, a la puerta del Tabernáculo de reunión, y así ofrezcan sus sacrificios de paz a Jehová.
Lev 17:6:El sacerdote esparcirá la sangre sobre el altar de Jehová a la puerta del Tabernáculo de reunión, y quemará la grasa como olor grato a Jehová.
Lev 17:9:y no lo traiga a la puerta del Tabernáculo de reunión para ofrecerlo a Jehová, tal hombre será igualmente eliminado de su pueblo.
Lev 18:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 18:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: "Yo soy Jehová, vuestro Dios.
Lev 18:4:"Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 18:5:"Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis ordenanzas, porque el hombre que los cumpla, gracias a ellos[1] vivirá. Yo, Jehová.
Lev 18:6:"Ningún hombre se llegue a parienta próxima alguna para descubrir su desnudez. Yo, Jehová.
Lev 18:21:"No darás un hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc;[10] no profanarás así el nombre de tu Dios. Yo, Jehová.
Lev 18:30:Guardad, pues, mi ordenanza, y no sigáis ninguna de estas costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, para que no os contaminéis en ellas. Yo, Jehová, vuestro Dios".
Lev 19:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 19:2:"Habla a toda la congregación de los hijos de Israel[1] y diles: "Santos seréis, porque santo soy yo, Jehová, vuestro Dios.[2]
Lev 19:3:"Cada uno temerá a su madre y a su padre. "Mis sábados guardaréis. Yo, Jehová, vuestro Dios.[3]
Lev 19:4:"No os volveréis a los ídolos,[4] ni haréis para vosotros dioses de fundición. Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 19:5:"Cuando ofrezcáis un sacrificio de ofrenda de paz a Jehová, ofrecedlo de tal manera que él os acepte.
Lev 19:8:y el que lo coma cargará con su delito, por cuanto profanó lo santo de Jehová. La tal persona será eliminada de su pueblo.
Lev 19:10:No rebuscarás tu viña ni recogerás el fruto caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo dejarás. Yo, Jehová, vuestro Dios.[5]
Lev 19:12:"No juraréis en falso por mi nombre,[8] profanando así el nombre de tu Dios. Yo, Jehová.
Lev 19:14:"No maldecirás al sordo, ni delante del ciego[10] pondrás tropiezo, sino que tendrás temor de tu Dios. Yo, Jehová.
Lev 19:16:"No andarás chismeando entre tu pueblo. "No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo, Jehová.
Lev 19:18:"No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Jehová.[13]
Lev 19:21:Él ofrecerá a Jehová, a la puerta del Tabernáculo de reunión, un carnero como expiación por su culpa.
Lev 19:22:Con el carnero de la expiación lo reconciliará el sacerdote delante de Jehová, por el pecado que cometió, y se le perdonará el pecado que ha cometido.
Lev 19:24:Al cuarto año, todo su fruto será consagrado en alabanzas a Jehová.
Lev 19:25:Pero al quinto año comeréis de su fruto, para que os haga crecer su fruto. Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 19:28:"No haréis incisiones en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo, Jehová.[18]
Lev 19:30:"Mis sábados guardaréis, y por mi santuario tendréis reverencia. Yo, Jehová.[20]
Lev 19:31:"No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis,[21] contaminándoos con ellos. Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 19:32:"Delante de las canas te levantarás y honrarás el rostro del anciano. De tu Dios tendrás temor. Yo, Jehová.
Lev 19:34:Como a uno de vosotros trataréis al extranjero que habite entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.[22] Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 19:36:Balanzas justas, pesas justas y medidas justas[23] tendréis. Yo soy Jehová, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto.
Lev 19:37:"Guardad, pues, todos mis estatutos y todas mis ordenanzas, y ponedlos por obra. Yo, Jehová".
Lev 20:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 20:7:"Santificaos, pues, y sed santos, porque yo, Jehová, soy vuestro Dios.
Lev 20:8:Guardad mis estatutos y ponedlos por obra. Yo soy Jehová, el que os santifico.
Lev 20:24:Pero a vosotros os he dicho: "Vosotros poseeréis la tierra de ellos, y yo os la daré para que la poseáis por heredad, tierra que fluye leche y miel". "Yo soy Jehová, vuestro Dios, que os he apartado de los demás pueblos.
Lev 20:26:Habéis, pues, de serme santos, porque yo, Jehová, soy santo, y os he apartado de entre los pueblos para que seáis míos.
Lev 21:1:Jehová dijo a Moisés: "Habla a los sacerdotes, hijos de Aarón, y diles que no se contaminen[1] por un muerto en sus pueblos,
Lev 21:6:Santos serán para su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios, porque ofrecen las ofrendas quemadas para Jehová y el pan de su Dios; por tanto, serán santos.
Lev 21:8:Por tanto, lo santificarás, pues el pan de tu Dios ofrece; santo será para ti, porque santo soy yo, Jehová, el que os santifico.
Lev 21:12:No saldrá del santuario ni profanará el santuario de su Dios, porque tiene sobre él la consagración del aceite de la unción de su Dios. Yo, Jehová.
Lev 21:15:para que no profane su descendencia entre su pueblo, porque yo, Jehová, soy el que los santifico".[5]
Lev 21:16:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Lev 21:21:Ningún hombre de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas quemadas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su Dios.
Lev 21:23:Pero no se acercará tras el velo, ni se acercará al altar, por cuanto hay defecto en él; para que no profane mi santuario,[6] porque yo, Jehová, soy el que los santifico".
Lev 22:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 22:2:"Di a Aarón y a sus hijos que se abstengan de las cosas santas que los hijos de Israel me han dedicado, para que no profanen mi santo nombre. Yo, Jehová.
Lev 22:3:"Diles que todo hombre de vuestra descendencia, en todas vuestras generaciones, que se acerque a las cosas sagradas que los hijos de Israel consagran a Jehová, estando impuro, será eliminado de mi presencia. Yo, Jehová.
Lev 22:8:No comerá animal muerto ni despedazado por las fieras, pues se contaminaría con ello. Yo, Jehová.
Lev 22:9:"Guarden, pues, mi ordenanza, no sea que carguen con algún pecado cuando la profanen, y mueran a causa de ello. Yo soy Jehová, que los santifico.
Lev 22:15:No profanarán, pues, las cosas santas de los hijos de Israel, las cuales apartan para Jehová,
Lev 22:16:pues les harían cargar la iniquidad del pecado, por comer esas cosas santas. Yo, Jehová, soy el que los santifico".
Lev 22:17:También habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 22:18:"Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y diles: Cualquier hombre de la casa de Israel, o de los extranjeros en Israel, que presente su ofrenda en pago de sus votos o como ofrenda voluntaria presentada en holocausto a Jehová,
Lev 22:21:"Asimismo, cuando alguno ofrezca un sacrificio en ofrenda de paz a Jehová para cumplir un voto, o como ofrenda voluntaria, sea de vacas o de ovejas, para que sea aceptado será sin defecto.
Lev 22:22:No ofreceréis a Jehová un animal ciego, perniquebrado, mutilado, verrugoso, sarnoso o roñoso, ni de ellos pondréis ofrenda quemada sobre el altar de Jehová.
Lev 22:24:No ofreceréis a Jehová un animal con testículos heridos o magullados, rasgados o cortados, ni en vuestra tierra lo ofreceréis.
Lev 22:26:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 22:27:"El becerro o el cordero o la cabra, cuando nazca, siete días estará mamando de su madre, pero desde el octavo día en adelante será aceptado como ofrenda de sacrificio que se quema para Jehová.
Lev 22:29:"Cuando ofrezcáis un sacrificio de acción de gracias a Jehová, lo sacrificaréis de manera que sea aceptable.
Lev 22:30:En el mismo día se comerá; no dejaréis de él para otro día. Yo, Jehová.
Lev 22:31:"Guardad, pues, mis mandamientos, y cumplidlos. Yo, Jehová.
Lev 22:32:"No profanéis mi santo nombre, para que yo sea santificado en medio de los hijos de Israel. Yo soy Jehová, que os santifico,
Lev 22:33:y os saqué de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, Jehová".
Lev 23:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 23:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas:
Lev 23:3:"Seis días se trabajará, pero el séptimo día será de descanso,[2] santa convocación; ningún trabajo haréis. Es el día de descanso dedicado a Jehová dondequiera que habitéis.
Lev 23:4:"Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las reuniones santas que convocaréis en las fechas señaladas:
Lev 23:5:"En el primer mes, el día catorce del mes, al atardecer, es la Pascua de Jehová.[3]
Lev 23:6:"A los quince días de este mes es la fiesta solemne de los Panes sin levadura[4] en honor a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura.
Lev 23:8:Durante siete días ofreceréis a Jehová ofrendas quemadas. El séptimo día será de santa convocación y ningún trabajo de siervo haréis".
Lev 23:9:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 23:11:El sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptados. El día siguiente al sábado la mecerá.
Lev 23:12:Y el día que ofrezcáis la gavilla, sacrificaréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová.
Lev 23:13:Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda que se quema con olor gratísimo para Jehová; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin.
Lev 23:16:Hasta el día siguiente al séptimo sábado contaréis cincuenta días;[5] entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová.
Lev 23:17:De vuestras habitaciones llevaréis dos panes como ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová.
Lev 23:18:Junto con el pan ofreceréis siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada y dos carneros: serán el holocausto para Jehová, además de su ofrenda y sus libaciones, ofrenda de olor grato que se quema a Jehová.
Lev 23:20:El sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa consagrada a Jehová para el sacerdote.
Lev 23:22:"Cuando seguéis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás. Yo, Jehová, vuestro Dios".[7]
Lev 23:23:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 23:25:Ningún trabajo de siervos haréis, y presentaréis una ofrenda quemada a Jehová".
Lev 23:26:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 23:27:"A los diez días de este séptimo mes será el día de expiación;[10] tendréis santa convocación, afligiréis vuestras almas y presentaréis una ofrenda quemada a Jehová.
Lev 23:28:Ningún trabajo haréis en este día, pues es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová, vuestro Dios.
Lev 23:33:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 23:34:"Habla a los hijos de Israel y diles: A los quince días de ese mes séptimo celebraréis durante siete días la fiesta solemne de los Tabernáculos[11] en honor a Jehová.
Lev 23:36:Durante siete días presentaréis ofrenda quemada a Jehová. El octavo día tendréis santa convocación, y presentaréis ofrenda quemada a Jehová; es fiesta, ningún trabajo de siervos haréis.
Lev 23:37:"Estas son las fiestas solemnes de Jehová, en las que convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda quemada a Jehová, holocausto y ofrenda, sacrificio y libaciones, cada cosa en su día,
Lev 23:38:además de los sábados de Jehová, de vuestros dones, de todos vuestros votos y de todas las ofrendas voluntarias que acostumbráis dar a Jehová.
Lev 23:39:"Pero a los quince días del séptimo mes, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días;[12] el primer día será de descanso, y el octavo día será también día de descanso.
Lev 23:40:Tomaréis el primer día ramas con frutos de los mejores árboles, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos y sauces de los arroyos, y durante siete días os regocijaréis delante de Jehová, vuestro Dios.
Lev 23:41:Le haréis fiesta a Jehová durante siete días cada año. Os será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; en el séptimo mes la haréis.
Lev 23:43:para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo, Jehová, vuestro Dios".[13]
Lev 23:44:Así habló Moisés a los hijos de Israel sobre las fiestas solemnes de Jehová.
Lev 24:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 24:3:Fuera del velo del Testimonio, en el Tabernáculo de reunión, las dispondrá Aarón delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana. Estatuto perpetuo os será por vuestras generaciones.
Lev 24:4:Sobre el candelabro de oro puro dispondrá las lámparas, para que ardan siempre delante de Jehová.[1]
Lev 24:6:Y las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa de oro puro delante de Jehová.
Lev 24:7:Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, como ofrenda que se quema a Jehová.[2]
Lev 24:8:Cada sábado lo dispondrá sin falta delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo.
Lev 24:9:Será, por derecho perpetuo, de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo, porque es una cosa muy santa que les pertenece de las ofrendas que se queman a Jehová".[3]
Lev 24:12:Lo pusieron en la cárcel, hasta que les fuera declarado qué hacer por palabra de Jehová.
Lev 24:13:Y Jehová habló a Moisés, y le dijo:
Lev 24:16:El que blasfeme contra el nombre de Jehová ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará. Tanto el extranjero como el natural, si blasfema contra el Nombre, que muera.
Lev 24:22:"Un mismo estatuto tendréis para el extranjero y para el natural,[7] porque yo soy Jehová, vuestro Dios".
Lev 24:23:Entonces habló Moisés a los hijos de Israel, y ellos sacaron del campamento al blasfemo y lo apedrearon. Los hijos de Israel hicieron según Jehová había mandado a Moisés.
Lev 25:1:Jehová habló a Moisés en el monte Sinaí y le dijo:
Lev 25:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová.
Lev 25:4:Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembrarás tu tierra ni podarás tu viña.[1]
Lev 25:17:"No engañe ninguno a su prójimo, sino temed a vuestro Dios, porque yo soy Jehová, vuestro Dios.
Lev 25:38:Yo soy Jehová, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para daros la tierra de Canaán y para ser vuestro Dios.
Lev 25:55:porque los hijos de Israel son mis siervos; son siervos míos, a quienes yo saqué de la tierra de Egipto. Yo, Jehová, vuestro Dios.
Lev 26:1:[1] "No haréis para vosotros ídolos ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros ante ella, porque yo soy Jehová, vuestro Dios.[2]
Lev 26:2:Guardad mis sábados y reverenciad mi santuario. Yo, Jehová.[3]
Lev 26:13:Yo soy Jehová, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para que no fuerais sus siervos; rompí las coyundas de vuestro yugo y os he hecho andar con el rostro erguido.
Lev 26:44:"Aun con todo esto, cuando ellos estén en tierra de sus enemigos, yo no los desecharé, ni los abominaré hasta consumirlos, invalidando mi pacto con ellos, porque yo, Jehová, soy su Dios.
Lev 26:45:Antes me acordaré de ellos por el pacto antiguo, cuando los saqué de la tierra de Egipto a los ojos de las naciones para ser su Dios. Yo, Jehová".
Lev 26:46:Estos son los estatutos, preceptos y leyes que estableció Jehová entre él y los hijos de Israel en el monte Sinaí por medio de Moisés.
Lev 27:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Lev 27:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguien haga un voto especial a Jehová,[2] según la estimación de las personas que se hayan de redimir, lo estimarás así:
Lev 27:9:"Si se trata de un animal de los que se pueden ofrecer a Jehová, todo lo que de los tales se dé a Jehová será santo.
Lev 27:11:"Si se trata de algún animal inmundo, de los que no se pueden ofrecer a Jehová, entonces el animal será puesto delante del sacerdote,
Lev 27:14:"Cuando alguien dedique su casa consagrándola a Jehová, la valorará el sacerdote, sea buena o sea mala; según la valore el sacerdote, así quedará.
Lev 27:16:"Si alguien dedica una parte de la tierra de su posesión a Jehová, tu estimación será conforme a su siembra: un homer de siembra de cebada se valorará en cincuenta siclos de plata.
Lev 27:21:sino que cuando quede libre en el jubileo, la tierra será santa para Jehová, como tierra consagrada: será la posesión del sacerdote.
Lev 27:22:"Si alguien dedica a Jehová un terreno que compró y que no forma parte de la tierra de su herencia,
Lev 27:23:entonces el sacerdote calculará con él la suma de tu estimación hasta el año del jubileo, y aquel día él pagará el precio señalado, como cosa consagrada a Jehová.
Lev 27:26:"Pero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo dedicará; sea buey u oveja, de Jehová es.[6]
Lev 27:28:"No se venderá ni se rescatará ninguna cosa consagrada que alguien haya dedicado a Jehová; de todo lo que tenga, ya sea hombres, animales o tierras de su posesión, todo lo consagrado será cosa santísima para Jehová.[7]
Lev 27:30:"El diezmo de la tierra, tanto de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, es de Jehová: es cosa dedicada a Jehová.[8]
Lev 27:32:"Todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.
Lev 27:34:Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés para los hijos de Israel en el monte Sinaí.
Num 1:1:Habló Jehová a Moisés en el desierto de Sinaí, en el Tabernáculo de reunión, el primer día del segundo mes, el año segundo[1] de su salida de la tierra de Egipto,[2] y le dijo:
Num 1:19:Tal como Jehová se lo había mandado, Moisés los contó en el desierto de Sinaí.
Num 1:48:porque Jehová le había dicho a Moisés:
Num 1:54:E hicieron los hijos de Israel conforme a todas las cosas que mandó Jehová a Moisés. Así lo hicieron.
Num 2:1:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 2:33:Pero los levitas no fueron contados entre los hijos de Israel, como Jehová lo mandó a Moisés.
Num 2:34:E hicieron los hijos de Israel conforme a todas las cosas que Jehová mandó a Moisés. Así acamparon bajo sus banderas, y así marcharon cada uno por sus familias, según las casas de sus padres.
Num 3:1:Estos eran los descendientes de Aarón y de Moisés, en el día en que Jehová habló a Moisés en el monte Sinaí.
Num 3:4:Pero Nadab y Abiú murieron delante de Jehová cuando ofrecieron fuego extraño[2] delante de Jehová en el desierto de Sinaí. Y no tuvieron hijos. Eleazar e Itamar ejercieron el sacerdocio en presencia de Aarón su padre.
Num 3:5:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 3:11:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 3:13:porque mío es todo primogénito. Desde el día en que yo hice morir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, santifiqué para mí a todos los primogénitos en Israel, tanto de hombres como de animales.[4] Míos serán. Yo, Jehová".
Num 3:14:Jehová habló a Moisés en el desierto de Sinaí, y le dijo:
Num 3:16:Y Moisés los registró conforme a la palabra de Jehová, como le fue mandado.
Num 3:39:Todos los levitas censados, que Moisés y Aarón registraron por familias, conforme a la palabra de Jehová, todos los varones de un mes para arriba, fueron 22.000.
Num 3:40:[10] Jehová dijo a Moisés: "Haz un censo de todos los primogénitos varones entre los hijos de Israel de un mes para arriba, y registra sus nombres.
Num 3:41:Luego tomarás para mí a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los levitas en lugar de todos los primogénitos de los animales de los hijos de Israel. Yo, Jehová".
Num 3:42:Moisés hizo el censo, como Jehová le mandó, de todos los primogénitos de los hijos de Israel.
Num 3:44:Luego habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 3:45:"Toma a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los levitas en lugar de sus animales, y los levitas serán míos. Yo, Jehová.
Num 3:51:Después Moisés entregó el dinero de los rescates a Aarón y a sus hijos, conforme a la palabra de Jehová, según lo que Jehová le había mandado.
Num 4:1:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 4:17:Habló Jehová a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 4:21:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 4:37:Estos fueron los registrados de las familias de Coat, todos los que ministran en el Tabernáculo de reunión, los cuales registraron Moisés y Aarón, como lo mandó Jehová por medio de Moisés.
Num 4:41:Estos fueron los registrados de las familias de los hijos de Gersón, todos los que ministran en el Tabernáculo de reunión, los cuales registraron Moisés y Aarón por mandato de Jehová.
Num 4:45:Estos fueron los registrados de las familias de los hijos de Merari, según el censo hecho por Moisés y Aarón, según lo mandó Jehová por medio de Moisés.
Num 4:49:Como lo mandó Jehová por medio de Moisés, fueron registrados, cada uno según su oficio y según su carga: su censo lo hizo él, como le fue mandado.
Num 5:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 5:4:Así lo hicieron los hijos de Israel: los echaron fuera del campamento. Como Jehová lo dijo a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.
Num 5:5:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 5:6:"Di a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometa cualquiera de los pecados con que los hombres son infieles contra Jehová, se hace culpable.
Num 5:8:Y si aquel hombre no tiene pariente al cual sea compensado el daño, se dará la indemnización del agravio a Jehová entregándola al sacerdote, además del carnero de las expiaciones, con que el sacerdote hará expiación por él.[5]
Num 5:11:[6] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 5:16:"El sacerdote hará que ella se acerque y se ponga delante de Jehová.
Num 5:18:Asimismo el sacerdote hará que la mujer se mantenga en pie delante de Jehová, descubrirá la cabeza de la mujer[7] y pondrá sobre sus manos la ofrenda recordativa, que es la ofrenda de celos. El sacerdote sostendrá en sus manos las aguas amargas que acarrean maldición.
Num 5:21:(el sacerdote proferirá sobre la mujer este juramento de maldición, y le dirá): Que Jehová te haga objeto de maldición y execración en medio de tu pueblo, y haga Jehová que tu muslo caiga[8] y que tu vientre se hinche,
Num 5:25:Después el sacerdote tomará de la mano de la mujer la ofrenda de los celos, la mecerá en presencia de Jehová y la ofrecerá delante del altar.
Num 5:30:o cuando del marido se apodere un espíritu de celos y sienta celos de su mujer: entonces la presentará delante de Jehová, y el sacerdote hará con ella como manda esta ley.
Num 6:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 6:2:"Habla a los hijos de Israel y diles: El hombre o la mujer que se aparte haciendo voto de nazareo, para dedicarse a Jehová,[1]
Num 6:5:En todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja por su cabeza: hasta que se cumplan los días de su consagración a Jehová, será santo y se dejará crecer el cabello.
Num 6:6:Durante todo el tiempo que se aparte para Jehová, no se acercará a persona muerta.
Num 6:8:Todo el tiempo de su nazareato estará consagrado a Jehová.
Num 6:12:se consagrará a Jehová por los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa. Los días anteriores serán anulados, por cuanto fue contaminado su nazareato.
Num 6:14:y presentará su ofrenda a Jehová, un cordero de un año sin tacha para un holocausto, una cordera de un año, sin defecto, para expiación, y un carnero sin defecto para una ofrenda de paz.
Num 6:16:El sacerdote lo ofrecerá delante de Jehová, y hará su expiación y su holocausto.[3]
Num 6:17:Luego ofrecerá el carnero como sacrificio de paz[4] a Jehová, junto con el canastillo de los panes sin levadura; ofrecerá asimismo el sacerdote su ofrenda y sus libaciones.
Num 6:20:El sacerdote presentará aquello como ofrenda mecida[5] delante de Jehová, lo cual será cosa santa, destinada al sacerdote, además del pecho mecido y de la pierna reservada. Después el nazareo podrá beber vino.
Num 6:21:"Esta es la ley del nazareo que haga un voto de ofrenda a Jehová por su nazareato, además de lo que sus recursos le permitan. Según el voto que haga, así lo cumplirá, conforme a la ley de su nazareato".[6]
Num 6:22:[7] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 6:24:"Jehová te bendiga y te guarde.
Num 6:25:Jehová haga resplandecersu rostro sobre ti[8] y tenga de ti misericordia;
Num 6:26:Jehová alce sobre ti su rostro[9] y ponga en ti paz".
Num 7:3:y trajeron sus ofrendas delante de Jehová: seis carros cubiertos y doce bueyes; por cada dos príncipes un carro, y por cada uno un buey, y los ofrecieron delante del Tabernáculo.
Num 7:4:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 7:11:Y Jehová dijo a Moisés: "Presentarán su ofrenda, un príncipe un día y otro príncipe otro día, para la dedicación del altar".
Num 8:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 8:3:Aarón lo hizo así: colocó las lámparas en la parte anterior del candelabro, tal como Jehová lo mandó a Moisés.
Num 8:4:El candelabro estaba hecho de oro labrado a martillo; desde el pie hasta las flores era labrado a martillo. Conforme al modelo que Jehová le mostró a Moisés, así hizo el candelabro.
Num 8:5:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 8:10:Cuando hayas acercado a los levitas a la presencia de Jehová, pondrán los hijos de Israel sus manos sobre los levitas.
Num 8:11:Entonces presentará Aarón a los levitas[4] delante de Jehová como ofrenda de los hijos de Israel, y servirán en el ministerio de Jehová.
Num 8:12:Después los levitas pondrán sus manos sobre las cabezas de los novillos: uno lo ofrecerás como expiación y el otro como holocausto a Jehová, para hacer expiación por los levitas.
Num 8:13:Colocarás luego a los levitas delante de Aarón y de sus hijos, y los presentarás como ofrenda a Jehová.
Num 8:20:Moisés, Aarón y toda la congregación de los hijos de Israel hicieron con los levitas conforme a todas las cosas que mandó Jehová a Moisés acerca de los levitas; así hicieron con ellos los hijos de Israel.
Num 8:21:Los levitas se purificaron y lavaron sus vestidos. Luego Aarón los presentó como ofrenda delante de Jehová, e hizo expiación por ellos para purificarlos.
Num 8:22:Después de esto, los levitas fueron para ejercer su ministerio en el Tabernáculo de reunión delante de Aarón y delante de sus hijos. De la manera que mandó Jehová a Moisés acerca de los levitas, así hicieron con ellos.
Num 8:23:Luego habló Jehová a Moisés diciendo:
Num 9:1:[1] Habló Jehová a Moisés en el desierto de Sinaí, el primer mes del segundo año[2] de su salida de la tierra de Egipto, y le dijo:
Num 9:5:Celebraron la Pascua el primer mes, el día catorce del mes, al atardecer, en el desierto de Sinaí; conforme a todas las cosas que mandó Jehová a Moisés, así hicieron los hijos de Israel.[3]
Num 9:7:y les dijeron: --Nosotros estamos impuros a causa de un muerto. ¿Por qué seremos impedidos de presentar la ofrenda a Jehová a su debido tiempo con los demás hijos de Israel?
Num 9:8:Moisés les respondió: --Esperad, y oiré lo que ordena Jehová acerca de vosotros.
Num 9:9:Entonces Jehová dijo a Moisés:
Num 9:10:"Habla a los hijos de Israel, y diles: Cualquiera de vosotros o de vuestros descendientes que esté impuro a causa de un muerto, o esté de viaje lejos, celebrará la Pascua a Jehová.
Num 9:13:Pero el que esté limpio y no se encuentre de viaje, si deja de celebrar la Pascua, la tal persona será eliminada de en medio de su pueblo. Tal hombre cargará con su pecado, por cuanto no ofreció a su debido tiempo la ofrenda de Jehová.
Num 9:14:"Y si habita con vosotros algún extranjero, y celebra la Pascua a Jehová, conforme al rito de la Pascua y conforme a sus leyes la celebrará: un mismo rito tendréis, tanto el extranjero como el natural de la tierra".[6]
Num 9:18:Al mandato de Jehová los hijos de Israel partían, y al mandato de Jehová acampaban; todos los días que la nube estaba sobre el Tabernáculo permanecían acampados.
Num 9:19:Cuando la nube se detenía sobre el Tabernáculo muchos días, entonces los hijos de Israel guardaban la ordenanza de Jehová y no partían.
Num 9:20:Y cuando la nube estaba sobre el Tabernáculo pocos días, al mandato de Jehová acampaban, y al mandato de Jehová partían.
Num 9:23:Al mandato de Jehová acampaban, y al mandato de Jehová partían. Así guardaban la ordenanza de Jehová, como Jehová lo había dicho por medio de Moisés.
Num 10:1:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 10:9:"Cuando salgáis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os ataque,[2] tocaréis alarma con las trompetas. Así seréis recordados por Jehová, vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos.
Num 10:10:En vuestros días de alegría, como en vuestras solemnidades y principios de mes, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos[3] y sobre los sacrificios de paz, y os servirán de memorial delante de vuestro Dios. Yo, Jehová, vuestro Dios".
Num 10:13:Partieron la primera vez según el mandato que Jehová les había dado por medio de Moisés.[6]
Num 10:29:"Entonces dijo Moisés a su suegro[8] Hobab hijo de Raguel, el madianita: --Nosotros partimos para el lugar del cual Jehová ha dicho: "Yo os lo daré". Ven con nosotros y te trataremos bien, porque Jehová ha prometido el bien a Israel."
Num 10:32:Y si vienes con nosotros, cuando tengamos el bien que Jehová nos ha de conceder, lo compartiremos contigo.
Num 10:33:Así partieron del monte de Jehová para una jornada de tres días. El Arca del pacto de Jehová fue delante de ellos los tres días de camino, buscándoles un lugar de descanso.
Num 10:34:Desde que salieron del campamento, la nube de Jehová iba sobre ellos de día.
Num 10:35:Cuando el Arca se movía, Moisés decía:[9] "¡Levántate, Jehová! ¡Que sean dispersados tus enemigos y huyan de tu presencialos que te aborrecen!"
Num 10:36:Y cuando ella se detenía, decía: "¡Descansa, Jehová, entre los millares de millaresde Israel!"[10]
Num 11:1:[1] Aconteció que el pueblo se quejó[2] a oídos de Jehová; lo oyó Jehová y ardió su ira. Se encendió entre ellos un fuego de Jehová que consumió uno de los extremos del campamento.
Num 11:2:El pueblo clamó a Moisés, y Moisés oró a Jehová. Entonces el fuego se extinguió.
Num 11:3:Por eso llamaron a aquel lugar Tabera,[3] porque el fuego de Jehová se encendió en ellos.
Num 11:10:Moisés oyó al pueblo que lloraba, cada uno con su familia a la entrada de su tienda. La ira de Jehová se encendió mucho, y también le pareció mal a Moisés,
Num 11:11:quien dijo a Jehová: --¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia a tus ojos, que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí?
Num 11:16:Entonces Jehová dijo a Moisés: --Reúneme a setenta hombres entre los ancianos de Israel, de los que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales, tráelos a la puerta del Tabernáculo de reunión, y que esperen allí contigo.[6]
Num 11:18:Pero al pueblo dirás: "Santificaos[7] para mañana y comeréis carne, porque habéis llorado a oídos de Jehová, diciendo: ¡Quién nos diera a comer carne! ¡Ciertamente mejor nos iba en Egipto! Jehová, pues, os dará carne, y comeréis.
Num 11:20:sino hasta un mes entero, hasta que os salga por las narices y la aborrezcáis, por cuanto menospreciasteis a Jehová que está en medio de vosotros, y llorasteis delante de él, diciendo: ¿Para qué salimos acá de Egipto? ".
Num 11:23:Entonces Jehová respondió a Moisés: --¿Acaso se ha acortado la mano de Jehová? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no.
Num 11:24:Salió Moisés y comunicó al pueblo las palabras de Jehová. Luego reunió a los setenta hombres entre los ancianos del pueblo, y los reunió alrededor del Tabernáculo.
Num 11:25:Entonces Jehová descendió en la nube y le habló. Luego tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta hombres ancianos. Y en cuanto se posó sobre ellos el espíritu, profetizaron;[9] pero no volvieron a hacerlo.
Num 11:29:Moisés le respondió: --¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuera profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos.
Num 11:31:Entonces Jehová envió un viento que trajo codornices del mar y las dejó sobre el campamento, un día de camino de un lado y un día de camino del otro lado, alrededor del campamento, y casi dos codos sobre la superficie de la tierra.[10]
Num 11:33:Aún tenían la carne entre sus dientes, antes de haberla masticado,[12] cuando la ira de Jehová se encendió contra el pueblo, y lo hirió Jehová con una plaga muy grande.
Num 12:2:Decían: "¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?"[3] Y lo oyó Jehová.
Num 12:4:Luego dijo Jehová a Moisés, a Aarón y a María: "Salid vosotros tres al Tabernáculo de reunión". Y salieron ellos tres.
Num 12:5:Entonces Jehová descendió en la columna de la nube y se puso a la puerta del Tabernáculo. Llamó a Aarón y a María, y se acercaron ambos.
Num 12:6:Y Jehová les dijo: "Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros un profeta de Jehová, me apareceré a él en visión, en sueños le hablaré.
Num 12:8:Cara a cara[6] hablaré con él, claramente y no con enigmas, y verá la apariencia[7] de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?"
Num 12:9:Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; luego se fue.
Num 12:13:Entonces Moisés clamó a Jehová diciendo: "Te ruego, Dios, que la sanes ahora".
Num 12:14:Respondió Jehová a Moisés: "Si su padre hubiera escupido en su rostro,[9] ¿no se avergonzaría durante siete días? Sea expulsada, pues, fuera del campamento durante siete días, y después volverá a la congregación".
Num 13:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 13:3:Entonces los envió Moisés desde el desierto de Parán, conforme a la palabra de Jehová. Todos aquellos hombres eran príncipes de los hijos de Israel.
Num 14:3:¿Por qué nos trae Jehová a esta tierra para morir a espada, y para que nuestras mujeres y nuestros niños se conviertan en botín de guerra? ¿No nos sería mejor regresar a Egipto?"
Num 14:8:Si Jehová se agrada de nosotros, él nos llevará a esta tierra y nos la entregará; es una tierra que fluye leche y miel.
Num 14:9:Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová[2] ni temáis al pueblo de esta tierra, pues vosotros los comeréis como pan. Su amparo se ha apartado de ellos y Jehová está con nosotros: no los temáis.
Num 14:10:Entonces toda la multitud propuso apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el Tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel.[3]
Num 14:11:Y Jehová dijo a Moisés: --¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos?
Num 14:13:Pero Moisés respondió a Jehová: --Lo oirán luego los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder,
Num 14:14:y se lo dirán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú, Jehová, y que tu nube estaba sobre ellos, que de día ibas delante de ellos en una columna de nube, y de noche en una columna de fuego.
Num 14:16:"Por cuanto no pudo Jehová introducir a este pueblo en la tierra que había jurado darle, los ha matado en el desierto".
Num 14:18:"Jehová es tardo para la ira y grande en misericordia, perdona la maldad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable, pues castiga el pecado de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación".[5]
Num 14:20:Entonces Jehová dijo: --Yo lo he perdonado, conforme a tu dicho.
Num 14:26:Jehová habló a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 14:28:Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros.
Num 14:35:Yo, Jehová, he hablado. Así haré a toda esta multitud perversa que se ha juntado contra mí. En este desierto serán consumidos, y ahí morirán.
Num 14:37:aquellos hombres que habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová.
Num 14:40:Se levantaron muy de mañana y subieron a la cumbre del monte, diciendo: --Aquí estamos para subir al lugar del cual ha hablado Jehová, porque hemos pecado.
Num 14:41:Moisés les respondió: --¿Por qué quebrantáis el mandamiento de Jehová? Esto tampoco os saldrá bien.
Num 14:42:No subáis, pues Jehová no está en medio de vosotros: no seáis heridos delante de vuestros enemigos.
Num 14:43:Porque el amalecita y el cananeo están allí delante de vosotros, y caeréis bajo su espada, pues Jehová no estará con vosotros, por cuanto os habéis negado a seguirlo.
Num 14:44:Ellos, sin embargo, se obstinaron en subir a la cima del monte; pero ni el Arca del pacto de Jehová ni Moisés se apartaron de en medio del campamento.
Num 15:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 15:3:y presentéis ofrenda que se quema a Jehová, holocausto o sacrificio de vacas o de ovejas, como voto especial o como ofrenda voluntaria, o para ofrecer en vuestras fiestas solemnes olor grato a Jehová,
Num 15:4:entonces, el que presente su ofrenda a Jehová traerá como ofrenda la décima parte de un efa de flor de harina, amasada con la cuarta parte de un hin de aceite.
Num 15:7:y de vino para la libación presentarás la tercera parte de un hin, como ofrenda de olor grato a Jehová.
Num 15:8:Cuando ofrezcas un novillo como holocausto o sacrificio, como voto especial o de paz a Jehová,
Num 15:10:y de vino para la libación presentarás la mitad de un hin, como ofrenda quemada de olor grato a Jehová.
Num 15:13:Todo natural hará estas cosas así, para presentar una ofrenda quemada de olor grato a Jehová.
Num 15:14:"Si un extranjero que habita con vosotros, o cualquiera que viva entre vosotros, quiere presentar una ofrenda de olor grato a Jehová, lo hará tal como vosotros lo hacéis, por vuestras generaciones.
Num 15:15:Un mismo estatuto tendréis en la congregación para vosotros y para el extranjero que con vosotros vive. Será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; igual que vosotros, así será el extranjero delante de Jehová.
Num 15:17:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 15:19:cuando comencéis a comer del pan de la tierra, presentaréis una ofrenda a Jehová.
Num 15:21:De las primicias de vuestra masa daréis a Jehová una ofrenda por vuestras generaciones.
Num 15:22:"Cuando involuntariamente dejéis de cumplir cualquiera de estos mandamientos que Jehová ha comunicado a Moisés,
Num 15:23:cualquiera de las cosas que Jehová os ha mandado por medio de Moisés, desde el día que Jehová lo mandó en adelante, por generaciones,
Num 15:24:si el pecado involuntario fue cometido ignorándolo la congregación, toda la congregación ofrecerá un novillo como holocausto de olor grato a Jehová, con su ofrenda y su libación conforme a la ley, y un macho cabrío como expiación.
Num 15:25:Luego el sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel, y les será perdonado, porque se trata de un error involuntario. Ellos presentarán sus ofrendas, ofrenda que se quema a Jehová, y sus expiaciones delante de Jehová, por esos errores.
Num 15:28:El sacerdote hará expiación por la persona que haya pecado involuntariamente delante de Jehová, la reconciliará, y le será perdonado.
Num 15:30:"Pero la persona que haga algo con soberbia,[4] sea el natural o el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será eliminada de en medio de su pueblo.[5]
Num 15:31:Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová y menospreció su mandamiento, esa persona será eliminada por completo y su pecado caerá sobre ella".
Num 15:35:Entonces Jehová dijo a Moisés: "Irremisiblemente ese hombre debe morir: apedréelo toda la congregación fuera del campamento".
Num 15:36:La congregación lo sacó fuera del campamento, y lo apedrearon hasta que murió, como Jehová había mandado a Moisés.
Num 15:37:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 15:39:Llevaréis esos flecos para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová. Así los pondréis por obra y no seguiréis los apetitos de vuestro corazón y de vuestros ojos, que han hecho que os prostituyáis.
Num 15:41:Yo soy Jehová, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, Jehová, vuestro Dios".
Num 16:3:Se juntaron contra Moisés y Aarón, y les dijeron: --¡Basta ya de vosotros![1] Toda la congregación, todos ellos son santos y en medio de ellos está Jehová. ¿Por qué, pues, os encumbráis vosotros sobre la congregación de Jehová?
Num 16:5:Luego habló a Coré y a todo su séquito, y les dijo: --Mañana mostrará Jehová quién le pertenece[2] y quién es santo, y hará que se acerque a él. Al que él escoja, lo acercará a sí.
Num 16:7:poned fuego en ellos y echad en ellos incienso delante de Jehová mañana. Aquel a quien Jehová escoja, ese será el santo; esto os baste, hijos de Leví.
Num 16:9:¿Os es poco que el Dios de Israel os haya apartado de la congregación de Israel, acercándoos a él para que ministréis en el servicio del tabernáculo de Jehová y estéis delante de la congregación para ministrarles?
Num 16:11:Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; porque ¿quién es Aarón para que contra él murmuréis?
Num 16:15:Entonces Moisés se enojó mucho, y dijo a Jehová: --¡No aceptes su ofrenda! Ni aun un asno he tomado de ellos, ni a ninguno de ellos he hecho mal.
Num 16:16:Después dijo Moisés a Coré: --Tú y todo tu séquito, poneos mañana delante de Jehová; tú, ellos y Aarón.
Num 16:17:Que cada uno tome su incensario, le ponga incienso y se acerque a la presencia de Jehová cada uno con su incensario: doscientos cincuenta incensarios en total. Tú también, y Aarón, cada uno con su incensario.
Num 16:19:Ya Coré había reunido contra ellos a toda la congregación[5] a la puerta del Tabernáculo de reunión; entonces la gloria de Jehová se apareció a toda la congregación.
Num 16:20:Jehová habló a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 16:23:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 16:28:Moisés dijo: --En esto conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciera todas estas cosas, y que no las hice de mi propia voluntad.
Num 16:29:Si como mueren todos los hombres mueren estos, o si al ser visitados ellos corren la suerte de todos los hombres, Jehová no me envió.
Num 16:30:Pero si Jehová hace algo nuevo, si la tierra abre su boca y se los traga con todas sus cosas, y descienden vivos al seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.
Num 16:35:También salió fuego de la presencia de Jehová, que consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.[8]
Num 16:36:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 16:38:los incensarios de estos que pecaron contra sus almas. Harán de ellos planchas batidas para cubrir el altar, por cuanto ofrecieron con ellos delante de Jehová y están santificados. Serán como una señal para los hijos de Israel".
Num 16:40:como recuerdo a los hijos de Israel de que ningún extraño que no sea de la descendencia de Aarón se acerque para ofrecer incienso delante de Jehová, no sea que le ocurra como a Coré y como a su séquito, según se lo dijo Jehová por medio de Moisés.
Num 16:41:Al día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: "Vosotros habéis dado muerte al pueblo de Jehová".
Num 16:42:Aconteció que cuando se juntó la congregación contra Moisés y Aarón, miraron hacia el Tabernáculo de reunión y vieron que la nube lo había cubierto, y apareció la gloria de Jehová.[9]
Num 16:44:y Jehová dijo a Moisés:
Num 16:46:Y Moisés dijo a Aarón: "Toma el incensario, pon en él fuego del altar y échale incienso; vete enseguida adonde está la congregación, y haz expiación por ellos, porque el furor ha salido de la presencia de Jehová y la mortandad ha comenzado".
Num 17:1:[1] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 17:7:Moisés puso las varas delante de Jehová en el tabernáculo del Testimonio.
Num 17:9:Entonces sacó Moisés todas las varas de delante de Jehová ante todos los hijos de Israel; ellos lo vieron, y tomó cada uno su vara.
Num 17:10:Y Jehová dijo a Moisés: "Vuelve a colocar la vara de Aarón delante del Testimonio, para que se guarde como señal para los hijos rebeldes. Así harás cesar sus quejas delante de mí, para que no mueran".
Num 17:11:Moisés hizo como le mandó Jehová: así lo hizo.
Num 17:13:Cualquiera que se acerque, el que se llegue al tabernáculo de Jehová, morirá. ¿Acabaremos por perecer todos?"[5]
Num 18:1:Jehová dijo a Aarón: "Tú, tus hijos y tu casa paterna cargaréis con el pecado del santuario; y tú y tus hijos cargaréis con el pecado de vuestro sacerdocio.
Num 18:6:Porque yo he tomado a vuestros hermanos, los levitas, de entre los hijos de Israel, dados a vosotros como un don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del Tabernáculo de reunión.
Num 18:8:Jehová dijo a Aarón: "Yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te las he dado a ti y a tus hijos en virtud de la unción,[2] por estatuto perpetuo.
Num 18:12:De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado.
Num 18:13:Las primicias de todas las cosas de su tierra, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas. Cualquiera que esté limpio en tu casa, comerá de ellas.
Num 18:15:"Todo lo que abre matriz, de toda carne, tanto de hombres como de animales que se ofrecen a Jehová, será tuyo.[6] Pero harás que se redima el primogénito del hombre y harás también redimir el primogénito de animal inmundo.
Num 18:17:Pero no redimirás el primogénito de vaca, el primogénito de oveja y el primogénito de cabra: santificados son. Rociarás su sangre sobre el altar y quemarás su grasa, ofrenda quemada de olor grato a Jehová.
Num 18:19:Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas que los hijos de Israel presenten a Jehová, las he dado para ti, tus hijos y tus hijas por estatuto perpetuo. Un pacto de sal[8] perpetuo es este delante de Jehová para ti y tu descendencia".
Num 18:20:Jehová dijo a Aarón: "De la tierra de ellos no tendrás heredad ni entre ellos tendrás parte. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel.
Num 18:24:Porque a los levitas les he dado como heredad los diezmos de los hijos de Israel, que presentarán como ofrenda a Jehová, por lo cual les he dicho: "Entre los hijos de Israel no poseerán heredad".
Num 18:25:Jehová dijo a Moisés:
Num 18:26:"Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os he dado como vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos, como ofrenda mecida a Jehová, el diezmo de los diezmos.
Num 18:28:Así presentaréis también vuestra ofrenda a Jehová de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Israel; se la daréis al sacerdote Aarón como ofrenda reservada a Jehová.
Num 18:29:De todos los dones que recibáis, reservaréis la ofrenda a Jehová; de todo lo mejor de ellos separaréis la porción que ha de ser consagrada.
Num 19:1:Jehová habló a Moisés y a Aarón, y les dijo:
Num 19:2:"Esta es la ordenanza de la ley que Jehová ha prescrito, diciendo: Di a los hijos de Israel que te traigan una vaca rojiza, perfecta, en la cual no haya falta, sobre la cual no se haya puesto yugo.
Num 19:13:Todo aquel que toque un cadáver de cualquier persona, y no se purifique, contamina el tabernáculo de Jehová. Esa persona será eliminada de Israel, por cuanto el agua de la purificación no fue rociada sobre él: impuro quedará, y su impureza permanecerá sobre él.[4]
Num 19:20:La persona impura que no se purifique, será eliminada de en medio de la congregación, por cuanto contaminó el tabernáculo de Jehová; no fue rociada sobre él el agua de la purificación: es impuro.
Num 20:3:Y el pueblo se quejó contra Moisés, diciendo: "¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová![3]
Num 20:4:¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias?
Num 20:6:Moisés y Aarón, apartándose de la congregación, fueron a la puerta del Tabernáculo de reunión y se postraron sobre sus rostros. Entonces la gloria de Jehová se les apareció.
Num 20:7:Y Jehová dijo a Moisés:
Num 20:9:Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó.
Num 20:12:Pero Jehová dijo a Moisés y a Aarón: "Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no entraréis con esta congregación en la tierra que les he dado".[4]
Num 20:13:Estas son las aguas de la rencilla,[5] por las cuales contendieron los hijos de Israel con Jehová, y él manifestó su santidad en medio de ellos.
Num 20:16:Entonces clamamos a Jehová, que oyó nuestra voz, envió un ángel[8] y nos sacó de Egipto. Ahora estamos en Cades, ciudad cercana a tus fronteras.
Num 20:23:Jehová habló a Moisés y a Aarón en el monte Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo:
Num 20:27:Moisés hizo como Jehová le mandó. Subieron al monte Hor a la vista de toda la congregación.
Num 21:2:Entonces Israel hizo este voto a Jehová: "Si en efecto entregas este pueblo en mis manos, yo destruiré sus ciudades".[3]
Num 21:3:Jehová escuchó la voz de Israel y le entregó al cananeo, y los destruyó a ellos y a sus ciudades. Por eso recibió aquel lugar el nombre de Horma.[4]
Num 21:6:Entonces Jehová envió contra el pueblo unas serpientes venenosas[8] que mordían al pueblo, y así murió mucha gente de Israel.[9]
Num 21:7:Entonces el pueblo acudió a Moisés y le dijo: "Hemos pecado por haber hablado contra Jehová y contra ti; ruega a Jehová para que aleje de nosotros estas serpientes". Moisés oró por el pueblo,
Num 21:8:y Jehová le respondió: "Hazte una serpiente ardiente y ponla sobre una asta; cualquiera que sea mordido y la mire, vivirá".
Num 21:14:Por eso se dice en el libro de las batallas de Jehová:[14] "Lo que hizo en el Mar Rojo[15] y en los arroyos del Arnón;
Num 21:16:De allí pasaron a Beer:[16] este es el pozo del cual Jehová dijo a Moisés: "Reúne al pueblo, y les daré agua".
Num 21:34:Entonces Jehová dijo a Moisés: "No le tengas miedo, porque en tus manos lo he entregado, a él con todo su pueblo y su tierra. Harás con él como hiciste con Sehón, rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón".
Num 22:8:Balaam les respondió: --Reposad aquí esta noche, y yo os responderé[6] según Jehová me hable. Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam.
Num 22:13:Balaam se levantó por la mañana y dijo a los príncipes de Balac: --Volveos a vuestra tierra, porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros.
Num 22:18:Balaam respondió a los siervos de Balac: --Aunque Balac me diera su casa llena de plata y oro, no puedo traspasar la palabra de Jehová, mi Dios, para hacer cosa chica ni grande.
Num 22:19:Os ruego, por tanto, ahora, que reposéis aquí esta noche, para que yo sepa qué me vuelve a decir Jehová.
Num 22:22:Pero la ira de Dios se encendió porque él iba, y el ángel de Jehová[8] se puso en el camino como un adversario suyo. Iba, pues, él montado sobre su asna,[9] y con él dos criados suyos.
Num 22:23:Cuando el asna vio al ángel de Jehová, que estaba en el camino con la espada desnuda en la mano, se apartó del camino y se fue por el campo. Entonces azotó Balaam al asna para hacerla volver al camino.
Num 22:24:Pero el ángel de Jehová se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro.
Num 22:25:Al ver el asna al ángel de Jehová, se pegó a la pared, y apretó contra la pared el pie de Balaam. Él volvió a azotarla.
Num 22:26:El ángel de Jehová pasó más allá, y se puso en un sendero angosto donde no había camino para apartarse ni a la derecha ni a la izquierda.
Num 22:27:Cuando el asna vio al ángel de Jehová, se echó al suelo debajo de Balaam. Balaam se enojó y azotó al asna con un palo.
Num 22:28:Entonces Jehová abrió la boca al asna, la cual dijo a Balaam: --¿Qué te he hecho, que me has azotado estas tres veces?
Num 22:31:Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, que vio al ángel de Jehová en medio del camino, con la espada desnuda en la mano. Balaam hizo una reverencia y se postró sobre su rostro.
Num 22:32:El ángel de Jehová le dijo: --¿Por qué has azotado a tu asna estas tres veces? Yo soy el que ha salido a resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí.[10]
Num 22:34:Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: --He pecado, porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino; pero ahora, si te parece mal, yo regresaré.
Num 22:35:Pero el ángel de Jehová respondió a Balaam: --Ve con esos hombres; pero la palabra que yo te diga, esa hablarás. Así Balaam se fue con los príncipes de Balac.
Num 23:3:Luego Balaam dijo a Balac: --Ponte junto a tu holocausto, y yo iré; quizá Jehová salga a mi encuentro, y cualquier cosa que me muestre, te la haré saber. Y se fue a un monte descubierto.
Num 23:5:Jehová puso una palabra en la boca de Balaam y le dijo: --Vuelve donde está Balac y comunícale lo que yo te he dicho.
Num 23:8:¿Por qué maldeciré yoal que Dios no maldijo? ¿Por qué he de execraral que Jehová no ha execrado?
Num 23:12:Él respondió y dijo: --¿No debo cuidarme de decir lo que Jehová ponga en mi boca?[2]
Num 23:16:Jehová salió al encuentro de Balaam, puso una palabra en su boca, y le dijo: "Vuelve donde está Balac, y dile así".
Num 23:17:Volvió a él y lo halló junto a su holocausto, acompañado de los príncipes de Moab. Balac le preguntó: "¿Qué ha dicho Jehová?"
Num 23:21:No ha notado iniquidad en Jacob ni ha visto perversidad en Israel.[3] Jehová, su Dios, está con él, y ellos lo aclaman como rey.
Num 23:26:Balaam respondió y dijo a Balac: --¿No te he dicho que todo lo que Jehová me diga, eso tengo que hacer?[6]
Num 24:1:"Cuando vio Balaam que le parecía bien a Jehová que él bendijera a Israel, no fue, como la primera y la segunda vez, en busca de aguero, sino que puso su rostro hacia el desierto."
Num 24:6:Como arroyos están extendidas,[3] como huertos junto al río, como áloes plantados por Jehová, como cedros junto a las aguas.
Num 24:11:Ahora huye a tu lugar; yo dije que te honraría, pero Jehová te ha privado de honra.
Num 24:13:"Aunque Balac me diera su casa llena de plata y oro, yo no podré traspasar el dicho de Jehová para hacer cosa buena ni mala de mi arbitrio, pero lo que hable Jehová, eso diré yo"?[10]
Num 24:16:dice el que oyó los dichos de Jehová, el que sabe la ciencia del Altísimo, el que vio la visión del Omnipotente; caído, pero abiertos los ojos:[12]
Num 25:3:Así acudió el pueblo a Baal-peor,[2] y el furor de Jehová se encendió contra Israel.
Num 25:4:Jehová dijo a Moisés: "Toma a todos los príncipes del pueblo y ahórcalos ante Jehová a plena luz del día, para que el ardor de la ira de Jehová se aparte de Israel".[3]
Num 25:10:Entonces Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 25:16:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 26:1:[1] Aconteció después de la mortandad, que Jehová habló a Moisés y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, y le dijo:
Num 26:4:"Registraréis a la gente de veinte años para arriba, como mandó Jehová a Moisés". Los hijos de Israel que salieron de tierra de Egipto fueron:
Num 26:9:Y los hijos de Eliab: Nemuel, Datán y Abiram. Estos Datán y Abiram fueron los del consejo de la congregación que se rebelaron contra Moisés y Aarón con el grupo de Coré, cuando este se rebeló contra Jehová.
Num 26:52:[5] Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 26:61:Pero Nadab y Abiú murieron cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehová.[9]
Num 26:65:Porque Jehová había dicho de ellos: "Morirán en el desierto",[11] y no quedó ninguno de ellos, excepto Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun.[12]
Num 27:3:"Nuestro padre murió en el desierto. Él no estuvo en la compañía de los que se juntaron contra Jehová en el grupo de Coré, sino que por su propio pecado[2] murió, y no tuvo hijos.
Num 27:5:Moisés llevó su causa delante de Jehová,
Num 27:6:y Jehová respondió a Moisés:
Num 27:11:Si su padre no tiene hermanos, daréis su herencia al pariente más cercano de su familia, y de este será". Para los hijos de Israel esto será una norma de derecho, como Jehová mandó a Moisés.
Num 27:12:Jehová dijo a Moisés: --Sube a este monte Abarim[4] y verás la tierra que he dado a los hijos de Israel.
Num 27:15:Entonces respondió Moisés a Jehová:
Num 27:16:--Jehová, Dios de los espíritus de toda carne, ponga sobre la congregación un hombre
Num 27:17:que salga delante de ellos y que entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Jehová no sea como rebaño sin pastor.[8]
Num 27:18:Jehová dijo a Moisés: --Toma a Josué[9] hijo de Nun, hombre en el cual hay espíritu, y pon tu mano sobre él.
Num 27:21:Él se presentará ante el sacerdote Eleazar y le consultará por el juicio del Urim[11] delante de Jehová. Por el dicho de él saldrán y por el dicho de él entrarán, él y toda la comunidad de los hijos de Israel junto con él.
Num 27:22:Moisés hizo como Jehová le había mandado, pues tomó a Josué y lo presentó ante el sacerdote Eleazar y ante toda la congregación.
Num 27:23:Puso sobre él sus manos y le dio el cargo,[12] como Jehová había mandado por medio de Moisés.
Num 28:1:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 28:3:"También les dirás: Esta es la ofrenda quemada que presentaréis a Jehová: dos corderos sin tacha, de un año, cada día, será el holocausto continuo.
Num 28:6:Es el holocausto continuo de olor grato que fue ordenado en el monte Sinaí como ofrenda quemada para Jehová.
Num 28:7:Su libación: la cuarta parte de un hin con cada cordero. Derramarás la libación de vino superior ante Jehová en el santuario.
Num 28:8:Ofrecerás el segundo cordero a la caída de la tarde; conforme a la ofrenda de la mañana y conforme a su libación ofrecerás. Es una ofrenda quemada de olor grato a Jehová.
Num 28:11:"Al comienzo de vuestros meses[3] ofreceréis en holocausto a Jehová dos becerros de la vacada, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto;
Num 28:13:y una décima de flor de harina amasada con aceite, como oblación que se ofrecerá por cada cordero. Es un holocausto de olor grato, ofrenda que se quema a Jehová.
Num 28:15:También un macho cabrío en expiación se ofrecerá a Jehová, además del holocausto continuo con su libación.
Num 28:16:"Pero en el primer mes, el día catorce del mes, será la Pascua de Jehová,[4]
Num 28:19:Presentaréis, como ofrenda que se quema en holocausto a Jehová, dos becerros de la vacada, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto.
Num 28:24:Conforme a esto ofreceréis cada uno de los siete días, vianda y ofrenda que se quema con olor grato para Jehová: se ofrecerá además del holocausto continuo y de su libación.
Num 28:26:"Además, el día de las primicias, cuando presentéis la ofrenda de los nuevos frutos a Jehová en la fiesta de las Semanas,[6] tendréis santa convocación: ninguna obra de siervos haréis.
Num 28:27:Ofreceréis, como holocausto de olor grato a Jehová, dos becerros de la vacada, un carnero y siete corderos de un año.
Num 29:2:Ofreceréis como holocausto de olor grato a Jehová un becerro de la vacada, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto,
Num 29:6:además del holocausto del mes y su ofrenda, del holocausto continuo, su ofrenda y sus libaciones, conforme a la Ley, como ofrenda de olor grato quemada a Jehová.
Num 29:8:Ofreceréis como holocausto de olor grato a Jehová un becerro de la vacada, un carnero y siete corderos de un año, que serán sin defecto.
Num 29:12:"También el día quince del séptimo mes tendréis santa convocación: ninguna obra de siervos haréis y celebraréis fiesta solemne a Jehová durante siete días.
Num 29:13:Ofreceréis como holocausto, como ofrenda de olor grato que se quema a Jehová, trece becerros de la vacada, dos carneros y catorce corderos de un año, que han de ser sin defecto.
Num 29:36:Ofreceréis como holocausto, como ofrenda de olor grato que se quema a Jehová, un becerro, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto,
Num 29:39:"Estas cosas ofreceréis a Jehová en vuestras fiestas solemnes, además de vuestros votos y ofrendas voluntarias, de vuestros holocaustos, ofrendas y libaciones, y de vuestras ofrendas de paz".
Num 29:40:Y Moisés comunicó a los hijos de Israel todo lo que Jehová le había mandado.
Num 30:1:[1] Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel y les dijo: "Esto es lo que Jehová ha mandado:
Num 30:2:Cuando alguien haga un voto a Jehová, o haga un juramento ligando su alma con alguna obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.[2]
Num 30:3:"Pero cuando una mujer joven, que todavía vive en la casa de su padre, haga un voto a Jehová o asuma alguna obligación,
Num 30:5:Pero si su padre se lo prohíbe el día en que se entera, ninguno de los votos y las obligaciones con que ella haya ligado su alma será firme. Y Jehová la perdonará, por cuanto su padre se lo prohibió.
Num 30:8:Pero si cuando su marido se entera, se lo prohíbe, entonces queda anulado el voto que ella hizo y el compromiso de sus labios con que ligó su alma. Y Jehová la perdonará.
Num 30:12:Pero si su marido los anuló el día que se enteró, todo lo que salió de sus labios en cuanto a sus votos y en cuanto a la obligación de su alma, será nulo; su marido los anuló, y Jehová la perdonará.
Num 30:16:Estas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el marido y su mujer, y entre el padre y la hija que, durante su juventud, todavía vive en casa de su padre.
Num 31:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 31:3:Entonces Moisés dijo al pueblo: "Armaos algunos de vosotros para la guerra contra Madián, y vayan a ejecutar la venganza de Jehová en Madián.
Num 31:7:Pelearon contra Madián[2] como Jehová lo mandó a Moisés, y mataron a todos los hombres.
Num 31:16:Ellas, por consejo de Balaam,[3] fueron causa de que los hijos de Israel pecaran contra Jehová en lo tocante a Baal-peor,[4] y por eso hubo mortandad en la congregación de Jehová.
Num 31:21:El sacerdote Eleazar dijo a los hombres de guerra que venían de la guerra: "Esta es la ordenanza de la ley que Jehová ha mandado a Moisés:
Num 31:25:Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 31:28:Apartarás para Jehová el tributo de los hombres de guerra que salieron a la guerra; uno por cada quinientos, tanto de las personas como de los bueyes, de los asnos como de las ovejas.
Num 31:29:De la mitad de ellos lo tomarás, y darás al sacerdote Eleazar la ofrenda de Jehová.
Num 31:30:De la mitad perteneciente a los hijos de Israel tomarás uno por cada cincuenta, de las personas, los bueyes, los asnos, las ovejas y de todo animal, y los darás a los levitas, que tienen el cuidado del tabernáculo de Jehová".
Num 31:31:Moisés y el sacerdote Eleazar hicieron como Jehová mandó a Moisés.
Num 31:37:y el tributo de las ovejas para Jehová fue de seiscientas setenta y cinco.
Num 31:38:De los bueyes: treinta y seis mil; y de ellos el tributo para Jehová fue de setenta y dos.
Num 31:39:De los asnos: treinta mil quinientos; y de ellos el tributo para Jehová fue de sesenta y uno.
Num 31:40:De las personas: dieciséis mil; y de ellas el tributo para Jehová fue de treinta y dos personas.
Num 31:41:Moisés dio el tributo, para ofrenda reservada a Jehová, al sacerdote Eleazar, como Jehová lo mandó a Moisés.
Num 31:47:De esta mitad, correspondiente a los hijos de Israel, tomó Moisés uno de cada cincuenta, tanto de las personas como de los animales, y los dio a los levitas, que tenían el cuidado del tabernáculo de Jehová, como Jehová lo había mandado a Moisés.
Num 31:50:Por lo cual hemos traído a Jehová como ofrenda lo que cada uno ha hallado: alhajas de oro, brazaletes, manillas, anillos, zarcillos y cadenas,[6] para hacer expiación por nuestras almas delante de Jehová".[7]
Num 31:52:Todo el oro de la ofrenda que ofrecieron a Jehová los jefes de millares y de centenas sumó 16.750 siclos.
Num 31:54:Recibieron, pues, Moisés y el sacerdote Eleazar el oro de los jefes de millares y de centenas, y lo llevaron al Tabernáculo de reunión, como memorial de los hijos de Israel delante de Jehová.
Num 32:4:la tierra que Jehová hirió delante de la congregación de Israel, es tierra de ganado, y tus siervos tienen ganado.
Num 32:7:¿Por qué desanimáis a los hijos de Israel para que no pasen a la tierra que les ha dado Jehová?
Num 32:9:Subieron hasta el torrente Escol y, después que vieron la tierra, desalentaron a los hijos de Israel para que no fueran a la tierra que Jehová les había dado.[2]
Num 32:10:La ira de Jehová se encendió entonces, y juró diciendo:
Num 32:12:excepto Caleb hijo de Jefone, el cenezeo, y Josué hijo de Nun, que fueron fieles a Jehová".
Num 32:13:Así la ira de Jehová se encendió contra Israel, y los hizo andar errantes durante cuarenta años por el desierto, hasta que se extinguió toda aquella generación que había obrado mal delante de Jehová.[3]
Num 32:14:Y ahora vosotros, prole de hombres pecadores, ocupáis el lugar de vuestros padres para añadir aún más a la ira de Jehová contra Israel.
Num 32:20:Entonces les respondió Moisés: --Si lo hacéis así, si os disponéis para ir delante de Jehová a la guerra,[4]
Num 32:21:y todos vosotros pasáis armados el Jordán delante de Jehová, hasta que haya echado a sus enemigos de delante de sí,
Num 32:22:y sea el país sojuzgado delante de Jehová, entonces podréis volver. Así quedaréis libres de culpa para con Jehová y para con Israel, y esta tierra será vuestra heredad delante de Jehová.
Num 32:23:Pero si así no lo hacéis, entonces habréis pecado ante Jehová, y sabed que vuestro pecado os alcanzará.
Num 32:27:Pero tus siervos, armados todos para la guerra, pasarán delante de Jehová para combatir de la manera que mi señor dice.
Num 32:29:Les dijo Moisés: --Si los hijos de Gad y los hijos de Rubén pasan con vosotros el Jordán, armados todos para la guerra delante de Jehová, luego que el país sea sojuzgado delante de vosotros, les daréis la tierra de Galaad en posesión;
Num 32:31:Los hijos de Gad y los hijos de Rubén respondieron: --Haremos lo que Jehová ha dicho a tus siervos.
Num 32:32:Nosotros pasaremos armados delante de Jehová a la tierra de Canaán, pero la heredad que poseamos estará a este lado del Jordán.[5]
Num 33:2:Moisés escribió sobre el punto de partida de sus jornadas por mandato de Jehová. Estas, pues, son sus jornadas con arreglo al punto de partida.
Num 33:4:mientras enterraban los egipcios a los que Jehová había herido de muerte,[4] a todos sus primogénitos; Jehová había hecho justicia también a sus dioses.
Num 33:38:El sacerdote Aarón subió al monte Hor, conforme al dicho de Jehová, y allí murió[8] a los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el quinto mes, el primero del mes.
Num 33:50:[10] Habló Jehová a Moisés en los campos de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, y le dijo:
Num 34:1:[1] Jehová habló a Moisés y le dijo:
Num 34:13:Moisés dijo a los hijos de Israel: "Esta es la tierra que se os repartirá en heredades por sorteo, que mandó Jehová que diera a las nueve tribus y a la media tribu,[4]
Num 34:16:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 34:29:A estos mandó Jehová que hicieran la repartición de las heredades a los hijos de Israel en la tierra de Canaán.[7]
Num 35:1:[1] Habló Jehová a Moisés en los campos de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó, y le dijo:
Num 35:9:Habló Jehová a Moisés y le dijo:
Num 35:34:"No contaminéis la tierra donde habitáis, en medio de la cual yo habito, pues yo, Jehová, habito en medio de los hijos de Israel".
Num 36:2:y dijeron: --Jehová mandó a mi señor que por sorteo diera la tierra a los hijos de Israel en posesión. También ha mandado Jehová a mi señor que dé la posesión de Zelofehad, nuestro hermano, a sus hijas.
Num 36:5:Entonces Moisés, según el mandato de Jehová, ordenó a los hijos de Israel: --La tribu de los hijos de José habla rectamente.
Num 36:6:Esto es lo que ha mandado Jehová acerca de las hijas de Zelofehad: "Cásense como a ellas les plazca, pero en la familia de la tribu de su padre se casarán,
Num 36:10:Como Jehová mandó a Moisés, así hicieron las hijas de Zelofehad.
Num 36:13:Estos son los mandamientos y los estatutos que dio Jehová, por medio de Moisés, a los hijos de Israel en los campos de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó.[3]
Deut 1:3:Y aconteció que a los cuarenta años,[5] el primer día del undécimo mes, Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todas las cosas que Jehová le había mandado acerca de ellos,
Deut 1:6:"Jehová, nuestro Dios, nos habló así en Horeb: "Habéis estado bastante tiempo en este monte.[8]
Deut 1:8:Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró dar a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, y a su descendencia después de ellos".
Deut 1:10:Jehová, vuestro Dios, os ha multiplicado tanto que hoy vosotros sois tan numerosos como las estrellas del cielo.
Deut 1:11:¡Jehová, Dios de vuestros padres, os haga mil veces más numerosos de lo que ahora sois y os bendiga, como os ha prometido!
Deut 1:19:"Cuando salimos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como Jehová, nuestro Dios, nos lo mandó, y llegamos hasta Cades-barnea.
Deut 1:20:Entonces os dije: "Habéis llegado al monte del amorreo, el cual Jehová, nuestro Dios, nos da.
Deut 1:21:Mira, Jehová, tu Dios, te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como Jehová, el Dios de tus padres, te ha dicho. No temas ni desmayes".
Deut 1:25:Tomaron en sus manos de los frutos del país, nos los trajeron y nos dieron este informe: "Es buena la tierra que Jehová nuestro Dios nos da".
Deut 1:26:Sin embargo, no quisisteis subir, sino que fuisteis rebeldes al mandato de Jehová, vuestro Dios.[16]
Deut 1:27:Os pusisteis a murmurar en vuestras tiendas, diciendo: "Porque Jehová nos aborrece, nos ha sacado de la tierra de Egipto, para entregarnos en manos del amorreo y destruirnos.
Deut 1:30:Jehová, vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, peleará por vosotros, conforme a todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto ante vuestros ojos.[19]
Deut 1:31:En el desierto[20] has visto que Jehová, tu Dios, te ha traído, como trae el hombre a su hijo, por todo el camino que habéis andado, hasta llegar a este lugar".
Deut 1:32:Pero ni aun así creísteis a Jehová, vuestro Dios,[21]
Deut 1:34:"Cuando Jehová oyó la voz de vuestras palabras, se enojó e hizo este juramento:
Deut 1:36:excepto Caleb hijo de Jefone; él la verá, y yo le daré a él y a sus hijos la tierra que pisó, porque ha seguido fielmente a Jehová".
Deut 1:37:"También contra mí se enojó Jehová por vosotros, y me dijo: "Tampoco tú entrarás allá.[24]
Deut 1:41:"Entonces respondisteis y me dijisteis: "Hemos pecado contra Jehová. Nosotros subiremos y pelearemos, conforme a todo lo que Jehová, nuestro Dios, nos ha mandado". Os armasteis cada uno con vuestras armas de guerra y os preparasteis para subir al monte.
Deut 1:42:Pero Jehová me dijo: "Diles: No subáis ni peleéis, pues no estoy entre vosotros; para que no seáis derrotados por vuestros enemigos".
Deut 1:43:"Yo os hablé, pero no me escuchasteis; antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová, y persistiendo con altivez subisteis al monte.
Deut 1:45:Entonces volvisteis y llorasteis delante de Jehová, pero Jehová no escuchó vuestra voz ni os prestó atención.
Deut 2:1:[1] "Luego volvimos y salimos al desierto, camino del Mar Rojo, como Jehová me había dicho, y durante mucho tiempo estuvimos rodeando los montes de Seir.[2]
Deut 2:2:Entonces Jehová me dijo:
Deut 2:7:Porque Jehová, tu Dios, te ha bendecido en todas las obras de tus manos; él sabe que andas por este gran desierto, y durante estos cuarenta años Jehová, tu Dios, ha estado contigo sin que nada te haya faltado".[5]
Deut 2:9:Entonces Jehová me dijo: "No molestes a Moab ni le hagas la guerra, pues no te daré posesión de su tierra, porque yo he dado a Ar[8] como heredad a los hijos de Lot.[9]
Deut 2:12:También en Seir habitaron antes los horeos, los cuales fueron expulsados por los hijos de Esaú, que los arrojaron de su presencia y se establecieron en su lugar, como hizo Israel en la tierra que Jehová les dio en posesión.)
Deut 2:14:"Los años que anduvimos desde Cades-barnea hasta que pasamos el arroyo Zered fueron treinta y ocho; hasta que desapareció de en medio del campamento toda la generación de los hombres de guerra, como Jehová les había jurado.[12]
Deut 2:15:También la mano de Jehová vino sobre ellos para exterminarlos, hasta hacerlos desaparecer del campamento.
Deut 2:17:Jehová me habló y me dijo:
Deut 2:21:Eran un pueblo grande, numeroso y alto, como los hijos de Anac, a los cuales Jehová exterminó delante de los amonitas. Estos desalojaron a aquellos y habitaron en su lugar,
Deut 2:22:como hizo Jehová con los hijos de Esaú que habitaban en Seir, delante de los cuales exterminó a los horeos; aquellos desalojaron a estos y habitaron en su lugar hasta hoy.[14]
Deut 2:29:como me han dejado hacer los hijos de Esaú que habitaban en Seir, y los moabitas que habitaban en Ar, hasta que cruce el Jordán y llegue a la tierra que nos da Jehová, nuestro Dios".
Deut 2:30:"Pero Sehón, rey de Hesbón, no quiso que pasáramos por su territorio; porque Jehová, tu Dios, había endurecido su espíritu[18] y obstinado su corazón para entregarlo en tus manos, hasta el día de hoy.
Deut 2:31:"Entonces me dijo Jehová: "Yo he comenzado a entregar delante de ti a Sehón y a su tierra. Empieza a tomar posesión de ella, para que la heredes".
Deut 2:33:Pero Jehová, nuestro Dios, nos lo entregó y lo derrotamos a él, a sus hijos y a todo su pueblo.
Deut 2:36:Desde Aroer, que está junto a la ribera del arroyo Arnón, y la ciudad que está en el valle,[20] hasta Galaad,[21] no hubo ciudad que escapara de nosotros; todas las entregó Jehová, nuestro Dios, en nuestro poder.
Deut 2:37:Solamente no llegamos a la tierra de los hijos de Amón, ni a todo lo que está a la orilla del arroyo Jaboc,[22] ni a las ciudades del monte, ni a lugar alguno que Jehová, nuestro Dios, había prohibido.
Deut 3:2:"Pero me dijo Jehová: "No tengas temor de él, porque en tus manos lo he entregado junto con todo su pueblo y su tierra. Harás con él como hiciste con Sehón, el rey amorreo que habitaba en Hesbón".
Deut 3:3:"Jehová, nuestro Dios, entregó también en nuestras manos a Og, rey de Basán, y a todo su pueblo, al cual derrotamos hasta acabar con todos.
Deut 3:18:"Entonces os dije: "Jehová, vuestro Dios, os ha dado esta tierra como heredad; pero iréis armados todos los valientes delante de vuestros hermanos, los hijos de Israel.
Deut 3:20:hasta que Jehová dé reposo a vuestros hermanos, así como a vosotros, y hereden ellos también la tierra que Jehová, vuestro Dios, les da al otro lado del Jordán. Entonces os volveréis cada uno a la heredad que yo os he dado".[12]
Deut 3:21:"Ordené también a Josué en aquel tiempo: "Tus ojos vieron todo lo que Jehová, vuestro Dios, ha hecho a aquellos dos reyes;[13] así hará Jehová a todos los reinos por donde tú pasarás.
Deut 3:22:No los temáis, porque Jehová, vuestro Dios, es el que pelea por vosotros".
Deut 3:23:"En aquel tiempo oré a Jehová y le dije:
Deut 3:24:"Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo o en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas?
Deut 3:26:Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros,[14] por lo cual no me escuchó, sino que me dijo: "¡Basta!, no me hables más de este asunto.
Deut 4:1:[1] "Ahora, pues, Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová, el Dios de vuestros padres, os da.
Deut 4:2:No añadiréis a la palabra que yo os mando[2] ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová, vuestro Dios, que yo os ordeno.
Deut 4:3:Vuestros ojos vieron lo que hizo Jehová con motivo de Baal-peor: a todo hombre que siguió a Baal-peor lo exterminó Jehová, tu Dios, de en medio de ti.[3]
Deut 4:4:Pero vosotros, que seguisteis a Jehová, vuestro Dios, todos estáis vivos hoy.
Deut 4:5:Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová, mi Dios, me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la que vais a entrar para tomar posesión de ella.
Deut 4:7:Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová, nuestro Dios, en todo cuanto le pedimos?
Deut 4:10:"El día que estuviste delante de Jehová, tu Dios, en Horeb,[4] cuando Jehová me dijo: "Reúneme el pueblo, para que yo les haga oir mis palabras, las cuales aprenderán para temerme todos los días que vivan sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos",
Deut 4:12:Entonces Jehová habló con vosotros de en medio del fuego;[5] oísteis la voz de sus palabras, pero a excepción de oir la voz, ninguna figura visteis.[6]
Deut 4:14:A mí también me mandó Jehová en aquel tiempo que os enseñara los estatutos[10] y juicios, para que los pusierais por obra en la tierra a la que vais a pasar para tomar posesión de ella.
Deut 4:15:"Guardad, pues, mucho vuestras almas, pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego,
Deut 4:19:No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, te dejes seducir, te inclines ante ellos y los sirvas,[12] porque Jehová, tu Dios, los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.
Deut 4:20:Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día.[13]
Deut 4:21:"Pero Jehová se enojó contra mí por causa de vosotros,[14] y juró que yo no pasaría el Jordán ni entraría en la buena tierra que Jehová, tu Dios, te da por heredad.
Deut 4:23:Guardaos, no os olvidéis del pacto que Jehová, vuestro Dios, estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que Jehová, tu Dios, te ha prohibido.
Deut 4:24:Porque Jehová, tu Dios, es fuego consumidor, Dios celoso.[15] [16]
Deut 4:25:"Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis envejecido en la tierra, si os corrompéis y hacéis alguna escultura o imagen de cualquier cosa, y hacéis lo malo ante los ojos de Jehová, vuestro Dios, para enojarlo,
Deut 4:27:Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis solo unos pocos[17] entre las naciones a las cuales os llevará Jehová.
Deut 4:29:Pero si desde allí buscas a Jehová, tu Dios, lo hallarás, si lo buscas de todo tu corazón y de toda tu alma.[19]
Deut 4:30:Cuando estés en angustia y te alcancen todas estas cosas, si en los últimos días te vuelves a Jehová, tu Dios, y oyes su voz,
Deut 4:31:porque Dios misericordioso es Jehová, tu Dios: No te dejará ni te destruirá ni se olvidará del pacto que juró a tus padres.
Deut 4:34:¿O ha intentado Dios venir a tomar para sí una nación de en medio de otra nación, con pruebas, con señales, con milagros y con guerra, y mano poderosa y brazo extendido, y hechos aterradores, como todo lo que hizo con vosotros Jehová, vuestro Dios, en Egipto ante tus ojos?
Deut 4:35:A ti te fue mostrado, para que supieras que Jehová es Dios y que no hay otro fuera de él.[21]
Deut 4:39:"Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra; no hay otro.
Deut 4:40:Guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová, tu Dios, te da para siempre".
Deut 5:2:"Jehová, nuestro Dios, hizo un pacto con nosotros en Horeb.
Deut 5:3:No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros, todos los que estamos aquí hoy vivos.
Deut 5:4:Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte, de en medio del fuego.
Deut 5:5:Yo estaba entonces entre Jehová y vosotros para comunicaros la palabra de Jehová, porque vosotros tuvisteis temor del fuego y no subisteis al monte. Él dijo:
Deut 5:6:"Yo soy Jehová, tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.[2]
Deut 5:9:No te inclinarás a ellas ni las servirás,[4] porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación de los que me aborrecen,
Deut 5:11:"No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano,[6] porque Jehová no considerará inocente al que tome su nombre en vano.
Deut 5:12:"Guardarás el sábado para santificarlo, como Jehová, tu Dios, te ha mandado.[7]
Deut 5:14:pero el séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios. Ninguna obra harás tú,[8] ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que tu siervo y tu sierva puedan descansar como tú.
Deut 5:15:Acuérdate de que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová, tu Dios, te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido, por lo cual Jehová, tu Dios, te ha mandado que guardes el sábado.[9]
Deut 5:16:"Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová, tu Dios, te ha mandado, para que sean prolongados tus días y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová, tu Dios, te da.[10]
Deut 5:22:"Estas palabras las pronunció Jehová con potente voz ante toda vuestra congregación, en el monte, de en medio del fuego, la nube y la oscuridad, y no añadió más. Luego las escribió en dos tablas de piedra, que me entregó a mí.
Deut 5:24:y dijisteis: "Jehová, nuestro Dios, nos ha mostrado su gloria[16] y su grandeza, y hemos oído su voz, que sale de en medio del fuego. Hoy hemos visto que Jehová habla al hombre, y este aún vive.[17]
Deut 5:25:Ahora, pues, ¿por qué vamos a morir? --porque este gran fuego nos consumirá--; si seguimos oyendo la voz de Jehová, nuestro Dios, moriremos.
Deut 5:27:Acércate tú, y oye todas las cosas que diga Jehová, nuestro Dios. Tú nos dirás todo lo que Jehová, nuestro Dios, te diga, y nosotros oiremos y obedeceremos".[19]
Deut 5:28:"Jehová oyó vuestras palabras cuando me hablabais, y me dijo: "He oído las palabras de este pueblo, lo que ellos te han dicho; bien está todo lo que han dicho.
Deut 5:32:Mirad, pues, que hagáis como Jehová, vuestro Dios, os ha mandado. No os apartéis a la derecha ni a la izquierda.
Deut 5:33:Andad en todo el camino que Jehová, vuestro Dios, os ha mandado, para que viváis, os vaya bien y prolonguéis vuestros días en la tierra que habéis de poseer.
Deut 6:1:"Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová, vuestro Dios, mandó que os enseñara, para que los pongáis por obra en la tierra a la que vais a pasar para tomarla en posesión,
Deut 6:2:a fin de que temas a Jehová, tu Dios, guardando todos los estatutos y mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que se prolonguen tus días.
Deut 6:3:Oye, pues, Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel,[1] y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová, el Dios de tus padres.
Deut 6:4:"Oye, Israel:[2] Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es.[3]
Deut 6:5:"Amarás a Jehová, tu Dios,[4] de todo tu corazón, de toda tu alma y con todas tus fuerzas.[5]
Deut 6:10:"Cuando Jehová, tu Dios, te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob[9] que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste,
Deut 6:12:cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
Deut 6:13:A Jehová, tu Dios, temerás,[10] a él solo[11] servirás y por su nombre jurarás.
Deut 6:15:porque Jehová, tu Dios, que está en medio de ti, es un Dios celoso; su furor se inflamaría contra ti y te haría desaparecer de sobre la tierra.
Deut 6:16:"No tentaréis a Jehová, vuestro Dios,[12] como lo tentasteis en Masah.[13]
Deut 6:17:Guardad cuidadosamente los mandamientos de Jehová, vuestro Dios, sus testimonios y los estatutos que te ha mandado.
Deut 6:18:Haz lo recto y bueno ante los ojos de Jehová, para que te vaya bien y llegues a poseer la buena tierra que Jehová juró dar a tus padres,
Deut 6:19:y para que él arroje a tus enemigos de delante de ti, como Jehová ha dicho.
Deut 6:20:"Mañana, cuando te pregunte tu hijo: "¿Qué significan los testimonios, estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó?",[14]
Deut 6:21:dirás a tu hijo:[15] "Nosotros éramos siervos del faraón en Egipto, y Jehová nos sacó de Egipto con mano poderosa.
Deut 6:22:Jehová hizo delante de nuestros ojos señales y milagros grandes y terribles en Egipto, contra el faraón y contra toda su casa.
Deut 6:24:Jehová nos mandó que cumplamos todos estos estatutos, y que temamos a Jehová, nuestro Dios, para que nos vaya bien todos los días y para que nos conserve la vida, como hasta hoy.
Deut 6:25:Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos[17] delante de Jehová, nuestro Dios, como él nos ha mandado".
Deut 7:1:[1] "Cuando Jehová, tu Dios, te haya introducido en la tierra a la que vas a entrar para tomarla, y haya expulsado de delante de ti a muchas naciones: al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo; siete naciones mayores y más poderosas que tú,[2]
Deut 7:2:y Jehová, tu Dios, te las haya entregado y las hayas derrotado, las destruirás del todo. No harás con ellas alianza[3] ni tendrás de ellas misericordia.[4]
Deut 7:4:Porque apartará de mí a tu hijo, que serviría a dioses ajenos. Entonces el furor de Jehová se encenderá contra vosotros y os destruirá bien pronto.
Deut 7:6:Porque tú eres pueblo santo para Jehová, tu Dios; Jehová, tu Dios, te ha escogido para que le seas un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra.[6]
Deut 7:7:"No por ser vosotros el más numeroso de todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos,[7]
Deut 7:8:sino porque Jehová os amó[8] y quiso guardar el juramento que hizo a vuestros padres; por eso os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de la servidumbre, de manos del faraón, rey de Egipto.
Deut 7:9:Conoce, pues, que Jehová, tu Dios, es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta por mil generaciones,
Deut 7:12:"Por haber oído estos decretos, haberlos guardado y puesto por obra, Jehová, tu Dios, guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.
Deut 7:15:Apartará Jehová de ti toda enfermedad, y ninguna de las malas plagas de Egipto que tú conoces hará caer sobre ti, sino que las hará caer sobre todos los que te aborrezcan.
Deut 7:16:Destruirás a todos los pueblos que Jehová, tu Dios, te entrega. No tendrás piedad de ellos ni servirás a sus dioses, porque te será tropiezo.[11]
Deut 7:18:no les tengas temor. Acuérdate bien de lo que hizo Jehová, tu Dios, con el faraón y con todo Egipto,
Deut 7:19:de las grandes pruebas que vieron tus ojos, de las señales y milagros, de la mano poderosa y el brazo extendido con que Jehová, tu Dios, te sacó. Así hará Jehová, tu Dios, con todos los pueblos en cuya presencia tú temes.
Deut 7:20:También enviará Jehová, tu Dios, avispas[12] contra ellos, hasta que perezcan los que queden y los que se hayan escondido de tu presencia.
Deut 7:21:No desmayes delante de ellos, porque Jehová, tu Dios, está en medio de ti, Dios grande y temible.
Deut 7:22:Jehová, tu Dios, irá expulsando a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se multipliquen contra ti.[13]
Deut 7:23:Pero Jehová, tu Dios, las entregará delante de ti, y les causará grandes destrozos hasta que sean destruidas.[14]
Deut 7:25:Quemarás las esculturas de sus dioses en el fuego; no codiciarás la plata ni el oro que las recubren, ni los tomarás para ti, no sea que tropieces por ello, pues es una abominación para Jehová, tu Dios.
Deut 8:1:"Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, seáis multiplicados y entréis a poseer la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres.
Deut 8:2:Te acordarás[1] de todo el camino por donde te ha traído Jehová, tu Dios, estos cuarenta años en el desierto, para afligirte,[2] para probarte,[3] para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.
Deut 8:3:Te afligió, te hizo pasar hambre y te sustentó con maná, comida que ni tú ni tus padres habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.[4]
Deut 8:5:Reconoce asimismo en tu corazón, que, como castiga el hombre a su hijo, así Jehová, tu Dios, te castiga.[6]
Deut 8:6:Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová, tu Dios, andando en sus caminos y temiéndolo.
Deut 8:7:Porque Jehová, tu Dios, te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes;
Deut 8:10:Allí comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová, tu Dios, por la buena tierra que te habrá dado.
Deut 8:11:"Cuídate de no olvidarte de Jehová, tu Dios, para cumplir los mandamientos, decretos y estatutos que yo te ordeno hoy;[8]
Deut 8:14:se ensoberbezca tu corazón y te olvides de Jehová, tu Dios,[9] que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre;
Deut 8:18:sino acuérdate de Jehová, tu Dios, porque él es quien te da el poder para adquirir las riquezas, a fin de confirmar el pacto que juró a tus padres, como lo hace hoy.
Deut 8:19:"Pero si llegas a olvidarte de Jehová, tu Dios, y vas tras dioses ajenos, los sirves y ante ellos te inclinas, yo lo afirmo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis.
Deut 8:20:Como las naciones que Jehová destruirá delante de vosotros, así pereceréis, por cuanto no habréis atendido a la voz de Jehová, vuestro Dios.
Deut 9:3:Entiende, pues, hoy, que es Jehová, tu Dios, el que pasa delante de ti como fuego consumidor,[2] quien los destruirá y humillará en tu presencia. Tú los echarás y los destruirás en seguida, como Jehová te ha dicho.
Deut 9:4:"Cuando Jehová, tu Dios, los haya echado de delante de ti, no digas en tu corazón: "Por mi justicia[3] me ha traído Jehová a poseer esta tierra", pues por la impiedad de estas naciones Jehová las arroja de delante de ti.[4]
Deut 9:5:No por tu justicia ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová, tu Dios, las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.
Deut 9:6:Por tanto, has de saber que Jehová, tu Dios, no te da en posesión esta buena tierra por tu justicia, porque pueblo terco eres tú.[5]
Deut 9:7:"Acuérdate, no olvides que has provocado la ira de Jehová, tu Dios, en el desierto; desde el día en que saliste de la tierra de Egipto, hasta que entrasteis en este lugar, habéis sido rebeldes a Jehová.[6]
Deut 9:8:En Horeb[7] provocasteis a ira a Jehová, y se enojó Jehová contra vosotros para destruiros.
Deut 9:9:Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches,[8] sin comer pan ni beber agua.
Deut 9:10:Jehová me dio las dos tablas de piedra escritas por el dedo de Dios, y en ellas estaban escritas todas las palabras que os habló Jehová en el monte, de en medio del fuego, el día de la asamblea.
Deut 9:11:Al cabo de los cuarenta días y cuarenta noches, Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto,
Deut 9:13:"También me dijo Jehová: "He observado a este pueblo y he visto que es un pueblo terco.
Deut 9:16:Miré y vi que habíais pecado contra Jehová, vuestro Dios: os habíais hecho un becerro de fundición, apartándoos bien pronto del camino que Jehová os había señalado.
Deut 9:18:Luego me postré delante de Jehová, y como antes hice, durante cuarenta días y cuarenta noches no comí pan ni bebí agua, a causa de todo el pecado que habíais cometido haciendo el mal ante los ojos de Jehová para enojarlo.[13]
Deut 9:19:Porque temí a causa del furor y de la ira con que Jehová estaba enojado contra vosotros hasta querer destruiros. Pero Jehová me escuchó una vez más.
Deut 9:20:Contra Aarón también se enojó mucho Jehová hasta querer destruirlo. Yo también oré por Aarón en aquel entonces.
Deut 9:22:"También en Tabera,[14] en Masah[15] y en Kibrot-hataava[16] provocasteis a ira a Jehová.
Deut 9:23:Y cuando desde Cades-barnea[17] Jehová os mandó: "Subid y poseed la tierra que yo os he dado",[18] también fuisteis rebeldes al mandato[19] de Jehová, vuestro Dios, y no le creísteis ni obedecisteis a su voz.
Deut 9:24:Rebeldes habéis sido a Jehová desde el día en que yo os conozco.
Deut 9:25:"Me postré, pues, delante de Jehová; cuarenta días y cuarenta noches estuve postrado, porque Jehová dijo que os había de destruir.
Deut 9:26:Y oré a Jehová diciendo: Señor Jehová, no destruyas a tu pueblo, a la heredad que has redimido con tu grandeza y que sacaste de Egipto con mano poderosa.
Deut 9:28:no sea que digan los de la tierra de donde nos sacaste: "Por cuanto no pudo Jehová introducirlos en la tierra que les había prometido, o porque los aborrecía, los sacó para matarlos en el desierto".
Deut 10:1:"En aquel tiempo Jehová me dijo: "Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube hasta mí al monte. Hazte también un arca de madera.[1]
Deut 10:4:Él escribió en las tablas lo mismo que había escrito antes: los diez mandamientos que Jehová había proclamado en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea.[4] Y me las entregó Jehová.
Deut 10:5:Entonces me volví, descendí del monte y puse las tablas en el Arca que había hecho. Allí están todavía, como Jehová me lo mandó.
Deut 10:8:En aquel tiempo apartó Jehová la tribu de Leví[7] para que llevara el Arca del pacto de Jehová, para que estuviera delante de Jehová y lo sirviera, y para bendecir en su nombre, hasta el día de hoy.[8]
Deut 10:9:Por eso Leví no tuvo parte ni heredad entre sus hermanos: Jehová es su heredad, como Jehová, tu Dios, le dijo.)[9]
Deut 10:10:"Yo estuve en el monte, como la primera vez, cuarenta días y cuarenta noches.[10] Jehová también me escuchó esta vez y no quiso destruirte.
Deut 10:11:Me dijo Jehová: "Levántate, disponte a marchar delante del pueblo, para que entren y tomen posesión de la tierra que juré a sus padres que les había de dar".
Deut 10:12:"Ahora, pues, Israel, ¿qué pide de ti Jehová, tu Dios,[11] sino que temas a Jehová, tu Dios, que andes en todos sus caminos, que ames y sirvas a Jehová, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma,[12]
Deut 10:13:que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?
Deut 10:14:De Jehová, tu Dios, son los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y todas las cosas que hay en ella.[13]
Deut 10:15:Sin embargo, solamente de tus padres se agradó Jehová y los amó; y después de ellos escogió su descendencia, a vosotros, de entre todos los pueblos, como sucede hoy.
Deut 10:17:Porque Jehová, vuestro Dios, es Dios de dioses y Señor de señores,[15] Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni recibe sobornos,[16]
Deut 10:20:"A Jehová, tu Dios, temerás, a él solo servirás, a él seguirás y en su nombre jurarás.
Deut 10:22:Con setenta personas[18] descendieron tus padres a Egipto, pero ahora Jehová ha hecho que te multipliques como las estrellas del cielo.[19]
Deut 11:1:"Amarás, pues, a Jehová, tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días.[1]
Deut 11:2:Comprended hoy --no hablo de vuestros hijos, que no han sabido ni visto el castigo de Jehová, vuestro Dios, su grandeza, su mano poderosa, ni su brazo extendido[2]
Deut 11:4:lo que hizo con el ejército de Egipto, con sus caballos y sus carros; cómo precipitó Jehová las aguas del Mar Rojo sobre ellos cuando venían tras vosotros y los destruyó hasta hoy;[4]
Deut 11:7:pues vuestros ojos han visto todas las grandes obras que Jehová ha hecho.
Deut 11:9:y para que os sean prolongados los días sobre la tierra, de la cual juró Jehová a vuestros padres que se la había de dar a ellos y a su descendencia, tierra que fluye leche y miel.
Deut 11:12:una tierra de la que cuida Jehová, tu Dios. Siempre están sobre ella los ojos de Jehová, tu Dios, desde el principio del año hasta el fin.
Deut 11:13:"Si obedecéis cuidadosamente a los mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová, vuestro Dios, y sirviéndolo con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma,[8]
Deut 11:17:no sea que se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, cierre los cielos y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcáis bien pronto en esa buena tierra que os da Jehová.[13]
Deut 11:21:para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.
Deut 11:22:"Porque si guardáis cuidadosamente todos estos mandamientos que yo os prescribo para que los cumpláis, y si amáis a Jehová, vuestro Dios, andando en todos sus caminos y siguiéndolo a él,
Deut 11:23:Jehová también echará de vuestra presencia a todas estas naciones, y desposeeréis a naciones grandes y más poderosas que vosotros.
Deut 11:25:Nadie se sostendrá delante de vosotros;[17] miedo y temor de vosotros pondrá Jehová, vuestro Dios, sobre toda la tierra que piséis, como él os ha dicho.
Deut 11:27:la bendición, si obedecéis los mandamientos de Jehová, vuestro Dios, que yo os prescribo hoy,
Deut 11:28:y la maldición, si no obedecéis los mandamientos de Jehová, vuestro Dios y os apartáis del camino que yo os ordeno hoy, para ir tras dioses ajenos que no habéis conocido.[19]
Deut 11:29:"Cuando Jehová, tu Dios, te haya introducido en la tierra a la cual vas para tomarla, pondrás la bendición sobre el monte Gerizim y la maldición sobre el monte Ebal,[20]
Deut 11:31:Porque vosotros pasáis el Jordán para ir a poseer la tierra que os da Jehová, vuestro Dios. La tomaréis y habitaréis en ella.
Deut 12:1:[1] "Estos son los estatutos y decretos que cuidaréis de poner por obra en la tierra que Jehová, el Dios de tus padres, te ha dado para que tomes posesión de ella, todos los días que vosotros viváis sobre la tierra.
Deut 12:4:"No haréis así a Jehová, vuestro Dios,[3]
Deut 12:5:sino que el lugar que Jehová, vuestro Dios, escoja[4] entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre y habitar[5] en él, ese buscaréis, y allá iréis.
Deut 12:7:allí comeréis delante de Jehová, vuestro Dios, y os alegraréis[7], vosotros y vuestras familias, de toda obra de vuestras manos en que Jehová, tu Dios, te haya bendecido.
Deut 12:9:porque hasta ahora no habéis entrado al reposo y a la heredad que os da Jehová, vuestro Dios.
Deut 12:10:Pero pasaréis el Jordán y habitaréis en la tierra que Jehová, vuestro Dios, os hace heredar. Él os hará descansar de todos vuestros enemigos de alrededor, y habitaréis seguros.
Deut 12:11:Y al lugar que Jehová, vuestro Dios, escoja para poner en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, las ofrendas reservadas de vuestras manos, y todo lo escogido de los votos que hayáis prometido a Jehová.
Deut 12:12:Y os alegraréis delante de Jehová, vuestro Dios, vosotros, vuestros hijos, vuestras hijas, vuestros siervos y vuestras siervas, así como el levita que habite en vuestras poblaciones, por cuanto no tiene parte ni heredad con vosotros.
Deut 12:14:sólo en el lugar que Jehová escoja en una de tus tribus ofrecerás tus holocaustos, y allí harás todo lo que yo te mando.
Deut 12:15:"Con todo, podrás sacrificar y comer la carne[9] en todas tus poblaciones conforme a tu deseo, según la bendición que Jehová, tu Dios, te haya dado. Tanto el impuro como el limpio la podrán comer, como si fuera una gacela o un ciervo.
Deut 12:18:sino que delante de Jehová, tu Dios, las comerás, en el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva y el levita que habita en tus poblaciones. Te alegrarás delante de Jehová, tu Dios, de toda la obra de tus manos.
Deut 12:20:"Cuando Jehová, tu Dios, ensanche tu territorio, como él te ha dicho, y tú digas: "Comeré carne", porque deseaste comerla, siempre que lo desees podrás comerla.
Deut 12:21:Si está lejos de ti el lugar que Jehová, tu Dios, escoja para poner allí su nombre, podrás matar de las vacas y de las ovejas que Jehová te haya dado, como te he mandado yo, y comerás en tus ciudades todo lo que desees.
Deut 12:25:No comerás de ella, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, cuando hagas lo recto ante los ojos de Jehová.
Deut 12:26:"Pero las cosas que hayas consagrado y las que ofrezcas como voto, las tomarás y las llevarás al lugar que Jehová haya escogido.
Deut 12:27:Ofrecerás tus holocaustos, la carne y la sangre, sobre el altar de Jehová, tu Dios; la sangre de tus sacrificios será derramada sobre el altar de Jehová, tu Dios, y podrás comer la carne.
Deut 12:28:"Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando, para que haciendo lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová, tu Dios, te vaya bien, a ti y a tus hijos después de ti, para siempre.
Deut 12:29:"Cuando Jehová, tu Dios, haya destruido delante de ti las naciones que tú vas a poseer, y las heredes y habites en su tierra,
Deut 12:31:No harás así a Jehová, tu Dios, porque todas las cosas abominables que Jehová aborrece las hicieron ellos a sus dioses, pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban al fuego en honor de sus dioses.[12]
Deut 13:3:no escucharás las palabras de tal profeta ni de tal soñador de sueños, porque Jehová, vuestro Dios, os está probando para saber si amáis a Jehová, vuestro Dios, con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma.
Deut 13:4:A Jehová, vuestro Dios, seguiréis y a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis y a él le seréis fieles.
Deut 13:5:Tal profeta o soñador de sueños deberá morir, por cuanto aconsejó la rebelión contra Jehová, vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de la casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová, tu Dios, te mandó que anduvieras. Así apartarás el mal de en medio de ti.[3]
Deut 13:10:Lo apedrearás[5] hasta que muera, por cuanto procuró apartarte de Jehová, tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de la casa de servidumbre,
Deut 13:12:"Si oyes decir que en alguna de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da para vivir en ellas,
Deut 13:16:Juntarás todo su botín en medio de la plaza y prenderás fuego a la ciudad con todo su botín, todo ello como holocausto a Jehová, tu Dios. Quedará convertido en un montón de ruinas para siempre; nunca más será edificada.[8]
Deut 13:17:"No te quedarás con nada del anatema, para que Jehová se aparte del ardor de su ira, tenga misericordia y compasión de ti, y te multiplique, como lo juró a tus padres,
Deut 13:18:cuando obedezcas a la voz de Jehová, tu Dios, guardando todos sus mandamientos que yo te he dado hoy, para hacer lo recto ante los ojos de Jehová, tu Dios.
Deut 14:1:"Hijos sois de Jehová, vuestro Dios;[1] no os haréis incisiones ni os raparéis[2] a causa de un muerto.[3]
Deut 14:2:Porque eres pueblo santo a Jehová, tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único entre todos los pueblos que están sobre la tierra.[4]
Deut 14:21:"No comeréis ningún animal muerto.[6] Al extranjero que está en tus poblaciones se lo darás, y él podrá comerlo; o véndelo a un extranjero, porque tú eres un pueblo consagrado a Jehová, tu Dios. "No cocerás el cabrito en la leche de su madre.[7]
Deut 14:23:Comerás delante de Jehová, tu Dios, en el lugar que él escoja para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová, tu Dios, todos los días.
Deut 14:24:Si el camino es tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová, tu Dios, te haya bendecido,
Deut 14:25:entonces lo venderás, llevarás el dinero contigo e irás al lugar que Jehová, tu Dios, escoja.
Deut 14:26:Allí entregarás el dinero por todo lo que deseas: por vacas, por ovejas, por vino, por sidra o por cualquier cosa que tú desees. Comerás allí delante de Jehová, tu Dios, y te alegrarás, tú y tu familia.[8]
Deut 14:29:Allí vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, el extranjero, el huérfano y la viuda que haya en tus poblaciones, y comerán y se saciarán, para que Jehová, tu Dios, te bendiga en toda obra que tus manos hagan.
Deut 15:2:"En esto consiste la remisión: perdonará a su deudor todo aquel que haya prestado algo de su pertenencia, con lo cual obligó a su prójimo; no lo demandará[2] más a su prójimo, o a su hermano, porque ha sido proclamada la remisión de Jehová.
Deut 15:4:Así no habrá mendigos entre los tuyos,[4] pues Jehová te bendecirá con abundancia en la tierra que Jehová, tu Dios, te da por heredad, para que la tomes en posesión,
Deut 15:5:si escuchas fielmente la voz de Jehová, tu Dios, para guardar y cumplir todos estos mandamientos que yo te ordeno hoy.
Deut 15:6:Ya que Jehová, tu Dios, te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas naciones, pero tú no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio.
Deut 15:7:"Cuando haya algún pobre entre tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no endurecerás tu corazón ni le cerrarás tu mano a tu hermano pobre,
Deut 15:9:Guárdate de albergar en tu corazón este pensamiento perverso: "Cerca está el séptimo año, el de la remisión", para mirar con malos ojos a tu hermano pobre y no darle nada, pues él podría clamar contra ti a Jehová, y se te contaría como pecado.
Deut 15:10:Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des, porque por ello te bendecirá Jehová, tu Dios, en todas tus obras y en todo lo que emprendas.
Deut 15:14:Lo abastecerás liberalmente de tus ovejas, de tu era y de tu lagar; le darás de aquello con que Jehová te haya bendecido.
Deut 15:15:Te acordarás de que fuiste siervo en la tierra de Egipto, y que Jehová, tu Dios, te rescató; por eso yo te mando esto hoy.
Deut 15:18:No te parezca duro cuando lo dejes libre, pues por la mitad[7] del costo de un jornalero te sirvió seis años. Y Jehová, tu Dios, te bendecirá en todo cuanto hagas.[8]
Deut 15:19:"Consagrarás a Jehová, tu Dios[9], todo primogénito macho de tus vacas y de tus ovejas. "No te servirás del primogénito de tus vacas ni trasquilarás al primogénito de tus ovejas.
Deut 15:20:Delante de Jehová, tu Dios, los comerás cada año, tú y tu familia, en el lugar que Jehová escoja.
Deut 15:21:Pero si tiene algún defecto, si es ciego, o cojo, o tiene cualquier otra falta, no lo sacrificarás a Jehová, tu Dios.
Deut 16:1:"Guardarás el mes de Abib[1] y celebrarás la Pascua a Jehová, tu Dios, porque en el mes de Abib, por la noche, te sacó Jehová, tu Dios, de Egipto.[2]
Deut 16:2:"Sacrificarás la víctima de la Pascua a Jehová, tu Dios, de las ovejas[3] y las vacas, en el lugar que Jehová escoja para que habite allí su nombre.
Deut 16:5:No podrás sacrificar la víctima de la Pascua en cualquiera de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da,
Deut 16:6:sino en el lugar que Jehová, tu Dios, escoja para que habite su nombre. Allí sacrificarás la víctima de la Pascua por la tarde, a la puesta del sol, a la hora que saliste de Egipto.[5]
Deut 16:7:La asarás y comerás en el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido, y por la mañana regresarás y volverás a tu habitación.
Deut 16:8:Seis días comerás pan sin levadura, y el séptimo día será fiesta solemne dedicada a Jehová, tu Dios: no trabajarás en él.
Deut 16:10:Y celebrarás la fiesta solemne de las Semanas[6] en honor de Jehová, tu Dios, presentando tus ofrendas voluntarias según lo abundantes que hayan sido las bendiciones de Jehová, tu Dios.
Deut 16:11:Te alegrarás delante de Jehová, tu Dios, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que habita en tus ciudades, y el extranjero, el huérfano y la viuda que viven entre los tuyos, en el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido para poner allí su nombre.
Deut 16:15:Durante siete días celebrarás la fiesta solemne en honor de Jehová, tu Dios, en el lugar que Jehová escoja, porque te habrá bendecido Jehová, tu Dios, en todos tus frutos y en todas las obras de tus manos, y estarás verdaderamente alegre.
Deut 16:16:"Tres veces cada año se presentarán todos tus varones delante de Jehová,[8] tu Dios, en el lugar que él escoja: en la fiesta solemne de los Panes sin levadura, en la fiesta solemne de las Semanas y en la fiesta solemne de los Tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías;[9]
Deut 16:17:cada uno presentará su ofrenda conforme a la bendición que Jehová, tu Dios, te haya dado.
Deut 16:18:[10] "En todas las ciudades[11] que Jehová, tu Dios, te dará, pondrás jueces y oficiales, por tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio.
Deut 16:20:La justicia, sólo la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová, tu Dios, te da.
Deut 16:21:"No plantarás ningún árbol para Asera[13] cerca del altar de Jehová, tu Dios, que hayas edificado,
Deut 16:22:ni te levantarás estatua, lo cual aborrece Jehová, tu Dios.[14]
Deut 17:1:"No ofrecerás en sacrificio a Jehová, tu Dios, buey o cordero en el cual haya defecto o alguna cosa mala, pues es cosa abominable para Jehová, tu Dios.[1]
Deut 17:2:"Cuando se halle entre los tuyos, en alguna de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da, un hombre o una mujer que haya hecho lo malo ante los ojos de Jehová, tu Dios, traspasando su pacto,
Deut 17:8:"Cuando alguna cosa te sea difícil en el juicio, entre una clase de homicidio y otra, entre una clase de derecho legal y otra, y entre una clase de herida y otra, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová, tu Dios, escoja.[7]
Deut 17:10:Y harás lo que indique la sentencia que te dicten los del lugar que Jehová escoja, cuidando de cumplir todo lo que te manifiesten.
Deut 17:12:El hombre que proceda con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová, tu Dios, o al juez, ese morirá. Así apartarás el mal de en medio de Israel.
Deut 17:14:[10] "Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová, tu Dios, te da, tomes posesión de ella, la habites y digas: "Voy a poner un rey sobre mí, como todas las naciones que están en mis alrededores",[11]
Deut 17:15:ciertamente pondrás como rey sobre ti al que Jehová, tu Dios, escoja. A uno de tus hermanos pondrás sobre ti como rey; no podrás poner sobre ti a un hombre extranjero que no sea tu hermano.
Deut 17:16:Pero él no deberá tener muchos caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de adquirir caballos,[12] pues Jehová os ha dicho: "No volváis nunca por este camino".[13]
Deut 17:19:Lo tendrá consigo y lo leerá todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová, su Dios,[15] guardando todas las palabras de esta Ley y estos estatutos, y poniéndolos por obra.
Deut 18:1:"Los sacerdotes levitas,[1] es decir, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad en Israel; de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán.
Deut 18:2:No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho.[2]
Deut 18:5:porque a él ha escogido Jehová, tu Dios, de entre todas tus tribus, para que él y sus hijos ministren en el nombre de Jehová para siempre.
Deut 18:6:"Cuando salga un levita de cualquiera de las ciudades de Israel donde haya vivido, y vaya con todo el deseo de su alma al lugar que Jehová escoja,
Deut 18:7:ministrará en el nombre de Jehová, su Dios, como todos sus hermanos, los levitas que estén allí delante de Jehová.
Deut 18:9:"Cuando entres a la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.
Deut 18:12:Porque es abominable para Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas cosas abominables Jehová, tu Dios, expulsa a estas naciones de tu presencia.
Deut 18:13:Perfecto serás delante de Jehová, tu Dios.[5]
Deut 18:14:Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen, pero a ti no te ha permitido esto Jehová, tu Dios.[6]
Deut 18:15:"Un profeta como yo te levantará Jehová, tu Dios, de en medio de ti, de tus hermanos; a él oiréis.[7]
Deut 18:16:Conforme a todo lo que pediste a Jehová, tu Dios, en el Horeb, el día de la asamblea, al decir: "No vuelva yo a oir la voz de Jehová, mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera".[8]
Deut 18:17:Y Jehová me dijo: "Bien está eso que han dicho".
Deut 18:21:Tal vez digas en tu corazón: "¿Cómo conoceremos que esta no es palabra de Jehová?"
Deut 18:22:Si el profeta habla en nombre de Jehová, y no se cumple ni acontece lo que dijo, esa palabra no es de Jehová. Por presunción habló el tal profeta; no tengas temor de él.[10]
Deut 19:1:"Cuando Jehová, tu Dios, destruya a las naciones cuya tierra Jehová, tu Dios, te va a dar, y tú las heredes y habites en sus ciudades y en sus casas,
Deut 19:2:apartarás tres ciudades en medio de la tierra que Jehová, tu Dios, te da para que la poseas.
Deut 19:3:Arreglarás los caminos[1] y dividirás en tres partes la tierra[2] que Jehová, tu Dios, te dará en heredad, a fin de que todo homicida huya allí.
Deut 19:8:Y si Jehová, tu Dios, ensancha tu territorio, como lo juró a tus padres, y te da toda la tierra que prometió dar a tus padres
Deut 19:9:--siempre y cuando guardes todos estos mandamientos que yo te prescribo hoy para ponerlos por obra: que ames a Jehová, tu Dios, y andes en sus caminos todos los días--, entonces añadirás tres ciudades más[4] a estas tres,
Deut 19:10:para que no sea derramada sangre inocente en medio de la tierra que Jehová, tu Dios, te da por heredad, y no seas culpado de derramamiento de sangre.
Deut 19:14:"En la heredad que poseas en la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no reducirás los límites de la propiedad de tu prójimo que fijaron los antiguos.[5]
Deut 19:17:entonces los dos litigantes se presentarán delante de Jehová y delante de los sacerdotes y de los jueces que haya en aquellos días.
Deut 20:1:"Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, si ves caballos, carros y un pueblo más numeroso que tú, no les tengas temor, porque Jehová, tu Dios, el que te sacó de la tierra de Egipto, está contigo.[1]
Deut 20:4:porque Jehová, vuestro Dios, va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros".
Deut 20:13:Luego que Jehová, tu Dios, la entregue en tus manos, herirás a todos sus hombres a filo de espada.
Deut 20:14:Solamente las mujeres y los niños, los animales y todo lo que haya en la ciudad, todo su botín, lo tomarás para ti, y comerás del botín de tus enemigos, los cuales Jehová, tu Dios, te entregó.
Deut 20:16:Pero en las ciudades de estos pueblos que Jehová, tu Dios, te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida,
Deut 20:17:sino que destruirás completamente[7] al heteo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, como Jehová, tu Dios, te ha mandado,
Deut 20:18:para que no os enseñen a imitar todas esas abominaciones que ellos han hecho en honor de sus dioses, y pequéis contra Jehová, vuestro Dios.
Deut 21:1:"Si en la tierra que Jehová, tu Dios, te da para que la poseas, es hallado alguien muerto, tendido en el campo, y no se sabe quién lo mató,
Deut 21:5:"Entonces se acercarán los sacerdotes hijos de Leví, porque a ellos los escogió Jehová, tu Dios, para que lo sirvan y bendigan en el nombre de Jehová, y por su veredicto se decidirá toda disputa y toda ofensa.
Deut 21:8:Perdona, Jehová, a tu pueblo Israel, al cual redimiste, y no culpes de sangre inocente[2] a tu pueblo Israel". Así les será perdonada esa sangre,
Deut 21:9:y tú apartarás la culpa de la sangre inocente de en medio de ti, cuando hagas lo que es recto ante los ojos de Jehová.
Deut 21:10:"Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, y Jehová, tu Dios, los entregue en tus manos y tomes algunos cautivos,
Deut 21:23:no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero;[5] sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado. Así no contaminarás la tierra que Jehová, tu Dios, te da como heredad.
Deut 22:5:"No vestirá la mujer traje de hombre ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque es abominable para Jehová, tu Dios, cualquiera que esto hace.
Deut 23:1:"No entrará en la congregación de Jehová el que tenga magullados los testículos o amputado su miembro viril.[1]
Deut 23:2:"No entrará el bastardo[2] en la congregación de Jehová; ni aun en la décima generación entrarán en la congregación de Jehová.
Deut 23:3:"No entrará el amonita ni el moabita en la congregación de Jehová, ni siquiera en su décima generación; no entrarán nunca en la congregación de Jehová,
Deut 23:5:Pero no quiso Jehová, tu Dios, oir a Balaam; y Jehová, tu Dios, cambió la maldición en bendición,[5] porque Jehová, tu Dios, te amaba.[6]
Deut 23:8:Los hijos que nazcan de ellos, en la tercera generación entrarán en la congregación de Jehová.
Deut 23:14:Porque Jehová, tu Dios, anda en medio de tu campamento, para librarte y para entregar a tus enemigos delante de ti; por tanto, tu campamento ha de ser santo, para que él no vea en ti ninguna cosa inmunda y se aparte de ti.
Deut 23:18:No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro[11] a la casa de Jehová, tu Dios, por ningún voto, porque abominable es para Jehová, tu Dios, tanto lo uno como lo otro.
Deut 23:20:Del extraño podrás exigir interés, pero de tu hermano[12] no lo exigirás, para que te bendiga Jehová, tu Dios, en toda la obra de tus manos, en la tierra adonde vas a entrar para tomarla en posesión.
Deut 23:21:"Cuando hagas voto a Jehová, tu Dios, no tardes en pagarlo,[13] porque ciertamente te lo demandará Jehová, tu Dios, y cargarías con un pecado.
Deut 23:23:Pero lo que haya salido de tus labios, lo guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Jehová, tu Dios, pagando la ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca.
Deut 24:4:no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida,[2] pues sería algo abominable delante de Jehová, y tú no debes pervertir la tierra que Jehová, tu Dios, te da como heredad.
Deut 24:9:Acuérdate de lo que hizo Jehová, tu Dios, a María en el camino, después que salisteis de Egipto.[7]
Deut 24:13:Sin falta le devolverás la prenda cuando el sol se ponga, para que pueda dormir con su ropa y te bendiga; para ti será como una obra de justicia delante de Jehová, tu Dios.
Deut 24:15:En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo; pues es pobre, y con él sustenta su vida. Así no clamará contra ti a Jehová, y no serás responsable de pecado.[10]
Deut 24:18:sino que te acordarás de que fuiste siervo en Egipto y que de allí te rescató Jehová, tu Dios. Por tanto, yo te mando que hagas esto.[14]
Deut 24:19:"Cuando siegues tu mies en tu campo y olvides alguna gavilla en el campo, no volverás para recogerla; será para el extranjero, el huérfano y la viuda, a fin de que te bendiga Jehová, tu Dios, en toda la obra de tus manos.
Deut 25:15:Una pesa exacta y justa tendrás; un efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová, tu Dios, te da.
Deut 25:16:Porque abominable es para Jehová, tu Dios, cualquiera que hace esto, y cualquiera que hace injusticia.[6]
Deut 25:19:Por tanto, cuando Jehová, tu Dios, te dé descanso de todos los enemigos que te rodean, en la tierra que Jehová, tu Dios, te da como heredad para que la poseas, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo; no lo olvides.[7]
Deut 26:1:[1] "Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová, tu Dios, te da por heredad, y tomes posesión de ella y la habites,
Deut 26:2:entonces tomarás las primicias de todos los frutos que saques de la tierra que Jehová, tu Dios, te da, las pondrás en una canasta e irás al lugar que Jehová, tu Dios, escoja para hacer habitar allí su nombre.[2]
Deut 26:3:Te presentarás al sacerdote que haya en aquellos días, y le dirás: "Declaro hoy ante Jehová, tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría".
Deut 26:4:El sacerdote tomará la canasta de tu mano y la pondrá delante del altar de Jehová, tu Dios.
Deut 26:5:Entonces dirás estas palabras delante de Jehová, tu Dios: "Un arameo a punto de perecer fue mi padre,[3] el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres. Allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa.
Deut 26:7:Entonces clamamos a Jehová, el Dios de nuestros padres, y Jehová oyó nuestra voz y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión.
Deut 26:8:Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, con señales y milagros;
Deut 26:10:Y ahora, Jehová, he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste". "Tú dejarás las primicias delante de Jehová, tu Dios, y adorarás delante de Jehová, tu Dios.
Deut 26:11:Luego te alegrarás de todo el bien que Jehová, tu Dios, te haya dado a ti y a tu casa, tanto tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti.
Deut 26:13:Y dirás delante de Jehová, tu Dios: "He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos ni me he olvidado de ellos.
Deut 26:14:No he comido de ello en mi luto, ni he gastado de ello estando yo impuro, ni de ello he ofrecido a los muertos. He obedecido a la voz de Jehová, mi Dios, y he hecho conforme a todo lo que me has mandado.[5]
Deut 26:16:"Jehová, tu Dios, te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma.[6]
Deut 26:17:"Has declarado solemnemente hoy que Jehová es tu Dios, que andarás en sus caminos, que guardarás sus estatutos, sus mandamientos y sus decretos, y que escucharás su voz.
Deut 26:18:Y Jehová ha declarado hoy que tú eres pueblo suyo, de su exclusiva posesión,[7] como te lo ha prometido, para que guardes todos sus mandamientos;[8]
Deut 26:19:a fin de exaltarte sobre todas las naciones que hizo, para loor, fama y gloria, y para que seas un pueblo consagrado a Jehová, tu Dios, como él ha dicho".
Deut 27:2:El día que pases el Jordán para entrar a la tierra que Jehová, tu Dios, te da, levantarás piedras grandes,[1] las revocarás con cal
Deut 27:3:y escribirás en ellas todas las palabras de esta Ley, en cuanto hayas pasado para entrar en la tierra que Jehová, tu Dios, te da, tierra que fluye leche y miel, como Jehová, el Dios de tus padres, te ha dicho.
Deut 27:5:y edificarás allí un altar a Jehová, tu Dios, un altar de piedras; no las labrarás con instrumentos de hierro.[3]
Deut 27:6:De piedras enteras edificarás el altar de Jehová, tu Dios, y ofrecerás sobre él un holocausto a Jehová, tu Dios.
Deut 27:7:Sacrificarás ofrendas de paz, comerás allí y te alegrarás delante de Jehová, tu Dios.
Deut 27:9:Después Moisés, junto con los sacerdotes levitas, habló a todo Israel y dijo: "Guarda silencio y escucha, Israel. Hoy has pasado a ser el pueblo de Jehová, tu Dios.
Deut 27:10:Oirás, pues, la voz de Jehová, tu Dios, y cumplirás sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno hoy".
Deut 27:15:"Maldito el hombre que haga una escultura o una imagen de fundición,[6] cosa abominable para Jehová, obra de manos de artífice, y la ponga en lugar oculto". Y todo el pueblo responderá: "Amén".
Deut 28:1:[1] "Acontecerá que si oyes atentamente la voz de Jehová, tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová, tu Dios, te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.[2]
Deut 28:2:Y vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones, si escuchas la voz de Jehová, tu Dios.
Deut 28:7:"Jehová derrotará a los enemigos que se levanten contra ti; por un camino saldrán contra ti y por siete caminos huirán de ti.
Deut 28:8:"Jehová enviará su bendición sobre tus graneros y sobre todo aquello en que pongas tu mano, y te bendecirá en la tierra que Jehová, tu Dios, te da.
Deut 28:9:"Te confirmará Jehová como su pueblo santo, como te lo ha jurado, si guardas los mandamientos de Jehová, tu Dios, y sigues sus caminos.
Deut 28:10:Entonces verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.
Deut 28:11:Jehová te hará sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.
Deut 28:12:Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.
Deut 28:13:Te pondrá Jehová por cabeza y no por cola; estarás encima solamente, nunca debajo, si obedeces los mandamientos de Jehová, tu Dios, que yo te ordeno hoy; si los guardas y cumples,
Deut 28:15:"Pero acontecerá, si no oyes la voz de Jehová, tu Dios, y no procuras cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno hoy, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones.
Deut 28:20:"Jehová enviará contra ti la maldición, el quebranto y el asombro en todo cuanto pongas tu mano y hagas, hasta que seas destruido y perezcas muy pronto a causa de la maldad de las obras por las cuales me habrás dejado.
Deut 28:21:Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te haga desaparecer de la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión.
Deut 28:22:Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía,[6] con calamidad repentina y con añublo,[7] que te perseguirán hasta que perezcas.[8]
Deut 28:24:Dará Jehová como lluvia a tu tierra polvo y ceniza;[9] de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas.
Deut 28:25:Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás contra ellos y por siete caminos huirás de ellos. Serás el espanto de todos los reinos de la tierra.
Deut 28:27:"Jehová te herirá con la úlcera de Egipto,[10] con tumores, con sarna[11] y con comezón de que no puedas ser curado.[12]
Deut 28:28:Jehová te herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu,
Deut 28:35:Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado.
Deut 28:36:"Jehová os llevará, a ti y al rey que hayas puesto sobre ti, a una nación que ni tú ni tus padres conocíais, y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra.[13]
Deut 28:37:Serás motivo de horror, y servirás de refrán y de burla en todos los pueblos a los cuales te llevará Jehová.
Deut 28:45:"Vendrán sobre ti todas estas maldiciones, te perseguirán y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová, tu Dios, para guardar los mandamientos y los estatutos que él te mandó.
Deut 28:47:"Por cuanto no serviste a Jehová, tu Dios, con alegría y con gozo de corazón, cuando tenías abundancia de todas las cosas,
Deut 28:48:servirás, por tanto, a tus enemigos que enviará Jehová contra ti, con hambre, con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas. Él pondrá un yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.
Deut 28:49:Jehová traerá contra ti una nación venida de lejos, de los confines de la tierra, que volará como águila, una nación cuya lengua no entiendas;
Deut 28:52:"Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan en toda tu tierra los muros altos y fortificados en que tú confías. Sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová, tu Dios, te haya dado.
Deut 28:53:Comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová, tu Dios, te dio, en medio del sitio y el apuro con que te angustiará tu enemigo.
Deut 28:58:"Si no cuidas de poner por obra todas las palabras de esta Ley que están escritas en este libro, temiendo a ese nombre glorioso y temible de Jehová, tu Dios,
Deut 28:59:entonces Jehová aumentará terriblemente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, enfermedades malignas y duraderas,
Deut 28:61:Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta Ley,[16] Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido.
Deut 28:62:Y quedaréis sólo unos pocos, en lugar de haber sido tan numerosos como las estrellas del cielo, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová, tu Dios.
Deut 28:63:Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros. Seréis arrancados de sobre la tierra a la que vais a entrar para tomarla en posesión.
Deut 28:64:Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo, y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra.
Deut 28:65:Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un corazón temeroso, languidez de ojos y tristeza de alma.
Deut 28:68:Y Jehová te hará volver a Egipto en naves,[17] por el camino del cual te ha dicho: "Nunca más volverás", y allí seréis vendidos a vuestros enemigos como esclavos y esclavas, y no habrá quien os compre".
Deut 29:1:Estas son las palabras del pacto que Jehová mandó a Moisés que celebrara con los hijos de Israel en la tierra de Moab, además del pacto que concertó con ellos en Horeb.[1]
Deut 29:2:Moisés, pues, llamó a todo Israel y les dijo: "Vosotros habéis visto todo lo que Jehová ha hecho ante vuestros ojos en la tierra de Egipto al faraón, a todos sus siervos y a toda su tierra,
Deut 29:4:Pero hasta hoy Jehová no os ha dado corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oir.[2]
Deut 29:6:No habéis comido pan, ni bebisteis vino ni sidra, para que supierais que yo soy Jehová, vuestro Dios.
Deut 29:10:"Vosotros todos estáis hoy en presencia de Jehová, vuestro Dios: los cabezas de vuestras tribus, vuestros ancianos y vuestros oficiales, todos los hombres de Israel;
Deut 29:12:para entrar en el pacto de Jehová, tu Dios, que bajo juramento Jehová, tu Dios, concierta hoy contigo,
Deut 29:15:sino con los que están aquí presentes hoy con nosotros delante de Jehová, nuestro Dios, y con los que no están aquí hoy con nosotros.
Deut 29:18:No sea que haya entre vosotros hombre o mujer, familia o tribu, cuyo corazón se aparte hoy de Jehová, nuestro Dios, para ir a servir a los dioses de esas naciones; no sea que haya en medio de vosotros raíz que produzca hiel y ajenjo,[5]
Deut 29:20:No querrá Jehová perdonarlo, sino que entonces humeará la ira de Jehová y su celo sobre ese hombre, se asentará sobre él toda maldición escrita en este libro y Jehová borrará su nombre de debajo del cielo.
Deut 29:21:Jehová lo apartará de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la Ley.
Deut 29:22:"Y las generaciones venideras, vuestros hijos que se levanten después de vosotros, y el extranjero que vendrá de lejanas tierras, cuando vean las plagas de aquella tierra y las enfermedades de que Jehová la habrá hecho enfermar, dirán:
Deut 29:23:"Azufre y sal, abrasada está toda su tierra; no será sembrada ni producirá, ni crecerá en ella hierba alguna, como sucedió en la destrucción de Sodoma y de Gomorra,[7] de Adma y de Zeboim, las cuales Jehová destruyó en su furor y en su ira".
Deut 29:24:Más aún, todas las naciones preguntarán: "¿Por qué hizo esto Jehová a esta tierra? ¿Qué significa el ardor de esta gran ira?"
Deut 29:25:Entonces responderán:[8] "Por cuanto dejaron el pacto de Jehová, el Dios de sus padres, que él concertó con ellos cuando los sacó de la tierra de Egipto;
Deut 29:27:Por tanto, se encendió la ira de Jehová contra esta tierra, para traer sobre ella todas las maldiciones escritas en este libro.
Deut 29:28:Jehová los desarraigó de su tierra[9] con ira, con furor y con gran indignación, y los arrojó a otra tierra, como hoy se ve".
Deut 29:29:"Las cosas secretas pertenecen a Jehová, nuestro Dios, pero las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, a fin de que cumplamos todas las palabras de esta Ley.
Deut 30:1:"Sucederá que cuando hayan venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, te arrepientas en medio de todas las naciones adonde te haya arrojado Jehová, tu Dios,
Deut 30:2:te conviertas a Jehová, tu Dios, y obedezcas a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma,
Deut 30:3:entonces Jehová hará volver a tus cautivos, tendrá misericordia de ti y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te haya esparcido Jehová, tu Dios.
Deut 30:4:Aunque tus desterrados estén en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová, tu Dios, y de allá te tomará.
Deut 30:5:Jehová, tu Dios, te hará volver a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; te hará bien y te multiplicará más que a tus padres.
Deut 30:6:Y circuncidará Jehová, tu Dios, tu corazón,[1] y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.
Deut 30:7:Pondrá Jehová, tu Dios, todas estas maldiciones sobre tus enemigos y sobre los que te persiguieron con odio.
Deut 30:8:Tú te convertirás, escucharás la voz de Jehová y pondrás por obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy.
Deut 30:9:Entonces Jehová, tu Dios, te hará prosperar en toda la obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres,
Deut 30:10:cuando obedezcas a la voz de Jehová, tu Dios, y guardes sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la Ley; cuando te conviertas a Jehová, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.
Deut 30:16:porque yo te mando hoy que ames a Jehová, tu Dios, que andes en sus caminos y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová, tu Dios, te bendiga en la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión.
Deut 30:20:amando a Jehová, tu Dios, atendiendo a su voz y siguiéndolo a él, pues él es tu vida, así como la prolongación de tus días, a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob,[4] que les había de dar".
Deut 31:2:Les dijo: "Ya tengo ciento veinte años de edad y no puedo salir ni entrar. Además de esto, Jehová me ha dicho: "No pasarás este Jordán".
Deut 31:3:Jehová, tu Dios, él pasa delante de ti; él destruirá a estas naciones delante de ti, y las heredarás. Josué será el que pasará delante de ti, como Jehová ha dicho.
Deut 31:4:Jehová hará con ellos como hizo con Sehón y con Og, reyes de los amorreos, y con su tierra, a quienes destruyó.[1]
Deut 31:5:Los entregará Jehová delante de vosotros, y haréis con ellos conforme a todo lo que os he mandado.
Deut 31:6:¡Esforzaos y cobrad ánimo! No temáis ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová, tu Dios, es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará".
Deut 31:7:Después llamó Moisés a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: "¡Esfuérzate y anímate!, porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar.
Deut 31:8:Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará ni te desamparará.[2] No temas ni te intimides".
Deut 31:9:Escribió Moisés esta Ley[3] y se la dio a los sacerdotes, hijos de Leví, que llevaban el Arca del pacto de Jehová, y a todos los ancianos de Israel.
Deut 31:11:cuando vaya todo Israel a presentarse delante de Jehová, tu Dios,[6] en el lugar que él escoja, leerás esta Ley ante todo Israel, a oídos de todos ellos.
Deut 31:12:Harás congregar al pueblo, hombres, mujeres y niños, y los extranjeros que estén en tus ciudades, para que oigan y aprendan a temer a Jehová, vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta Ley.
Deut 31:13:También los hijos de ellos, que no la conocen, podrán oírla y aprenderán a temer a Jehová, vuestro Dios, todos los días que viváis sobre la tierra que vais a poseer tras pasar el Jordán".[7]
Deut 31:14:Luego Jehová dijo a Moisés: "Mira, se ha acercado el día de tu muerte. Llama a Josué y esperad en el Tabernáculo de reunión para que yo le dé mis órdenes". Fueron, pues, Moisés y Josué, y esperaron en el Tabernáculo de reunión,
Deut 31:15:y se apareció Jehová en el Tabernáculo, en la columna de nube, la cual se puso sobre la puerta del Tabernáculo.
Deut 31:16:Entonces Jehová dijo a Moisés: "He aquí que vas a dormir con tus padres, y este pueblo se levantará para prostituirse[8] tras los dioses ajenos de la tierra adonde va para vivir en medio de ella. Me dejará e invalidará el pacto que he concertado con él.
Deut 31:25:Moisés dio estas órdenes a los levitas que llevaban el Arca del pacto de Jehová:
Deut 31:26:"Tomad este libro de la Ley y ponedlo al lado del Arca del pacto de Jehová, vuestro Dios; que esté allí como testigo contra ti.
Deut 31:27:Porque yo conozco tu rebelión y tu dura cerviz. Si aun viviendo yo con vosotros hoy, sois rebeldes a Jehová; ¿cuánto más después que yo haya muerto?
Deut 31:29:Porque yo sé que, después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado, y que la desgracia vendrá sobre vosotros en los días venideros, por haber hecho lo malo ante los ojos de Jehová, enojándolo con la obra de vuestras manos".
Deut 32:3:"Proclamaré el nombre de Jehová: ¡engrandeced a nuestro Dios!
Deut 32:6:¿Así pagáis a Jehová, pueblo loco e ignorante? ¿No es él tu padre, que te creó? Él te hizo y te estableció.
Deut 32:9:Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob, la heredad que le tocó.
Deut 32:12:"Jehová solo lo guió, y con él no hubo dios extraño.
Deut 32:19:Lo vio Jehová, y se encendió su ira por el menosprecio de sus hijosy de sus hijas.
Deut 32:27:pero temí la jactancia del enemigo, el envanecimiento de sus adversarios, no sea que digan:Nuestra mano prevalece ptab y ha hecho todo esto, y no Jehová ".
Deut 32:30:¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido y Jehová no los hubiera entregado?
Deut 32:36:"Sí, Jehová juzgará a su pueblo, y por amor de sus siervos[16] se arrepentirá, cuando vea que la fuerza pereció, y que no queda ni siervo ni libre.[17]
Deut 32:48:Aquel mismo día Jehová habló a Moisés y le dijo:
Deut 33:2:Él dijo: "Jehová vino de Sinaí,[3] de Seir los alumbró, resplandeció desde el monte de Parán, avanzó entre diez millares de santos,[4] con la ley de fuego a su mano derecha.[5]
Deut 33:7:Esta bendición profirió para Judá. Dijo así: "Oye, Jehová, la voz de Judá, y llévalo a su pueblo; sus manos le basten,[8] y tú seas su ayuda contra sus enemigos".
Deut 33:11:Bendice, Jehová, lo que hagan y recibe con agrado la obra de sus manos. Hiere los lomos de sus enemigos y de quienes lo aborrezcan, para que nunca se levanten".
Deut 33:12:Para Benjamín dijo: "El amado de Jehováhabitará confiado cerca de él; lo cubrirá siempre,[13] y entre sus hombros morará".[14]
Deut 33:13:Para José dijo: "Bendita de Jehová sea tu tierra, con lo mejor de los cielos, con el rocío y con el abismo que está abajo.
Deut 33:21:Escoge lo mejor de la tierra para sí, porque allí le fue reservadala porción del legislador. Vino en la delantera del pueblo; con Israel ejecutó los mandatos y los justos decretos de Jehová".[23]
Deut 33:23:Para Neftalí dijo: "Neftalí, saciado de favores, lleno de la bendición de Jehová, posee el occidente y el sur"[25] .
Deut 33:29:¡Bienaventurado tú, Israel! ¿Quién como tú,pueblo salvado por Jehová? Él es tu escudo protector, la espada de tu triunfo. Así que tus enemigos serán humillados, y tú pisotearás sus lugares altos".[29]
Deut 34:1:Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó, y le mostró Jehová toda la tierra de Galaad[1] hasta Dan,[2]
Deut 34:4:Y le dijo Jehová: "Esta es la tierra que prometí a Abraham, a Isaac y a Jacob,[5] diciendo: "A tu descendencia la daré". Te he permitido verla con tus ojos, pero no pasarás allá".
Deut 34:5:Allí murió Moisés, siervo de Jehová,[6] en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová.
Deut 34:9:Josué hijo de Nun estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él, y los hijos de Israel lo obedecieron haciendo como Jehová mandó a Moisés.[10]
Deut 34:10:Nunca más se levantó un profeta en Israel como Moisés, a quien Jehová conoció cara a cara;[11]
Deut 34:11:nadie como él por todas las señales y prodigios que Jehová le envió a hacer en tierra de Egipto, contra el faraón y todos sus siervos, y contra toda su tierra,
Josh 1:1:[1] Aconteció después de la muerte de Moisés,[2] siervo de Jehová,[3] que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés,[4] y le dijo:
Josh 1:9:Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová, tu Dios, estará contigo[10] dondequiera que vayas".
Josh 1:11:"Id por el campamento y dad esta orden al pueblo: "Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová, vuestro Dios, os da en posesión".
Josh 1:13:--Acordaos de lo que os mandó Moisés, siervo de Jehová, cuando dijo: "Jehová, vuestro Dios, os ha dado reposo, y os ha dado esta tierra.[12]
Josh 1:15:hasta tanto Jehová les haya dado reposo igual que a vosotros, y ellos también posean la tierra que Jehová, vuestro Dios, les da. Después volveréis a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés, siervo de Jehová, os ha dado a este lado del Jordán, hacia donde nace el sol, y entraréis en posesión de ella".[13]
Josh 1:17:De la manera que obedecimos a Moisés en todas las cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová, tu Dios, esté contigo, como estuvo con Moisés.
Josh 2:9:--Sé que Jehová os ha dado esta tierra, porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los habitantes del país ya han temblado por vuestra causa.
Josh 2:10:Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo[6] delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y también lo que habéis hecho con los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, con Sehón y Og, a los cuales habéis destruido.[7]
Josh 2:11:Al oir esto ha desfallecido nuestro corazón, y no ha quedado hombre alguno con ánimo para resistiros, porque Jehová, vuestro Dios, es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.
Josh 2:12:Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he tenido misericordia de vosotros, así la tendréis vosotros de la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura;
Josh 2:14:Ellos le respondieron: --Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denuncias este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, te trataremos con bondad y lealtad.
Josh 2:24:Dijeron a Josué: "Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; todos los habitantes del país tiemblan ante nosotros".
Josh 3:3:y ordenaron al pueblo: "Cuando veáis el Arca del pacto[3] de Jehová, vuestro Dios, y a los levitas[4] sacerdotes que la llevan, saldréis del lugar donde estáis y marcharéis detrás de ella,[5]
Josh 3:5:Josué dijo al pueblo: "Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros".[7]
Josh 3:7:Entonces Jehová dijo a Josué: "Desde este día comenzaré a engrandecerte ante los ojos de todo Israel, para que entiendan que como estuve con Moisés, así estaré contigo.[8]
Josh 3:9:Josué dijo a los hijos de Israel: "Acercaos y escuchad las palabras de Jehová, vuestro Dios".
Josh 3:13:Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el Arca de Jehová, Señor de toda la tierra, se mojen en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se dividirán, porque las aguas que vienen de arriba se detendrán formando un muro".
Josh 3:17:Pero los sacerdotes que llevaban el Arca del pacto de Jehová, permanecieron firmes sobre suelo seco en medio del Jordán, hasta que todo el pueblo acabó de pasar el Jordán. Y todo Israel pasó por el cauce seco.
Josh 4:1:[1] Cuando toda la gente acabó de pasar el Jordán, Jehová habló a Josué y le dijo:
Josh 4:5:Y les dijo Josué: "Pasad ante el Arca de Jehová, vuestro Dios, hasta el medio del Jordán, y cada uno de vosotros tome una piedra sobre su hombro, conforme al número de las tribus de los hijos de Israel,
Josh 4:7:les responderéis: "Las aguas del Jordán fueron divididas delante del Arca del pacto de Jehová; cuando ella pasó el Jordán, las aguas del Jordán se dividieron, y estas piedras servirán de monumento conmemorativo a los hijos de Israel para siempre".[2]
Josh 4:8:Los hijos de Israel hicieron tal como Josué les mandó: tomaron doce piedras de en medio del Jordán, como Jehová lo había dicho a Josué, conforme al número de las tribus de los hijos de Israel, las llevaron al lugar donde acamparon y las depositaron allí.
Josh 4:10:Los sacerdotes que llevaban el Arca se pararon en medio del Jordán hasta que se hizo todo lo que Jehová había mandado a Josué que dijera al pueblo --conforme a todas las cosas que Moisés había mandado a Josué--, y el pueblo se dio prisa y pasó.
Josh 4:11:Cuando todo el pueblo acabó de pasar, también pasó el Arca de Jehová, y los sacerdotes iban a la cabeza del pueblo.
Josh 4:13:como cuarenta mil hombres armados, listos para la guerra, pasaron hacia la llanura de Jericó delante de Jehová.
Josh 4:14:En aquel día Jehová engrandeció a Josué a los ojos de todo Israel. Y lo temieron como habían temido a Moisés durante toda su vida.[4]
Josh 4:15:Luego Jehová habló a Josué y le dijo:
Josh 4:18:Y aconteció que cuando los sacerdotes que llevaban el Arca del pacto de Jehová salieron de en medio del Jordán, y las plantas de los pies de los sacerdotes estuvieron en lugar seco, las aguas del Jordán volvieron a su lugar y corrieron como antes, sobre todos sus bordes.
Josh 4:23:porque Jehová, vuestro Dios, secó las aguas del Jordán delante de vosotros, hasta que pasasteis, de la misma manera que Jehová, vuestro Dios, había hecho en el Mar Rojo, el cual secó delante de nosotros hasta que pasamos,[8]
Josh 4:24:para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová es poderosa, y para que temáis[9] a Jehová, vuestro Dios, todos los días".
Josh 5:1:Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, al occidente, y todos los reyes de los cananeos[1] que estaban cerca del mar, oyeron cómo Jehová había secado las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que pasaron, desfalleció su corazón y se quedaron sin aliento ante los hijos de Israel.
Josh 5:2:En aquel tiempo, Jehová dijo a Josué: "Hazte cuchillos[2] afilados y vuelve a circuncidar por segunda vez a los hijos de Israel".
Josh 5:6:Los hijos de Israel anduvieron por el desierto durante cuarenta años, hasta que todos los hombres aptos para la guerra que habían salido de Egipto perecieron. Como no obedecieron a la voz de Jehová, Jehová juró que no les dejaría ver la tierra que él había jurado a sus padres que nos daría,[4] tierra que fluye leche y miel.[5]
Josh 5:9:Entonces Jehová dijo a Josué: "Hoy he quitado de encima de vosotros el oprobio de Egipto". Por eso se llamó Gilgal[7] aquel lugar, hasta hoy.
Josh 5:14:--No --respondió él--, sino que he venido como Príncipe del ejército de Jehová.[13] Entonces Josué, postrándose en tierra sobre su rostro, lo adoró y le dijo: --¿Qué dice mi Señor a su siervo?
Josh 5:15:El Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: --Quítate el calzado de los pies, porque el lugar en que estás es santo.[14] Y Josué así lo hizo.
Josh 6:2:Pero Jehová dijo a Josué: "Mira, yo he entregado en tus manos a Jericó y a su rey, junto con sus hombres de guerra.
Josh 6:6:Josué hijo de Nun llamó a los sacerdotes y les dijo: "Tomad el Arca del pacto, y que siete sacerdotes lleven bocinas de cuerno de carnero delante del Arca de Jehová".
Josh 6:7:Al pueblo dijo: "Pasad y dad un rodeo a la ciudad: los que están armados pasarán delante del Arca de Jehová".
Josh 6:8:Tan pronto Josué terminó de hablar al pueblo, los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, pasaron delante del Arca de Jehová tocando las bocinas, mientras el Arca del pacto de Jehová los seguía.
Josh 6:11:Así hizo que el Arca de Jehová diera una vuelta alrededor de la ciudad, y luego volvieron al campamento, donde pasaron la noche.
Josh 6:12:Josué se levantó de mañana, y los sacerdotes tomaron el Arca de Jehová.
Josh 6:13:Los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, iban delante del Arca de Jehová tocando las bocinas sin dejar de caminar; los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia iba tras el Arca de Jehová mientras las bocinas sonaban continuamente.
Josh 6:16:Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: "¡Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad!
Josh 6:17:La ciudad será como anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella;[6] solamente Rahab, la ramera, vivirá, así como todos los que estén con ella en su casa, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos.[7]
Josh 6:19:Pero toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová y entren en el tesoro de Jehová".[9]
Josh 6:24:Después prendieron fuego a la ciudad, con todo lo que en ella había. Solamente pusieron en el tesoro de la casa de Jehová la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro.
Josh 6:26:En aquel tiempo hizo Josué este juramento: "Maldito delante de Jehová el hombre que se levante y reedifique esta ciudad de Jericó. Sobre su primogénito eche los cimientos de ella, y sobre su hijo menor asiente sus puertas".[14]
Josh 6:27:Estaba, pues, Jehová con Josué, y su nombre se divulgó por toda la tierra.
Josh 7:1:[1] Pero los hijos de Israel cometieron una infidelidad en cuanto al anatema, porque Acán hijo de Carmi hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó algo del anatema,[2] y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel.
Josh 7:6:Entonces Josué rompió sus vestidos y se postró en tierra sobre su rostro delante del Arca de Jehová hasta caer la tarde, junto con los ancianos de Israel, y se echaron polvo sobre sus cabezas.[6]
Josh 7:7:Josué decía: --¡Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en manos de los amorreos y que nos destruyan? ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán!
Josh 7:10:Jehová respondió a Josué: --¡Levántate! ¿Por qué te postras así sobre tu rostro?
Josh 7:13:Levántate, santifica al pueblo y di: "Santificaos[9] para mañana, porque Jehová, el Dios de Israel, dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás hacer frente a tus enemigos, hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros ".
Josh 7:14:Os acercaréis, pues, mañana por tribus; la tribu que Jehová señale, se acercará por familias; la familia que Jehová señale, se acercará por casas paternas, y la casa que Jehová señale, se acercará hombre por hombre.
Josh 7:15:El que sea sorprendido en posesión del anatema, será quemado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el pacto de Jehová y ha cometido una infamia en Israel.
Josh 7:19:Entonces Josué dijo a Acán: --Hijo mío, da gloria a Jehová, el Dios de Israel, dale alabanza y declárame ahora lo que has hecho; no me lo encubras.
Josh 7:20:Acán respondió a Josué: --Verdaderamente yo he pecado contra Jehová, el Dios de Israel; he hecho así y así.
Josh 7:23:Lo tomaron de la tienda y lo llevaron ante Josué y todos los hijos de Israel, y lo pusieron delante de Jehová.
Josh 7:25:Allí le dijo Josué: --¿Por qué nos has turbado? Que Jehová te turbe en este día. Y todos los israelitas los apedrearon,[12] y los quemaron después de apedrearlos.
Josh 7:26:Sobre él levantaron un gran montón de piedras[13] que permanece hasta hoy. Así Jehová se calmó del ardor de su ira. Por eso aquel lugar se llama el valle de Acor,[14] hasta hoy.
Josh 8:1:[1] Jehová dijo a Josué: "No temas ni desmayes. Toma contigo toda la gente de guerra, levántate y sube a Hai. Mira, yo he entregado en tus manos[2] al rey de Hai, a su pueblo, a su ciudad y a su tierra.
Josh 8:7:Luego vosotros os levantaréis de la emboscada y tomaréis la ciudad, pues Jehová, vuestro Dios, la entregará en vuestras manos.
Josh 8:8:Cuando la hayáis tomado, le prenderéis fuego. Haréis conforme a la palabra de Jehová. Mirad que os lo he mandado".
Josh 8:18:Entonces Jehová dijo a Josué: "Extiende hacia Hai la lanza que tienes en tu mano, porque yo la entregaré en tus manos".[6] Josué extendió hacia la ciudad la lanza que tenía en su mano.
Josh 8:27:Los israelitas tomaron para sí las bestias y el botín de la ciudad, conforme a la palabra que Jehová había mandado a Josué.
Josh 8:30:[9] Entonces Josué edificó un altar a Jehová, Dios de Israel, en el monte Ebal,[10]
Josh 8:31:como Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado a los hijos de Israel y como está escrito en el libro de la ley de Moisés: un altar de piedras enteras sin labrar.[11] Ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová y sacrificaron ofrendas de paz.
Josh 8:33:Todo Israel, tanto los extranjeros como los naturales, con sus ancianos, oficiales y jueces, estaba de pie a uno y otro lado del Arca, en presencia de los sacerdotes levitas que llevaban el Arca del pacto de Jehová. La mitad de ellos estaba hacia el monte Gerizim y la otra mitad hacia el monte Ebal, de la manera que Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado antes, para que primero bendijeran al pueblo de Israel.
Josh 9:9:Ellos respondieron: --Tus siervos han venido de tierra muy lejana a causa del nombre de Jehová, tu Dios, pues hemos oído de su fama, de todo lo que hizo en Egipto
Josh 9:14:Los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos,[8] pero no consultaron a Jehová.
Josh 9:18:No los mataron los hijos de Israel por cuanto los príncipes de la congregación les habían jurado por Jehová, el Dios de Israel. Toda la congregación empezó a murmurar contra los príncipes;
Josh 9:19:pero todos los príncipes respondieron a la congregación: --Nosotros les hemos jurado por Jehová, Dios de Israel; por tanto, ahora no los podemos tocar.
Josh 9:24:Ellos respondieron a Josué: --Como fue dado a entender a tus siervos que Jehová, tu Dios, había mandado a Moisés, su siervo, que os había de dar toda la tierra, y que había de destruir a todos los habitantes de la tierra delante de vosotros, por esto temimos mucho por nuestras vidas a causa de vosotros, e hicimos esto.
Josh 9:27:Aquel día Josué los destinó a ser leñadores y aguadores para la congregación y para el altar de Jehová, en el lugar que Jehová eligiera.[13] Eso son hasta hoy.
Josh 10:8:y Jehová le dijo: "No les tengas temor, porque yo los he entregado en tus manos y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti".
Josh 10:10:Y Jehová los llenó de pavor ante Israel y les causó una gran mortandad en Gabaón; los siguió por el camino que sube a Bet-horón,[6] y los hirió hasta Azeca y Maceda.[7]
Josh 10:11:Mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron. Fueron más los que murieron por las piedras del granizo[8] que los que los hijos de Israel mataron a espada.
Josh 10:12:Entonces Josué habló a Jehová, el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: "Sol, detente en Gabaón, y tú, luna, en el valle de Ajalón".[9]
Josh 10:14:No hubo un día como aquel, ni antes ni después de él, en que Jehová haya obedecido a la voz de un hombre, porque Jehová peleaba por Israel.
Josh 10:19:Y vosotros no os detengáis, sino seguid a vuestros enemigos y heridles la retaguardia, sin dejarlos entrar en sus ciudades, porque Jehová, vuestro Dios, los ha entregado en vuestras manos".
Josh 10:25:"No temáis, ni os atemoricéis --les dijo Josué--; sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová con todos los enemigos contra los cuales peleáis".
Josh 10:30:Y Jehová la entregó también, junto con su rey, en manos de Israel, que la pasó a filo de espada, con todo lo que en ella tenía vida, sin dejar nada, e hizo con su rey de la manera como había hecho con el rey de Jericó.
Josh 10:32:Jehová entregó también a Laquis en manos de Israel, quien la tomó al día siguiente y la pasó a filo de espada con todo lo que en ella tenía vida, tal como había hecho en Libna.
Josh 10:40:Conquistó, pues, Josué toda la región de las montañas, el Neguev, los llanos y las laderas,[16] y a todos sus reyes, sin dejar nada; todo lo que tenía vida lo exterminó, como Jehová, Dios de Israel, se lo había mandado.
Josh 10:42:Todos estos reyes y sus tierras los tomó Josué de una vez, porque Jehová, el Dios de Israel, peleaba por Israel.
Josh 11:6:Pero Jehová dijo a Josué: "No les tengas temor, porque mañana a esta hora yo los entregaré a todos muertos delante de Israel; desjarretarás[8] sus caballos y quemarás sus carros en el fuego".
Josh 11:8:Jehová los entregó en manos de Israel, que los hirió y los persiguió hasta Sidón[9] la grande, hasta Misrefot-maim y el llano de Mizpa, al oriente. Los hirió hasta no dejar ninguno con vida.
Josh 11:9:Josué hizo con ellos como Jehová le había mandado: desjarretó sus caballos y quemó sus carros en el fuego.
Josh 11:12:Asimismo tomó Josué todas las ciudades de aquellos reyes, y a todos sus reyes los pasó a filo de espada y los exterminó, como Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado.
Josh 11:15:De la manera que Jehová lo había mandado a Moisés, su siervo, así Moisés lo mandó a Josué, y así lo hizo Josué, sin quitar una palabra de todo lo que Jehová había mandado a Moisés.
Josh 11:20:Porque de Jehová provenía que endurecieran su corazón para que opusieran resistencia a Israel, a fin de exterminarlos sin misericordia y fueran así aniquilados, como Jehová lo había mandado a Moisés.[12]
Josh 11:23:Conquistó, pues, Josué toda la tierra, conforme a todo lo que Jehová había dicho a Moisés, y la entregó a los israelitas como herencia conforme a su distribución por tribus. Y la tierra descansó de la guerra.[16]
Josh 12:6:A estos derrotaron Moisés, siervo de Jehová, y los hijos de Israel; y Moisés, siervo de Jehová, había dado aquella tierra en posesión a los rubenitas, a los gaditas y a la media tribu de Manasés.[7]
Josh 13:1:[1] Josué era ya viejo, entrado en años, cuando Jehová le dijo: "Tú eres ya viejo, de edad avanzada, y queda aún mucha tierra por poseer.
Josh 13:8:Porque la otra media tribu de Manasés, los rubenitas y los gaditas recibieron ya la heredad que les dio Moisés al otro lado del Jordán,[9] al oriente, según el reparto de Moisés, siervo de Jehová:
Josh 13:14:Pero a la tribu de Leví no le dio heredad; los sacrificios de Jehová, Dios de Israel, son su heredad, como él les había dicho.[16]
Josh 13:33:Pero a la tribu de Leví no le dio Moisés heredad; Jehová, Dios de Israel, es su heredad,[23] como él les había dicho.
Josh 14:2:Por suertes se les dio su heredad, como Jehová había mandado a Moisés que se diera a las nueve tribus y a la media tribu.[3]
Josh 14:5:De la manera que Jehová lo había mandado a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel en el reparto de la tierra.
Josh 14:6:Los hijos de Judá fueron a donde estaba Josué en Gilgal, y Caleb hijo de Jefone, el cenezeo,[5] le dijo: "Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés, el varón de Dios, en Cades-barnea, tocante a nosotros dos.[6]
Josh 14:7:Yo tenía cuarenta años de edad cuando Moisés, siervo de Jehová, me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra, y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón.[7]
Josh 14:8:Mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo, pero yo me mantuve fiel a Jehová, mi Dios.
Josh 14:9:Entonces Moisés juró diciendo: "Ciertamente la tierra que pisó tu pie será para ti y para tus hijos como herencia perpetua, por cuanto te mantuviste fiel a Jehová, mi Dios".[8]
Josh 14:10:Pues bien, Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y cinco años, desde el tiempo que Jehová dijo estas palabras a Moisés, cuando Israel andaba por el desierto, y ahora tengo ochenta y cinco años de edad.
Josh 14:12:Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día.[9] Tú mismo oíste entonces que los anaceos[10] están allí, y que hay ciudades grandes y fortificadas. Si Jehová está conmigo, los expulsaré, como Jehová ha dicho".
Josh 14:14:Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone, el cenezeo, hasta hoy, por cuanto se había mantenido fiel a Jehová, Dios de Israel.
Josh 15:13:A Caleb hijo de Jefone se le dio su parte entre los hijos de Judá, conforme al mandamiento de Jehová a Josué: Quiriat-arba, la ciudad del padre de Anac, que es Hebrón.[8]
Josh 17:4:Estas acudieron ante el sacerdote Eleazar,[3] ante Josué hijo de Nun y ante los príncipes, y dijeron: "Jehová mandó a Moisés que nos diera una heredad entre nuestros hermanos".[4] Y se les dio una heredad entre los hermanos de su padre, conforme al dicho de Jehová.
Josh 17:14:Los hijos de José dijeron a Josué: --¿Por qué nos has dado como heredad una sola suerte y una sola parte, siendo nosotros un pueblo tan grande, al que Jehová ha bendecido hasta ahora?
Josh 18:3:Entonces Josué dijo a los hijos de Israel: "¿Hasta cuándo vais a esperar para venir a poseer la tierra que os ha dado Jehová, el Dios de vuestros padres?
Josh 18:6:Vosotros, pues, delinearéis la tierra en siete partes y me traeréis la descripción aquí, para que yo eche suertes delante de Jehová, nuestro Dios.
Josh 18:7:Pero los levitas no tienen ninguna parte entre vosotros, porque el sacerdocio de Jehová es su heredad;[3] también Gad, Rubén y la media tribu de Manasés, ya han recibido, en el lado oriental del Jordán, la heredad que les dio Moisés, siervo de Jehová".[4]
Josh 18:8:Aquellos hombres se levantaron y partieron. Y mandó Josué a los que iban a delinear la tierra: "Id, recorred la tierra y delineadla, y volved a mí, para que yo os eche suertes aquí delante de Jehová, en Silo".
Josh 18:10:Josué les echó suertes delante de Jehová en Silo, y allí repartió la tierra a los hijos de Israel, según sus porciones.
Josh 19:50:Según la orden de Jehová, le dieron la ciudad que él pidió, Timnat-sera,[15] en los montes de Efraín. Él reedificó la ciudad y habitó en ella.
Josh 19:51:Estas son las heredades que el sacerdote Eleazar, Josué hijo de Nun y los cabezas de familia entregaron por suertes en posesión a las tribus de los hijos de Israel en Silo, delante de Jehová, a la entrada del Tabernáculo de reunión. Así acabaron de repartir la tierra.
Josh 20:1:[1] Habló Jehová a Josué diciendo:
Josh 21:2:que estaban en Silo, en la tierra de Canaán, y les dijeron: "Jehová mandó por medio de Moisés que se nos dieran ciudades donde habitar, con sus ejidos para nuestros ganados".
Josh 21:3:Entonces los hijos de Israel dieron de su propia herencia a los levitas, conforme al mandato de Jehová, las siguientes ciudades con sus ejidos.
Josh 21:8:Dieron, pues, los hijos de Israel a los levitas estas ciudades con sus ejidos, por suertes, como había mandado Jehová por conducto de Moisés.
Josh 21:43:De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres. Tomaron posesión de ella, y la habitaron.
Josh 21:44:Jehová les dio paz a su alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres, y ninguno de sus enemigos pudo hacerles frente, porque Jehová entregó en sus manos a todos sus enemigos.
Josh 21:45:No faltó ni una palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel. Todo se cumplió.
Josh 22:2:y les dijo: "Vosotros habéis guardado todo lo que Moisés, siervo de Jehová, os mandó, y habéis obedecido a mi voz en todo lo que os he mandado.
Josh 22:3:No habéis abandonado a vuestros hermanos en este largo tiempo, hasta el día de hoy, sino que os habéis cuidado de guardar los mandamientos de Jehová, vuestro Dios.
Josh 22:4:Ahora, pues, que Jehová, vuestro Dios, ha dado reposo a vuestros hermanos como lo había prometido, volved, regresad a vuestras tiendas, a la tierra de las posesiones que Moisés, siervo de Jehová, os dio al otro lado del Jordán.
Josh 22:5:Solamente que con diligencia cuidéis de cumplir el mandamiento y la ley que Moisés, siervo de Jehová, os ordenó: que améis a Jehová, vuestro Dios, y andéis en todos sus caminos; que guardéis sus mandamientos, lo sigáis y lo sirváis con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma".[2]
Josh 22:9:Así los hijos de Rubén, los hijos de Gad y la media tribu de Manasés se volvieron, separándose de los hijos de Israel en Silo,[4] que está en la tierra de Canaán, para ir a la tierra de Galaad,[5] a la tierra de sus posesiones, en la cual se habían establecido conforme al mandato que Jehová había dado por conducto de Moisés.
Josh 22:16:--Toda la congregación de Jehová dice así: "¿Qué traición es esta que cometéis contra el Dios de Israel, al apartaros hoy de seguir a Jehová, edificándoos un altar y rebelándoos contra Jehová?
Josh 22:17:¿No ha bastado con la maldad de Peor,[9] de la que aún hoy no estamos limpios, por la cual vino la mortandad sobre la congregación de Jehová,
Josh 22:18:para que vosotros os apartéis hoy de seguir a Jehová? Vosotros os rebeláis hoy contra Jehová, y mañana se encenderá su ira contra toda la congregación de Israel.
Josh 22:19:Si os parece que la tierra que os pertenece es inmunda, pasaos a la tierra que pertenece a Jehová, en la cual está el tabernáculo de Jehová, y habitad entre nosotros, pero no os rebeléis contra Jehová, ni os rebeléis contra nosotros, edificándoos un altar además del altar de Jehová, nuestro Dios.
Josh 22:22:--Jehová, Dios de los dioses, Jehová, Dios de los dioses, él sabe y hace saber a Israel: si fue por rebelión o por infidelidad contra Jehová, no nos salves hoy.
Josh 22:23:Si nos hemos edificado altar para apartarnos de Jehová, o para presentar holocaustos u ofrendas, o para hacer sobre él ofrendas de paz, el mismo Jehová nos lo demande.
Josh 22:24:Lo hicimos más bien por temor de que mañana vuestros hijos digan a nuestros hijos: "¿Qué tenéis vosotros que ver con Jehová, el Dios de Israel?
Josh 22:25:Jehová ha puesto por lindero el Jordán entre nosotros y vosotros, hijos de Rubén e hijos de Gad. ¡No tenéis vosotros parte con Jehová!" Y así vuestros hijos harían que nuestros hijos dejaran de temer a Jehová.
Josh 22:27:sino para que sea un testimonio entre nosotros y vosotros y entre los que vendrán después de nosotros, de que podemos hacer el servicio de Jehová delante de él con nuestros holocaustos, nuestros sacrificios y nuestras ofrendas de paz; para que no digan mañana vuestros hijos a los nuestros: Vosotros no tenéis parte con Jehová ".
Josh 22:28:Nosotros, pues, nos dijimos: "Si acontece que en lo por venir nos dicen tal cosa a nosotros o a nuestros descendientes, entonces responderemos: Mirad la forma del altar de Jehová, el cual construyeron nuestros padres, no para holocaustos o sacrificios, sino como un testimonio entre nosotros y vosotros ".
Josh 22:29:Nunca acontezca que nos rebelemos contra Jehová o que nos apartemos hoy de seguir a Jehová edificando un altar para holocaustos, ofrendas o sacrificios, aparte del altar de Jehová, nuestro Dios, que está delante de su Tabernáculo.
Josh 22:31:Y dijo Finees, hijo del sacerdote Eleazar, a los hijos de Rubén, a los hijos de Gad y a los hijos de Manasés: --Hoy hemos entendido que Jehová está entre nosotros, pues no habéis intentado esta traición contra Jehová. Así habéis librado a los hijos de Israel de la mano de Jehová.
Josh 22:34:Los hijos de Rubén y los hijos de Gad pusieron al altar el nombre de Ed,[11] porque dijeron: "Testimonio es entre nosotros de que Jehová es Dios".
Josh 23:1:Aconteció, muchos días después que Jehová concediera paz[1] a Israel de todos los enemigos que lo rodeaban, que Josué, ya viejo y avanzado en años,[2]
Josh 23:3:Vosotros habéis visto todo lo que Jehová, vuestro Dios, ha hecho con todas estas naciones por vuestra causa, pues Jehová, vuestro Dios, es quien ha peleado por vosotros.[3]
Josh 23:5:Jehová, vuestro Dios, las echará de delante de vosotros, las expulsará de vuestra presencia y vosotros poseeréis sus tierras, como Jehová, vuestro Dios, os ha dicho.
Josh 23:8:Pero a Jehová, vuestro Dios, seguiréis como habéis hecho hasta hoy.
Josh 23:9:Pues ha expulsado Jehová de vuestra presencia a naciones grandes y fuertes, y hasta hoy nadie os ha podido resistir.
Josh 23:10:Un hombre de vosotros perseguirá a mil,[7] porque Jehová, vuestro Dios, es quien pelea por vosotros, como él os dijo.[8]
Josh 23:11:Guardad, pues, con diligencia vuestras almas, para que améis a Jehová, vuestro Dios.[9]
Josh 23:13:sabed que Jehová, vuestro Dios, no seguirá expulsando ante vosotros a estas naciones, sino que os serán como lazo, trampa y azote para vuestros costados y espinas para vuestros ojos, hasta que desaparezcáis de esta buena tierra que Jehová, vuestro Dios, os ha dado.
Josh 23:14:"Yo estoy próximo a entrar hoy por el camino que recorren todos.[11] Reconoced, pues, con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, que no ha faltado ni una sola de todas las bendiciones que Jehová, vuestro Dios, os había dicho; todas se os han cumplido, no ha faltado ninguna de ellas.
Josh 23:15:Pero así como se os han cumplido todas las bendiciones que Jehová, vuestro Dios, os había dicho, también traerá Jehová sobre vosotros todas sus maldiciones, hasta borraros de sobre la buena tierra que Jehová, vuestro Dios, os ha dado.
Josh 23:16:Si quebrantáis el pacto que Jehová, vuestro Dios, os ha mandado, yendo a honrar a dioses ajenos e inclinándoos ante ellos, entonces la ira de Jehová se encenderá contra vosotros y desapareceréis rápidamente de esta buena tierra que él os ha dado".
Josh 24:2:Josué dijo a todo el pueblo: --Así dice Jehová, el Dios de Israel: "Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré,[3] padre de Abraham[4] y de Nacor, y servían a dioses extraños.
Josh 24:7:Cuando ellos clamaron a Jehová, él interpuso una gran oscuridad entre vosotros y los egipcios, e hizo volver sobre ellos el mar, el cual los cubrió. Vuestros ojos vieron lo que hice en Egipto. "Después estuvisteis muchos días en el desierto.[10]
Josh 24:14:"Ahora, pues, temed[17] a Jehová y servidlo con integridad y verdad; quitad de en medio de vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río y en Egipto,[18] y servid a Jehová.
Josh 24:15:Si mal os parece servir a Jehová, escogeos[19] hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos[20] en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
Josh 24:16:Entonces el pueblo respondió: --Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses,
Josh 24:17:porque Jehová, nuestro Dios, es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre; el que ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado durante todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por los cuales pasamos.
Josh 24:18:Además, Jehová expulsó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra. Nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios.
Josh 24:19:Entonces Josué dijo al pueblo: --No podréis servir a Jehová, porque él es un Dios santo y un Dios celoso[21] que no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados.
Josh 24:20:Si dejáis a Jehová y servís a dioses ajenos, él se volverá contra vosotros, os hará el mal y os destruirá, después que os ha hecho tanto bien.
Josh 24:21:El pueblo entonces dijo a Josué: --No, sino que a Jehová serviremos.
Josh 24:22:Josué respondió al pueblo: --Vosotros sois testigos contra vosotros mismos de que habéis elegido a Jehová para servirlo. --Testigos somos --respondieron ellos.
Josh 24:23:--Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a Jehová, Dios de Israel.
Josh 24:24:El pueblo respondió a Josué: --A Jehová, nuestro Dios, serviremos y a su voz obedeceremos.
Josh 24:26:Josué escribió estas palabras en el libro de la ley de Dios, tomó una gran piedra y la plantó allí debajo de la encina que estaba junto al santuario de Jehová.
Josh 24:27:Y dijo Josué a todo el pueblo: --Esta piedra nos servirá de testigo, porque ella ha oído todas las palabras que Jehová nos ha hablado; será, pues, testigo contra vosotros, para que no mintáis contra vuestro Dios.
Josh 24:29:Después de estas cosas murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, a la edad de ciento diez años.
Josh 24:31:Israel sirvió a Jehová durante toda la vida de Josué, y durante toda la vida de los ancianos que sobrevivieron a Josué y que sabían todo lo que Jehová había hecho por Israel.
Judg 1:1:[1] Aconteció después de la muerte de Josué,[2] que los hijos de Israel hicieron esta consulta a Jehová:[3] --¿Quién de nosotros subirá primero a pelear contra los cananeos?
Judg 1:2:Jehová respondió: --Judá subirá; porque yo he entregado la tierra en sus manos.
Judg 1:4:Judá subió, y Jehová entregó en sus manos al cananeo y al ferezeo, e hirieron de ellos en Bezec[6] a diez mil hombres.
Judg 1:19:Y Jehová estaba con Judá, quien expulsó a los de las montañas, pero no pudo expulsar a los que habitaban en los llanos, los cuales tenían carros de hierro.[24]
Judg 1:22:También la casa de José[27] subió contra Bet-el; y Jehová estaba con ellos.
Judg 2:1:El ángel de Jehová[1] subió de Gilgal a Boquim, y dijo: "Yo os saqué de Egipto y os he traído a la tierra que prometí a vuestros padres, cuando les dije: "No invalidaré jamás mi pacto con vosotros,
Judg 2:4:Cuando el ángel de Jehová terminó de hablar, todos los hijos de Israel alzaron la voz y lloraron.
Judg 2:5:Por eso llamaron a aquel lugar Boquim,[3] y allí ofrecieron sacrificios a Jehová.
Judg 2:7:El pueblo había servido a Jehová todo el tiempo que vivió Josué, y también mientras vivieron los ancianos que sobrevivieron a Josué, los cuales habían sido testigos de todas las grandes obras que Jehová había hecho en favor de Israel.
Judg 2:8:Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, a la edad de ciento diez años.
Judg 2:10:Y murió también toda aquella generación, por lo que la generación que se levantó después no conocía a Jehová ni la obra que él había hecho por Israel.
Judg 2:11:[6] Después, los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová y sirvieron a los baales.
Judg 2:12:Dejaron a Jehová, el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, y los adoraron, provocando la ira de Jehová.
Judg 2:13:Dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot.[7]
Judg 2:14:Se encendió entonces contra Israel el furor de Jehová, quien los entregó en manos de salteadores que los despojaron, y los vendió en manos de sus enemigos de alrededor, a los cuales no pudieron ya hacerles frente.
Judg 2:15:Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho y se lo había jurado. Y se vieron en una gran aflicción.
Judg 2:16:Jehová levantó jueces que los libraran de manos de quienes los despojaban;
Judg 2:17:pero tampoco oyeron a sus jueces, sino que fueron tras dioses ajenos, a los cuales adoraron. Se apartaron pronto del camino en que anduvieron sus padres, que obedecían a los mandamientos de Jehová; ellos no hicieron así.
Judg 2:18:Cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de manos de los enemigos mientras vivía aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia al oírlos gemir por causa de quienes los oprimían y afligían.
Judg 2:20:Se encendió, pues, la ira de Jehová contra Israel, y dijo: "Por cuanto este pueblo traspasa mi pacto que ordené a sus padres, y no obedece a mi voz,
Judg 2:22:Así quería probar a Israel, si procurarían o no seguir el camino de Jehová, andando en él, como lo siguieron sus padres.
Judg 2:23:Por esto dejó Jehová a aquellas naciones, sin expulsarlas de una vez, y no las entregó en manos de Josué.
Judg 3:1:Estos son los pueblos que dejó Jehová para probar con ellos a todos los que en Israel no habían conocido todas la guerras de Canaán;
Judg 3:7:Hicieron, pues, los hijos de Israel lo malo ante los ojos de Jehová, su Dios, se olvidaron de él y sirvieron a los baales[2] y a las imágenes de Asera.[3]
Judg 3:8:Por eso la ira de Jehová se encendió contra ellos y los entregó en manos de Cusan-risataim, rey de Mesopotamia,[4] al cual sirvieron durante ocho años.
Judg 3:9:Entonces clamaron los hijos de Israel a Jehová, y Jehová levantó un libertador a los hijos de Israel y los libró; esto es, a Otoniel[5] hijo de Cenaz, hermano menor de Caleb.
Judg 3:10:El espíritu de Jehová vino sobre[6] Otoniel, quien juzgó a Israel y salió a la batalla. Jehová entregó en sus manos a Cusan-risataim, rey de Siria, y le dio la victoria sobre Cusan-risataim.
Judg 3:12:Volvieron los hijos de Israel a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, por lo cual Jehová fortaleció a Eglón, rey de Moab,[8] contra Israel, porque había hecho lo malo ante los ojos de Jehová.
Judg 3:15:Clamaron los hijos de Israel a Jehová, y Jehová les levantó un libertador,[11] a Aod hijo de Gera, benjaminita, el cual era zurdo.[12] Un día, los hijos de Israel enviaron con él un presente a Eglón, rey de Moab.
Judg 3:28:Y les dijo: "Seguidme, porque Jehová ha entregado a vuestros enemigos moabitas en vuestras manos". Ellos descendieron en pos de él, le quitaron a Moab los vados del Jordán y no dejaron pasar a nadie.
Judg 4:1:[1] Después de la muerte de Aod, los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová,
Judg 4:2:así que Jehová los entregó en manos de Jabín, rey de Canaán, quien reinaba en Hazor.[2] El capitán de su ejército se llamaba Sísara y vivía en Haroset-goim.[3]
Judg 4:3:Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, porque Jabín tenía novecientos carros de hierro y había oprimido con crueldad a los hijos de Israel por veinte años.
Judg 4:6:Un día, Débora envió a llamar a Barac[6] hijo de Abinoam, de Cedes de Neftalí,[7] y le dijo: --¿No te ha mandado Jehová, Dios de Israel, diciendo: "Ve, junta a tu gente en el monte Tabor[8] y toma contigo diez mil hombres de la tribu de Neftalí y de la tribu de Zabulón.
Judg 4:9:Ella dijo: --Iré contigo; pero no será tuya la gloria de la jornada que emprendes, porque en manos de mujer entregará Jehová a Sísara. Y levantándose Débora, fue a Cedes con Barac.
Judg 4:14:Entonces Débora dijo a Barac: "Levántate, porque este es el día en que Jehová ha entregado a Sísara en tus manos: ¿Acaso no ha salido Jehová delante de ti?" Barac descendió del monte Tabor, junto a los diez mil hombres que lo seguían,
Judg 4:15:y Jehová quebrantó a Sísara, dispersando delante de Barac, a filo de espada, todos sus carros y a todo su ejército. El mismo Sísara descendió del carro y huyó a pie,
Judg 5:2:"Por haberse puesto al frentelos caudillos en Israel,[2] por haberse ofrecido voluntariamenteel pueblo, load a Jehová.
Judg 5:3:¡Oíd, reyes! ¡Escuchad, príncipes! Yo cantaré a Jehová, cantaré salmos a Jehová, el Dios de Israel.
Judg 5:4:"Cuando saliste de Seir,[3] Jehová, cuando te marchastede los campos de Edom, la tierra tembló,se estremecieron[4] los cielos y las nubes gotearon aguas.
Judg 5:5:Los montes temblaron delante de Jehová, tembló el Sinaí[5] delante de Jehová,Dios de Israel.
Judg 5:9:"Mi corazón es para vosotros,jefes de Israel, para los que voluntariamenteos ofrecisteis entre el pueblo. ¡Load a Jehová!
Judg 5:11:Lejos del ruido de los arqueros,en los abrevaderos, allí se contarán los triunfos de Jehová, los triunfos de sus aldeas en Israel; entonces marchará hacia las puertas el pueblo de Jehová.
Judg 5:13:"Entonces marchó el resto de los nobles; el pueblo de Jehová marchó por él en contra de los poderosos.
Judg 5:23:"¡Maldecid a Meroz!",dijo el ángel de Jehová, "maldecid severamente a sus moradores", porque no vinieron en ayuda de Jehová, en ayuda de Jehová contra los fuertes.
Judg 5:31:Así perezcan todos tus enemigos, Jehová; mas brillen los que te aman, como el sol cuando sale en su esplendor". Y hubo paz en la tierra durante cuarenta años.
Judg 6:1:Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y Jehová los entregó en manos de Madián por siete años.[1]
Judg 6:6:De este modo se empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián. Y los hijos de Israel clamaron a Jehová.
Judg 6:7:Cuando los hijos de Israel clamaron a Jehová a causa de los madianitas,[6]
Judg 6:8:Jehová les envió un profeta, el cual les dijo: "Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: "Yo os hice salir de Egipto y os saqué de la casa de servidumbre.
Judg 6:10:También os dije: Yo soy Jehová, vuestro Dios: No temáis a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis. Sin embargo, no habéis obedecido a mi voz".[7]
Judg 6:11:Entonces vino el ángel de Jehová[8] y se sentó debajo de la encina que está en Ofra,[9] la cual era de Joás abiezerita. Gedeón,[10] su hijo, estaba sacudiendo el trigo[11] en el lagar, para esconderlo de los madianitas,
Judg 6:12:cuando se le apareció el ángel de Jehová y le dijo:[12] --Jehová está contigo, hombre esforzado y valiente.[13]
Judg 6:13:Gedeón le respondió: --Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Dónde están todas esas maravillas que nuestros padres nos han contado, diciendo: "¿No nos sacó Jehová de Egipto?"? Y ahora Jehová nos ha desamparado y nos ha entregado en manos de los madianitas.
Judg 6:14:Mirándolo Jehová, le dijo: --Ve con esta tu fuerza y salvarás a Israel de manos de los madianitas. ¿No te envío yo?
Judg 6:16:Jehová le dijo: --Ciertamente yo estaré contigo,[15] y tú derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.
Judg 6:18:Te ruego que no te vayas de aquí hasta que vuelva a ti y saque mi ofrenda y la ponga delante de ti. Jehová le contestó: --Yo esperaré hasta que vuelvas.
Judg 6:21:Extendiendo el ángel de Jehová el cayado que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura, y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Luego el ángel de Jehová desapareció de su vista.
Judg 6:22:Al ver Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: --Ah, Señor Jehová, he visto al ángel de Jehová cara a cara.[17]
Judg 6:23:Pero Jehová le dijo: --La paz sea contigo. No tengas temor, no morirás.
Judg 6:24:Gedeón edificó allí altar a Jehová y lo llamó Jehová-salom.[18] Este altar permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas.
Judg 6:25:Aconteció que esa misma noche le dijo Jehová: "Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro, el de siete años, y derriba el altar de Baal[19] que tiene tu padre; corta también la imagen de Asera que se halla junto a él
Judg 6:26:y edifica altar a Jehová, tu Dios, en la cumbre de este peñasco, en lugar conveniente. Toma después aquel segundo toro y sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asera que habrás cortado".
Judg 6:27:Entonces Gedeón tomó diez hombres de entre sus siervos e hizo como Jehová le dijo. Pero temiendo hacerlo de día, a causa de la familia de su padre y de los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.
Judg 6:34:Entonces el espíritu de Jehová vino sobre[22] Gedeón, y cuando este tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.
Judg 7:2:Jehová dijo a Gedeón: "Hay mucha gente contigo para que yo entregue a los madianitas en tus manos, pues Israel puede jactarse contra mí, diciendo: "Mi mano me ha salvado".[3]
Judg 7:4:Jehová dijo de nuevo a Gedeón: "Aún son demasiados; llévalos a beber agua y allí los pondré a prueba. Del que yo te diga: "Vaya este contigo", irá contigo; pero de cualquiera que yo te diga: "Que este no vaya contigo", el tal no irá".
Judg 7:5:Entonces Gedeón llevó el pueblo a las aguas, y Jehová le dijo: "A cualquiera que lama las aguas con la lengua como lo hace el perro, lo pondrás aparte; y lo mismo harás con cualquiera que doble sus rodillas para beber".
Judg 7:7:Entonces Jehová dijo a Gedeón: "Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré y entregaré a los madianitas en tus manos; váyase toda la demás gente cada uno a su lugar".
Judg 7:9:Aconteció que aquella noche Jehová le dijo: "Levántate y desciende al campamento, porque yo lo he entregado en tus manos.
Judg 7:15:Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró. Después volvió al campamento de Israel y dijo: "Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos".
Judg 7:18:Tocaré la trompeta, y también todos los que estarán conmigo; entonces vosotros tocaréis las trompetas alrededor de todo el campamento, gritando: "¡Por Jehová y por Gedeón!"
Judg 7:20:Los tres escuadrones tocaron las trompetas y, quebrando los cántaros, tomaron con la mano izquierda las antorchas y con la derecha las trompetas que tocaban, y gritaron: --¡Por la espada de Jehová y de Gedeón!
Judg 7:22:Mientras los trescientos tocaban las trompetas, Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, hasta la frontera de Abel-mehola, en Tabat.[10]
Judg 8:7:Gedeón dijo: --Cuando Jehová haya entregado en mis manos a Zeba y a Zalmuna, desgarraré vuestra carne con espinos y abrojos del desierto.
Judg 8:19:Entonces Gedeón gritó: --Mis hermanos eran, hijos de mi madre.[11] ¡Vive Jehová, que si les hubierais conservado la vida, yo no os mataría!
Judg 8:23:Pero Gedeón respondió: --No seré señor sobre vosotros, ni lo será mi hijo. Jehová será vuestro Señor.[12]
Judg 8:34:No se acordaron los hijos de Israel de Jehová, su Dios, que los había librado de todos los enemigos de su alrededor,
Judg 10:6:Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová y sirvieron a los baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos. Abandonaron a Jehová y no lo sirvieron.[7]
Judg 10:7:Se encendió entonces la ira de Jehová contra Israel, y los entregó en manos de los filisteos y de los hijos de Amón,
Judg 10:10:Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, diciendo: --Nosotros hemos pecado contra ti, porque hemos dejado a nuestro Dios y servido a los baales.
Judg 10:11:Jehová respondió a los hijos de Israel: --¿No habéis sido oprimidos de Egipto, de los amorreos,[8] de los amonitas, de los filisteos,
Judg 10:15:Los hijos de Israel respondieron a Jehová: --Hemos pecado; haz con nosotros como bien te parezca. Solo te rogamos que nos libres en este día.
Judg 10:16:Quitaron, pues, de en medio de ellos los dioses ajenos y sirvieron a Jehová. Y él se angustió a causa de la aflicción de Israel.[11]
Judg 11:9:Jefté dijo entonces a los ancianos de Galaad: --Si me hacéis volver para que pelee contra los hijos de Amón, y Jehová los entrega delante de mí, ¿seré yo vuestro caudillo?
Judg 11:10:Los ancianos de Galaad respondieron a Jefté: --Jehová sea testigo entre nosotros si no hacemos como tú dices.
Judg 11:11:Fue, pues, Jefté con los ancianos de Galaad y el pueblo lo eligió como su caudillo y jefe. En Mizpa, Jefté repitió todas sus palabras delante de Jehová,[5]
Judg 11:21:Pero Jehová, Dios de Israel, entregó a Sehón y a todo su pueblo en manos de Israel, y los derrotó. De esta manera se apoderó Israel de toda la tierra de los amorreos que habitaban en aquel país.
Judg 11:23:Así que, ¿pretendes tú apoderarte de lo que Jehová, Dios de Israel, le quitó al amorreo en favor de su pueblo Israel?
Judg 11:24:Lo que te haga poseer Quemos,[10] tu dios, ¿no lo poseerías tú? Así, todo lo que Jehová, nuestro Dios, nos ha dado, nosotros lo poseeremos.
Judg 11:27:Así que, yo en nada he pecado contra ti, pero tú haces mal peleando contra mí. Jehová, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón".
Judg 11:29:Entonces el espíritu de Jehová vino sobre[12] Jefté, y este recorrió Galaad y Manasés.[13] De allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad pasó a los hijos de Amón.
Judg 11:30:Entonces Jefté hizo voto a Jehová, diciendo:[14] "Si entregas a los amonitas en mis manos,
Judg 11:31:cualquiera que salga de las puertas de mi casa a recibirme cuando yo regrese victorioso de los amonitas, será de Jehová y lo ofreceré en holocausto".[15]
Judg 11:32:Jefté fue a pelear contra los hijos de Amón, y Jehová los entregó en sus manos.
Judg 11:35:Cuando él la vio, rasgó sus vestidos, diciendo: --¡Ay, hija mía!, en verdad que me has afligido, y tú misma has venido a ser causa de mi dolor, porque le he dado mi palabra a Jehová y no podré retractarme.[17]
Judg 11:36:Ella entonces le respondió: --Padre mío, si le has dado tu palabra a Jehová, haz conmigo conforme a lo que prometiste, ya que Jehová te ha permitido vengarte de tus enemigos, los hijos de Amón.
Judg 12:3:Viendo, pues, que no me defendíais, arriesgué mi vida,[3] ataqué a los hijos de Amón, y Jehová me los entregó. ¿Por qué, pues, habéis subido hoy para pelear conmigo?
Judg 13:1:[1] Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová,[2] y Jehová los entregó en manos de los filisteos[3] por cuarenta años.[4]
Judg 13:3:A esta mujer se le apareció el ángel de Jehová[8] y le dijo: "Tú eres estéril y nunca has tenido hijos, pero concebirás y darás a luz un hijo.[9]
Judg 13:8:Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: "Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel hombre de Dios que enviaste regrese ahora a nosotros y nos enseñe lo que debemos hacer con el niño que ha de nacer".
Judg 13:13:El ángel de Jehová contestó a Manoa: --La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije:
Judg 13:15:Entonces Manoa dijo al ángel de Jehová: --Te ruego que nos permitas detenerte, y te prepararemos un cabrito.
Judg 13:16:El ángel de Jehová respondió a Manoa: --Aunque me detengas, no comeré de tu pan; pero si quieres hacer un holocausto, ofrécelo a Jehová. (Manoa no sabía aún que aquel hombre era el ángel de Jehová.)
Judg 13:17:Entonces preguntó Manoa al ángel de Jehová: --¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos?
Judg 13:18:El ángel de Jehová respondió: --¿Por qué preguntas por mi nombre, que es un nombre admirable?[14]
Judg 13:19:Tomó, pues, Manoa un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová. Entonces el ángel hizo un milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer.[15]
Judg 13:20:Porque aconteció que cuando la llama subió del altar hacia el cielo, Manoa y su mujer vieron al ángel de Jehová subir en la llama del altar. Entonces se postraron en tierra.
Judg 13:21:Manoa supo entonces que era el ángel de Jehová, pues no se les volvió a aparecer ni a él ni a su mujer.
Judg 13:23:Su mujer le respondió: --Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto.
Judg 13:24:A su tiempo, la mujer dio a luz un hijo y le puso por nombre Sansón.[17] El niño creció[18] y Jehová lo bendijo.
Judg 13:25:En los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol,[19] el espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él.[20]
Judg 14:4:Su padre y su madre no sabían que esto venía de Jehová, porque él buscaba ocasión contra los filisteos, pues en aquel tiempo los filisteos dominaban sobre Israel.[6]
Judg 14:6:Entonces el espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en sus manos. Él no contó ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.
Judg 14:19:El espíritu de Jehová vino sobre él; descendió Sansón a Ascalón[9] y mató a treinta hombres de ellos y, tomando sus despojos, pagó con las vestiduras a los que habían explicado el enigma. Después, encendido de enojo, regresó a la casa de su padre.
Judg 15:14:Cuando llegaron a Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el espíritu de Jehová vino sobre él y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego y las ataduras se cayeron de sus manos.
Judg 15:18:Como tenía mucha sed, clamó a Jehová: "Tú has dado esta grande salvación por mano de tu siervo, ¿cómo dejarás que muera yo ahora de sed y caiga en manos de estos incircuncisos?"
Judg 16:20:Y gritó de nuevo: "¡Sansón, los filisteos sobre ti!" Sansón despertó de su sueño y pensó: "Esta vez me escaparé como las otras". Pero no sabía que Jehová ya se había apartado de él.
Judg 16:28:Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: "Señor Jehová, acuérdate ahora de mí y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos".
Judg 17:2:el cual dijo a su madre: --Los mil cien siclos de plata que te robaron, por los cuales maldijiste y de los cuales me hablaste, están en mi poder; yo tomé ese dinero. Entonces la madre dijo: --¡Bendito seas de Jehová, hijo mío!
Judg 17:3:Cuando él devolvió los mil cien siclos de plata a su madre, esta dijo: --En verdad, por mi hijo he dedicado el dinero a Jehová, para hacer una imagen de talla y una de fundición; pero ahora te lo devuelvo.[3]
Judg 17:13:Entonces Micaía pensó: "Ahora sé que Jehová me prosperará, porque tengo a un levita por sacerdote".
Judg 18:6:El sacerdote les respondió: --Id en paz: delante de Jehová está el camino en que andáis.
Judg 19:18:Él respondió: --Venimos de Belén de Judá y vamos a la parte más remota de los montes de Efraín, de donde soy. Estuve en Belén de Judá, pero ahora voy a la casa de Jehová y no hay quien me reciba en su casa.
Judg 20:1:Entonces salieron todos los hijos de Israel, y delante de Jehová, en Mizpa,[1] se reunió la congregación como un solo hombre, desde Dan hasta Beerseba[2] y la tierra de Galaad.
Judg 20:18:Luego se levantaron los hijos de Israel, subieron a la casa de Dios[4] y consultaron a Dios, diciendo: --¿Quién subirá de nosotros el primero en la guerra contra los hijos de Benjamín? Jehová respondió: --Judá será el primero.
Judg 20:23:pues los hijos de Israel habían subido y llorado delante de Jehová hasta la noche, y habían consultado a Jehová diciendo: --¿Volveremos a pelear con los hijos de Benjamín, nuestros hermanos? Jehová les respondió: --Subid contra ellos.
Judg 20:26:Entonces subieron todos los hijos de Israel, todo el pueblo, y fueron a la casa de Dios. Lloraron, se sentaron allí en presencia de Jehová, ayunaron aquel día hasta la noche y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová.
Judg 20:27:Los hijos de Israel preguntaron a Jehová (pues el Arca del pacto de Dios estaba allí en aquellos días,
Judg 20:28:y Finees hijo de Eleazar hijo de Aarón[5] ministraba delante de ella en aquellos días): --¿Saldremos de nuevo contra los hijos de Benjamín, nuestros hermanos, para pelear, o desistiremos? Jehová dijo: --Subid, porque mañana yo os los entregaré.
Judg 20:35:Jehová derrotó a Benjamín delante de Israel: aquel día mataron los hijos de Israel a veinticinco mil cien hombres de Benjamín, todos los cuales sacaban espada.
Judg 21:3:"Jehová, Dios de Israel, ¿por qué ha sucedido esto en Israel, que falte hoy de Israel una tribu?"
Judg 21:5:Y se preguntaban: "¿Quién de todas las tribus de Israel no subió a la reunión delante de Jehová?" Porque se había hecho un gran juramento contra el que no subiera a Jehová en Mizpa, diciendo: "Sufrirá la muerte".
Judg 21:7:¿Cómo daremos mujeres a los que han quedado? Nosotros hemos jurado por Jehová que no les daremos nuestras hijas por mujeres".
Judg 21:8:Y preguntaban: "¿Hay alguno de las tribus de Israel que no haya subido a Jehová en Mizpa?" Entonces se acordaron de que ninguno de Jabes-galaad[1] había venido al campamento, para la reunión.
Judg 21:15:El pueblo tuvo compasión de Benjamín, porque Jehová había abierto una brecha entre las tribus de Israel.
Judg 21:19:Y añadieron: "Ahora bien: Cada año hay una fiesta solemne de Jehová en Silo,[2] que está al norte de Bet-el y al lado oriental del camino que sube de Bet-el a Siquem, y al sur de Lebona".
Ruth 1:6:Entonces se puso en marcha con sus nueras, y regresó de los campos de Moab, porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darle pan.
Ruth 1:8:Y Noemí dijo a sus dos nueras: --Andad, volveos cada una a la casa de su madre. Que Jehová tenga de vosotras misericordia, como la habéis tenido vosotras con los que murieron y conmigo.
Ruth 1:9:Os conceda Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido. Luego las besó; pero ellas, alzando su voz y llorando,
Ruth 1:13:¿los esperaríais vosotras hasta que fueran grandes? ¿Os quedarías sin casar por amor a ellos? No, hijas mías; mayor amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová se ha levantado contra mí.
Ruth 1:17:Donde tú mueras, moriré yo y allí seré sepultada. Traiga Jehová sobre mí el peor de los castigos, si no es solo la muerte lo que hará separación entre nosotras dos.
Ruth 1:21:Me fui llena, con las manos vacías me devuelve Jehová. ¿Por qué aún me llamáis Noemí, si ya Jehová ha dado testimonio contra mí y el Todopoderoso[11] me ha afligido?
Ruth 2:4:Llegaba entonces Booz de Belén, y dijo a los segadores: --Jehová sea con vosotros. --Jehová te bendiga --le respondieron ellos.[3]
Ruth 2:12:Que Jehová te recompense por ello, y que recibas tu premio de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte.[6]
Ruth 2:20:Dijo entonces Noemí a su nuera: --¡Bendito de Jehová, pues que no ha negado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que han muerto! --Ese hombre es pariente nuestro, uno de los que pueden redimirnos --añadió.[7]
Ruth 3:10:Dijo Booz: --Jehová te bendiga, hija mía; tu segunda bondad ha sido mayor que la primera, pues no has ido en busca de algún joven, pobre o rico.
Ruth 3:13:Pasa aquí la noche, y cuando sea de día, si él te redime, bien, que te redima; pero si no quiere redimirte, yo te redimiré. Jehová es testigo. Descansa, pues, hasta la mañana.
Ruth 4:11:Todos los que estaban a la puerta del pueblo y los ancianos respondieron: --Testigos somos. Jehová haga a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel;[5] y tú seas distinguido en Efrata,[6] y renombrado en Belén.
Ruth 4:12:Sea tu casa como la casa de Fares, el hijo de Tamar y Judá,[7] gracias a la descendencia que de esa joven te dé Jehová.
Ruth 4:13:Así fue como Booz tomó a Rut y se casó con ella. Se unió a ella, y Jehová permitió que concibiera y diera a luz un hijo.
Ruth 4:14:Y las mujeres decían a Noemí: "Alabado sea Jehová, que hizo que no te faltara hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel;
1Sam 1:3:Todos los años, aquel hombre subía de su ciudad para adorar y ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos[5] en Silo,[6] donde estaban dos hijos de Elí: Ofni y Finees, sacerdotes de Jehová.
1Sam 1:5:Pero a Ana le daba una parte escogida,[7] porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.[8]
1Sam 1:6:Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola porque Jehová no le había concedido tener hijos.[9]
1Sam 1:7:Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así, por lo cual Ana lloraba y no comía.
1Sam 1:9:Después de comer[10] y beber en Silo, Ana se levantó, y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová,
1Sam 1:10:ella, con amargura de alma, oró a Jehová y lloró desconsoladamente.
1Sam 1:11:E hizo voto diciendo: "¡Jehová de los ejércitos!, si te dignas mirar a la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, sino que das a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja por su cabeza".[11]
1Sam 1:12:Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí observaba sus labios.
1Sam 1:15:Pero Ana le respondió: --No, señor mío; soy una mujer atribulada de espíritu. No he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová.
1Sam 1:19:Se levantaron de mañana, adoraron delante de Jehová y volvieron de regreso a su casa en Ramá. Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella.
1Sam 1:20:Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo,[12] y le puso por nombre Samuel,[13] "por cuanto --dijo-- se lo pedí a Jehová".
1Sam 1:21:Después Elcana, el marido, subió con toda su familia para ofrecer a Jehová el sacrificio acostumbrado y su voto.
1Sam 1:22:Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: --Yo no subiré hasta que el niño sea destetado. Entonces lo llevaré, será presentado delante de Jehová y se quedará allá para siempre.
1Sam 1:23:Elcana, su marido, le respondió: --Haz lo que bien te parezca y quédate hasta que lo destetes; así cumpla Jehová su palabra. Se quedó la mujer y crió a su hijo hasta que lo destetó.
1Sam 1:24:Después que lo destetó, y siendo el niño aún muy pequeño, lo llevó consigo a la casa de Jehová en Silo, con tres becerros,[14] un efa de harina y una vasija de vino.
1Sam 1:26:Y Ana le dijo: --¡Oh, señor mío! Vive tu alma,[16] señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti, orando a Jehová.
1Sam 1:27:Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
1Sam 1:28:Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.
1Sam 2:1:[1] Entonces Ana oró y dijo: "Mi corazón se regocija en Jehová, mi poder se exalta en Jehová; mi boca se ríe de mis enemigos, por cuanto me alegré en tu salvación.
1Sam 2:2:No hay santo como Jehová; porque no hay nadie fuera de ti ni refugio como el Dios nuestro.
1Sam 2:3:No multipliquéis las palabras de orgulloy altanería; cesen las palabras arrogantesde vuestra boca, porque Jehová es el Dios que todo lo sabe y a él le toca pesar las acciones.
1Sam 2:6:Jehová da la muerte y la vida; hace descender al seol[3] y retornar.
1Sam 2:7:Jehová empobrece y enriquece, abate y enaltece.
1Sam 2:8:Él levanta del polvo al pobre; alza del basurero al menesteroso, para hacerlo sentar con príncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehová son las columnasde la tierra; él afirmó sobre ellas el mundo.[4]
1Sam 2:10:Delante de Jehováserán quebrantados sus adversarios y sobre ellos tronará desde los cielos. Jehová juzgará los confines de la tierra, dará poder a su Rey y exaltará el poderío de su Ungido".
1Sam 2:11:Luego Elcana regresó a su casa en Ramá, y el niño se quedó para servir a Jehová junto al sacerdote Elí.
1Sam 2:12:Los hijos de Elí eran hombres impíos, que no tenían conocimiento de Jehová.
1Sam 2:17:Así pues, el pecado de estos ayudantes era muy grande ante Jehová, porque menospreciaban las ofrendas de Jehová.
1Sam 2:18:Y el joven Samuel servía en la presencia de Jehová, vestido de un efod de lino.[6]
1Sam 2:20:Entonces Elí bendecía a Elcana y a su mujer diciendo: "Jehová te dé[7] hijos de esta mujer en lugar del que pidió a Jehová". Luego regresaban a su casa.
1Sam 2:21:Visitó Jehová a Ana y ella concibió; y dio a luz tres hijos y dos hijas. Y el joven Samuel crecía delante de Jehová.
1Sam 2:24:No, hijos míos, porque no es buena fama la que yo oigo, pues hacéis pecar al pueblo de Jehová.
1Sam 2:25:Si peca el hombre contra el hombre, los jueces lo juzgarán; pero si alguno peca contra Jehová, ¿quién rogará por él?" Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová había resuelto hacerlos morir.
1Sam 2:27:Vino un varón de Dios[10] ante Elí, y le dijo: "Así ha dicho Jehová: "¿No me manifesté yo claramente a la casa de tu padre cuando estaban en Egipto en la casa del faraón?
1Sam 2:30:Por eso Jehová, el Dios de Israel, dice: "Yo había prometido que tu casa y la casa de tu padre andarían siempre delante de mí"; pero ahora ha dicho Jehová: "Nunca haga yo tal cosa, porque yo honro a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.
1Sam 3:1:[1] El joven Samuel servía a Jehová en presencia de Elí; en aquellos días escaseaba la palabra de Jehová y no eran frecuentes las visiones.[2]
1Sam 3:3:Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde se encontraba el Arca de Dios;[3] y antes que la lámpara de Dios fuera apagada,[4]
1Sam 3:4:Jehová llamó a Samuel. Este respondió: "Heme aquí".